Semana de Cuba

JOSÉ MARTÍ & JOSÉ MARÍA HEREDI

CONFERENCIAS
PRESENTACIONES EDITORIALES
FILMES

del 17 al 19 de mayo de 2016
de las 10:00 a las 15:00 hrs.

poster cuba
poster cuba


Programa semana de Cuba

Programa semana cuba 19

 

DIRECCIÓN DE ESTUIDOS HISTÓRICOS

Sala de Usos Múltiples
Allende 172, esq. Juárez
Centro de Tlalpan
Ciudad de México

Informes
Tel.: 4040 5100. exts. 126 y 149

http://estudioshistoricos.inah.gob.mx/?p=2509

Anuncios

Conversatorio : Tomar la calle, dignificar la política. Cambiar el país (UNAM)

“Estamos en el umbral de una crisis civilizatoria”: Monedero

por Myriam Corte//Sergio Barbosa//Cynthia Rodríguez//Jessica Sánchez

Con estas palabras fue que el número dos de Podemos, Juan Carlos Monedero, invitó a los estudiantes de la Facultad a analizar, discutir y debatir cómo se han resquebrajado las formas en que los ciudadanos se organizan y cuáles son las nuevas modalidades de participación.

A lo largo de una semana de actividades que suscitaron la reflexión y el estudio sobre la relación entre sociedad y gobierno, el académico de la Universidad Complutense de Madrid, fundador e integrante de la actual tercera fuerza política en España, conversó larga y apasionadamente acerca de los principales problemas de la izquierda a nivel mundial y el clima democrático en este contexto.

Durante el conversatorio Tomar la calle, dignificar la política. Cambiar el país, en el que se dieron cita reconocidos académicos, personajes de la política mexicana y una vasta cantidad de alumnos, la secretaria general de la Facultad, Claudia Bodek, aseguró que la discusión generada con este ejercicio “aportaría posibles vías, posibles cambios en la organización de la sociedad”. Por su parte, Benjamín Arditi, profesor del plantel, presente también en la mesa, resaltó que ante un contexto donde es visible la descomposición generalizada del sistema, “donde parecemos sobrevivientes de un naufragio”, las intervenciones puntuales de los participantes en el coloquio permitirían polemizar y aprender sobre diversos tópicos.

En el acto inaugural, Monedero destacó la importancia de indagar cuál es la capacidad del pensamiento conservador para prevalecer, y qué es lo que no tiene la izquierda para competir; afirmó que no se puede idear un pensamiento alternativo de propuestas, si no nos repensamos, considerando otros espacios de participación. La tarea, dijo, es ‘despensar’, rastrear en el pasado donde haya signos de luz. “Si no te duelen las cosas no hay transformación social, si no me duele no lucho y al final hay que ser desobediente”, dijo.

Enseguida arrancó la mesa Legislación, elecciones y prácticas legislativas, con la intervención de Alfredo Figueroa, ex consejero del IFE (actualmente INE); Miguel Tovar, alumno de la Facultad; e Israel Solorio, como moderador, quienes a través de rondas de cinco a ocho minutos aportaron sus comentarios con la finalidad de generar debate e intentar responder por qué los partidos políticos no representan a la sociedad y por qué el proceso de transición a la democracia ha sido un fracaso. Monedero puntualizó que estamos “frente a una crisis civilizatoria que además incluye cambios antropológicos; resaltó la necesidad de fijar un nuevo paradigma, preguntarse cómo queremos vivir y cuáles son las utopías que nos plantemos”. Adelantó que es importante “ponernos de acuerdo en el diagnóstico porque las curas o soluciones podrían ser equivocadas”.

El ponente español aseguró que la idea de progreso ha quedado obsoleta y la necesidad de un nuevo paradigma es más latente, pues “se ha hundido la certeza del capitalismo como patrón de desarrollo”. Enfatizó que si las herramientas heredadas para entender la realidad ya no funcionan en un contexto de crisis civilizatoria, el pensamiento debe cambiar, “hay que considerar que los partidos políticos son instituciones del siglo pasado”, ejemplificó.

Hablando de la relación de estas nociones y la movilización política de los ciudadanos comunes explicó que en el caso español, con el movimiento 15 M (Movimiento de los indignados que comenzó de manera oficial el 15 de marzo de 2011), se visualizó la posibilidad de construir un espacio diferente para la convivencia política, pero afirmó que, sin embargo, para México esta concepción es diferente, más compleja.

Durante la charla se abordó el punto de por qué este movimiento progresó y el #Yosoy132 no, los participantes en el conversatorio comentaron que el primero logró consolidarse como un partido, como una opción diferente, desobediente con la política tradicional, que entre sus políticas estableció principios como la limitación del mandato y de salarios, así como la prohibición de las puertas giratorias, fenómeno que beneficia a un particular permitiéndole saltar de un cargo público a uno privado, provocando un conflicto de intereses.

Por el contrario, el movimiento #YoSoy132 no logró consolidarse como un proyecto sólido; se hizo evidente que en México cualquier brote de movimiento lo mata la vieja política. Figueroa añadió que es importante analizar por qué en nuestro país “no se participa para construir, en otros términos, una realidad distinta”.

La utopía con los pies en el suelo y las revoluciones de colores

Durante la segunda jornada de esta visita se organizó la charla Refundación política. Nuevas figuras políticas. Nuevas estructuras gubernamentales, la presentación y moderación del evento corrió a cargo del profesor de la facultad Rodian Rangel y como invitados asistieron el licenciado Alejandro Encinas, y Mariana Niembro, directora de Análisis Político y Legislativo de la Organización No Gubernamental (ONG) Borde Político, quienes hicieron algunas preguntas al expositor ibérico acerca de asuntos relacionados con la ciencia política.

A pregunta de Encinas acerca de los problemas por los que transitan los proyectos de izquierda, Monedero respondió con el concepto de “Utopía” y lo relacionó con la lucha que Podemos dio en su país para volver a generar ilusiones entre las personas y entre la sociedad; no obstante, apremió la necesidad de evitar “análisis desmesurados de la realidad” debido a los traspiés que han tenido las izquierdas por todo el orbe.

Comentó que en esta crisis civilizatoria, donde lo viejo no termina de marcharse y lo nuevo no termina por llegar, es menester, al mismo tiempo, plantear la frase de Stanislaw: “no esperéis demasiado del fin del mundo”, es decir, ser modestos en nuestros planteamientos, sin hacer un análisis desmesurado de las posibilidades que tenemos, sobre todo porque “estoy de acuerdo en que la utopía nos pone en marcha, y por ello es importante pensar escenarios alternativos que construyan ese sueño diferente al del neoliberalismo, de un consumo infinito”, dijo, y continuó: “la utopía debe tener los pies en el suelo para que no caigamos en la melancolía ni en la depresión constante. El mundo político es tratar con seres políticos con nuestras grandezas y nuestras miserias, por lo que si uno va con unas expectativas desmesuradas ocurre como en el amor romántico: al final siempre decepciona”.

También, Monedero tocó el tema de las “revoluciones de colores” en América Latina, proceso por el cual las principales naciones sudamericanas con gobiernos emanados de la izquierda están siendo abatidos mediante la guerra económica y la guerra mediática, cuyo origen son los círculos de derecha apoyados por  Washington y Londres, principalmente. Señaló que “se crea una elaboración eufemística que permite justificar estos ataques: para la derecha, cuando protestan los pobres se trata de revueltas de mierda, pero cuando protestan la clase media y los ricos las llaman revoluciones de colores”.

Para concluir ahondó en “las trampas del pensamiento”, citando el trabajo de Max Weber enLa ciencia como vocación, y La política como profesión, en dónde el sociólogo planteaba una problemática de la época, la de la política como vocare, (vocación). Detalló  los momentos decisivos para la izquierda, por ejemplo el 15M, que catapultó a Podemos a la palestra nacional, y significó el avenimiento de una rebelión de las masas que se expresó en su posterior triunfo electoral. “Eventos como el 15M representan soluciones que rescatan la dignidad”, finalizó.

Estado y corrupción

Monedero mencionó que la corrupción es una cuestión social y la educación un elemento fundamental para que ésta no se desarrolle. Ejemplificó esta situación haciendo mención de un fenómeno en el metro de España, donde la gente, teniendo al policía presente, llegan a brincarse los torniquetes para no pagar; confesó que en un viaje a Alemania quedó muy sorprendido por la ausencia de vigilancia en el subterráneo, “porque la gente allí paga, no busca entrar gratis”.

Con ese ejemplo desató el debate sobre el concepto de corrupción, dejando en claro que es un tema difícil de tratar por lo sensible. “No todos los Estados se consideran corruptos, sin embargo, en cierto grado lo son”, aseguró.

Para poder hablar más del tema lanzó al aire la pregunta: “¿Qué es lo que impulsa a que un Estado se vuelva corrupto?” Y explicó que aquí en México existen demasiados partidos políticos que, para existir, necesitan cierto porcentaje de votos; la gente sabiendo que sus impuestos irán destinados a que esos partidos subsistan, les regalan el voto, así los partidos obtienen el porcentaje requerido y aunque no ganan, pueden hacer uso de los recursos mencionados; de esta manera Monedero hizo hincapié en que la misma sociedad permite que la corrupción exista.

Sugirió, alentando, que la única manera de entender y abrir los ojos ante nuestra realidad es verla, y destacó que para verla es necesario salir del país de origen. Dijo que la única manera de entender a México es saliendo de México: “viajen, cuestionen, conozcan, comparen, vean lo que dicen de su país en otro país” continuo diciendo.

Reveló que él aprendió más de España saliendo de ella que toda su vida allí, por ello ahora viaja, conoce, lee y cuestiona, pues descubrió que es la mejor forma para combatir la corrupción y así hallar lo que la genera.

Partidos-cárteles políticos vs voluntad política ciudadana

“Quien no cumple las reglas del partido político queda expulsado”, anunció Monedero, en la mesa en la que también estuvieron la licenciada en física por la UNAM, Claudia Sheinbaum, actual delegada de Tlalpan, y Paola Migoya, abogada y activista en medio ambiente.

Monedero advirtió cuáles son las características del partido-cártel (construcción conceptual en la que emparenta el funcionamiento del órgano político con las de la asociación ilícita) que afectan al sistema: ausencia de democracia interna, escaso poder real de la militancia a la hora de tomar decisiones importantes, baja afiliación, grandes gastos electorales, corrupción, difuminación de la ideología y el funcionamiento de estas asociaciones como empresas”.

Paola Migoya señaló que el cambio también debe darse a partir de la construcción de una ciudadanía con sentido de comunidad, “descaminando el discurso económico”. La activista argumentó que la ideología de los partidos políticos no es el problema, sino la ejecución.

Luego de hablar sobre las condiciones actuales de México, el político español señaló: “Nada deja huella, es la memoria de pez. La derecha existe, lo que ya no existe es la izquierda”.

Otros de los temas sobre los que debatieron fueron: los movimientos sociales y los partidos políticos como un mal necesario para hacer política de lucha y transformación; el paradigma económico actual; la baja participación ciudadana y la falta de memoria histórica-política.

Precisamente en el rubro de la participación política de los ciudadanos de a pie, Monedero aseveró que “la democratización es complejizar la gestión pública”. Luego de que Alberto Trejo abrió el debate, el académico ibérico, señaló que el cambio inicia tras identificar a los culpables del malestar, “si un dolor no lo analizas se enquista; hay cuatro pasos y caminos en la transformación política del hombre: dolor, saber, querer y hacer”.

Uno de los problemas fundamentales, de acuerdo con García Zapata, licenciado en Política y gestión social por la UAM, es el actual pensamiento de creer que ligarnos con partidos implica falta de ética.

Finalmente, Monedero expresó que la solución es desbordar los problemas: utilizar la fuerza del sistema que responda con judo (combate sin armas), hacer un buen análisis e interpretación de la realidad y utilizar las herramientas legales. “El Estado siempre gana en la violencia, sin violencia somos mucho más”.

Aunque las sesiones del coloquio despertaron más preguntas que respuestas, —buen diagnóstico para una charla que busca generar la reflexión y la confrontación de ideas— al final de las actividades del conversatorio quedó claro que, el diagnóstico acertado, el cambio de conciencia, la incisión práctica en una realidad correctamente interpretada y una actitud de “hacerte entender”, son elementos que se deben tomar en cuenta para hacer otra política.

“En la práctica política tiene que haber una constante experimentación para conquistar con el sentido común aquellas causas donde la tarea de liderazgo cobra fuerza”, concluyó el invitado.

Fotos: Berenice Morales// Israel Aguilar//Guillermo Mora

Este contenido ha sido publicado originalmente por Blog Políticas UNAM, 1 de abril de 2016 en el siguiente enlace: http://gacetapoliticas.blogspot.mx/2016/04/estamos-en-el-umbral-de-una-crisis.html?platform=hootsuite

Venezuela en la encrucijada

Por Carlos Fazio
Caracas. Abril parece ser un mes clave para los planes intervencionistas de Es­tados Unidos en Ve­ne­zuela. Mientras impulsan una guerra de espectro completomultiterrenos en varios países de América Latina −en la coyuntura con epicentro en Brasil y con Dilma Rousseff e Inacio Lula da Silva como objetivos−, el Pentágono y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) intensifican sus acciones abiertas y clandestinas contra el gobierno constitucional y legítimo de Nicolás Maduro.

De manera acelerada, el guión del golpe de Estado de factura estadunidense en Venezuela contempla una nueva etapa de intoxicación (des)informativa a través de los medios de difusión masiva bajo control monopólico privado –en particular los electrónicos−, combinada con medidas de coerción sicológica unilaterales y extraterritoriales y un vasto accionar subversivo articulados con redes sociales, partidos políticos y dirigentes de la derecha internacional (como el español Mariano Rajoy), poderes fácticos y poderosos grupos económicos trasnacionales y la injerencia de organismos regionales, como la Organización de Estados Americanos (OEA).

La nueva fase de intervención estadunidense contra la revolución bolivariana responde a las directivas del Pentágono sobre enemigos asimétricos y guerras no convencionales, irregulares o de cuarta generación, que no se circunscriben a las reglas establecidas por los códigos internacionales y evaden las restricciones fronterizas de estados, incluso mediante el uso de fuerzas terciarizadas, que, como ha venido ocurriendo desde la vecina Colombia, echa mano de grupos paramilitares, escuadrones de la muerte y organizaciones mercenarias que operan bajo la fachada de compañías de seguridad privadas.

La dominación de espectro completo abarca una política donde lo militar, lo económico, lo mediático y lo cultural tienen objetivos comunes. Dado que el espectro es geográfico, espacial, social y cultural, para imponer la dominación se necesita manufacturar el consentimiento. Es decir, colocar en la llamada sociedad civil determinados símbolos y sentidoscomunes que de tanto repetirse se incorporan al imaginario colectivo de manera acrítica e introducen, como única, la visión del mundo del poder hegemónico. Eso implica la formación y manipulación de una opinión pública legitimadora del modelo de dominación imperial.

A través de un intenso asedio mediático internacional, en la fabricación del consentimiento se manejan dobles estándares y se hace una presentación simplista y maniquea de la realidad. Además, se eliminan las causas, el contexto, la memoria y la historia del conflicto fratricida venezolano.

Para la manipulación de las emociones de la población resultan claves las imágenes y la narrativa de los medios masivos, con sus mitos, medias verdades, mentiras y falsedades. La ingeniería del consenso y la construcción social del miedo para el control elitista de la sociedad descansan sobre un eficaz sistema de adoctrinamiento, impuesto con matrices de opinión dirigidas contra el enemigo a estigmatizar y el proceso a desestabilizar y caotizar (Maduro, la revolución bolivariana). Lo que implica, de suyo, la domesticación de los medios y una mentalidad de manada en los encargados de la cobertura (des)informativa.

Con base en la distorsión de los parámetros de la ética periodística, mediante la fabricación de unanoticia se logran generar grandes campañas de excitación mediática y un clima de desestabilización facciosa, a la vez que fomentar un odio inquisitorial clasista y racista, atizando el enojo de sectores medios de la población.

Verbigracia, en el caso venezolano, la instigación de la violencia fratricida vía las guarimbas y la posterior construcción del terrorista Leopoldo López como preso político, para quien se intenta legislar una ley de impunidad que el pueblo venezolano ha llamado de amnesia criminal o del autoperdón, lo que es complementado con la satanización del gobierno de Nicolás Maduro y la tácita legitimación de un eventual intento de golpe parlamentario.

Dicha visión ha logrado permear y ser impuesta mediante una campaña de intoxicación propagandística instrumentada vía una cartelización editorial trans­regional a través del Grupo de Diarios de las Américas (GDA), la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), CNN y medios españoles como Antena 3, entre otros, lo que ha derivado en un virtualbullying mediático internacional contra el proceso bolivariano.

Huelga decir que la actual ofensiva imperial contra Venezuela se inscribe en una nueva fase de acumulación capitalista, cuyo objetivo final es apropiarse, mediante la violencia y el despojo, de los hidrocarburos del país que tiene las reservas más grandes del mundo. Todo ello, como parte de un sistema de muerte donde el enemigo es la sociedad toda y uno de los objetivos centrales es la destrucción de su cultura.

En los últimos días, la diplomacia de guerra de EU ha instigado al secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, a que presione al gobierno venezolano con la amenaza de aplicar la Carta Democrática de la organización. Asimismo, en clara actitud injerencista, el propio secretario de Estado, John Kerry, ha dicho que Venezuela marcha en la dirección equivocada, mientras hasta su último día de gestión, en enero pasado, el ex jefe del Comando Sur del Pentágono, general John Kelly, no dejó de conspirar y ya estarían diseñadas las formas de una eventual intervención humanitaria con apoyo de algunos países vasallos de la región.

Todo indica que vienen meses de definición y de una agudización de las contradicciones internas. A la diplomacia de guerra de Washington el gobierno de Maduro ha opuesto una diplomacia de paz. No obstante, los escenarios que se avecinan vienen cargados de violencia. A toda revolución se opone una contrarrevolución. El chavismo ha logrado forjar una unión cívico-militar, y la historia enseña que hay coyunturas en que, frente a una intervención extranjera, el país agredido responde con la forma de lucha que corresponde.

Este contenido ha sido publicado originalmente por La Jornada, 11 de abril de 2016 en el siguiente enlace: http://www.jornada.unam.mx/2016/04/11/opinion/017a1pol

Según Joao Pedro Stédile en Latinoamérica hay tres modelos en crisis

April 25, 2016

|TvRadio 2021, C. A.

Joao Pedro Stédile Economista y líder del Movimiento Los Sin Tierra.

 Periodista Ernesto Villegas en el Programa Siete Preguntas.

Ernesto Villegas

Entrevista a Joao Pedro Stédile

Economista y líder del Movimiento Los Sin Tierra.

 Tema:

El golpe de estado en Brasil

 EV: Buenas noches amigas y amigos de América Latina y el mundo. Muchísimas gracias por acompañarnos en este su espacio 7 Preguntas con este servidor Ernsto Villegas. Un saludo especial a nuestros hermanos y hermanas del Ecuador, en medio de la contingencia producto del sismo que ha asolado a ese país. Nuestro abrazo bolivariano en estos momentos de dolor recordamos nuestro amor originario entre Manuela y Bolívar, ¡Que viva el Ecuador!

 Nosotros hoy tendremos en 7 Preguntas al economista y líder del Movimiento Sin Tierra en Brasil Joao Pedro Stédile, gracias a la tecnología nos acompaña desde un barrio popular en Sao Paulo. Bienvenido Joao Pedro.

JPS: Buenas noches, muchas gracias. Es un honor y un privilegio poder intercambiar ideas contigo y con toda la gente que nos acompaña en nuestro continente. Y un abrazo también solidario a todos los compas de Ecuador que ahora están pasando por este momento muy difícil.

 EV: Bueno, lógicamente el programa de hoy estará dedicado al golpe parlamentario que se ha iniciado contra la presidenta Dilma Roussef. Hemos visto el episodio en que el Parlamento en su Cámara de Diputados ha aprobado el inicio del proceso que eventualmente ha de conducir a un juicio político y a la separación del cargo de la Presidenta. Sobre este golpe parlamentario que así ha sido denunciado conversaremos con usted, pero lo haremos desde una dinámica muy particular que tiene este programa.

 Aquí tenemos diez preguntas previamente elaboradas por nosotros que usted deberá escoger seos de ellas. La sétima pregunta la escoge nuestra audiencia a través de la página Telesur.tv.net y de las redes sociales de esta televisora, así que de inmediato seis números del 1 al 10, Joao Pedro.

JPS: bien voy por los impares, el 1, el 3, el 5, el 7 y el 10 para cerrar bien.

 EV: Perfecto, Entonces nos quedan aquí estas cuatro preguntas que de inmediato serán colocadas en la página web de Telesur para que nuestras usuarias y usuarios puedan escoger cuál de ellas será la séptima pregunta para Joao Pedro Stédile. Nosotros hacemos una muy breve pausa y venimos con el líder del Movimiento de los Sin Tierra en Brasil, hablaremos sobre el golpe parlamentario a la presidenta Dilma Roussef.

Bien Joao Pedro Stédile, economista y líder del Movimiento de Los Sin Tierra en Brasil, también de la Vía Campesina, es decir, un dirigente del Movimiento Campesino de América Latina, factor político de la izquierda brasileña que ha apoyado al liderazgo del ex Presidente Lula, de la Presidenta Dilma pero desde una postura crítica de izquierda, sin abandonar su reclamo, sus observaciones en estos años.

Nosotros vamos a iniciar de una vez nuestra dinámica del programa que reiteramos, va a versar sobre el golpe parlamentario que ha sido denunciado en Brasil contra la presidenta Dilma.

Primera pregunta para Joao Pedro Stédile ¿Cuál será la reacción del pueblo brasileño y del Movimiento Sin Tierra en particular, si se concreta la destitución de la presidenta Dilma Roussef?

JPS: Primero estamos confiantes de que es posible parar el golpe en el proceso que ahora llegó al Senado, y tendremos ahí entre 10 y 15 días para que el Senado se posicione. Nosotros creemos que el gobierno tiene una representación mayor en el Senado que en la Cámara; los mismos senadores son más viejos, más experimentados en la política y saben que un golpe parlamentario como se está construyendo a la Honduras, a la Paraguaya, eso llevaría al país a una crisis aún mayor.

Pero al consolidarse este golpe en el Senado también, nosotros no tenemos dudas, como movimientos populares que estamos articulados en el Frente Brasil Popular, de negar cualquier legitimidad a ese gobierno Temer/Cunha, es un gobierno ilegítimo que está enlambusado de pura corrupción, ahora ya aparece en público el costo financiero que eso tuvo para los empresarios que entraron con mucho dinero para lograr los votos de los diputados, y además de negar legitimidad, no participar de ningún proceso, nosotros seguiremos en la calle para producir una presión de masas que lleve la gente a concientizarse de lo que va a pasar. De pronto ya el 29, el próximo viernes, en varias capitales habrá movilizaciones, y el primero de mayo queremos que sea un gran acto de protesta, y seguramente estamos haciendo varias articulaciones con las centrales sindicales que aquí son ocho, sólo una apoya el golpe, y entre las siete que están con el pueblo estamos discutiendo la posibilidad de hacer un paro general antes de la votación del Senado, para señalar a los empresarios que a pesar de su dinero y a pesar de su plan de imponer el regreso al neoliberalismo y la subordinación de nuestra economía a los intereses de las empresas gringas, nosotros como pueblo somos los que producimos la riqueza, y si entramos en un plan de huelga general, de paro general, es la señal que les decimos a ellos: ustedes pueden querer volver a ampliar sus ganancias y su explotación, pero quien produce la riqueza de este país en la industria y en la agricultura somos nosotros, y nosotros no admitiremos que haya un golpe que rompa la democracia de nuestro país.

EV: Ahora, la derecha dice tanto en Brasil como en el resto del continente y el mundo que no es un golpe, sino que es la aplicación de normas constitucionales que se están viendo, digamos, efectivamente aplicadas, en el caso de la Presidenta Dilma.

JPS: Claro, eso es una trampa, porque lo mismo dijeron en Honduras, lo mismo dijeron en Paraguay. Claro, en la ley brasileña está previsto esa situación en que si un presidente o mandatario comete un crimen contra la patria y de responsabilidad o de corrupción, el Parlamento puede penalizarlo y quitarlo del puesto, pero lo que pasa es que la Presidenta Dilma no hizo ningún crimen; la acusación que le hicieron en el proceso instalado en el Parlamento, es por un mecanismo de contabilidad pública que el gobierno para cumplir obligaciones sociales en salud, en educación, buscó otros fondos que estaban en los bancos públicos o en la precisión de otros renglones; pero esta manipulación contable no es crimen, es un artificio normal de cualquier gobierno, incluso, el mismo Vice Michel Temer lo practicó en algún tiempo cuando estuvo en la presidencia de la República reemplazando a la presidenta. Y en los estados de Brasil hay 24 gobernadores de varios de la derecha, de centro, de izquierda, de todos los renglones ideológicos, que también utilizan esa práctica contable. Por tanto, no hay crimen, y si hubiera entonces habría que sacar también no sólo a Dilma, sino que también a Temer, y por eso nosotros decimos no hay crimen, no se puede juzgar una persona que no cometió nada, y si hubiera tendría que ser a los dos: al presidente y al vice. Pero, al trasfondo no es un problema de quitar o no al Presidente, aparte que es un verdadero golpe a la democracia; el problema es que nosotros vivimos una grave crisis económica, y los capitalistas, frente a esa crisis necesitan recomponer su tasa de ganancias volviendo a los patrones del neoliberalismo, o sea, quitar derechos de los trabajadores, entregar nuestras riquezas como el petróleo, la minería, el agua, la biodiversidad, para las empresas transnacionales, y mantener las tasas de interés muy elevadas. Y la Presidenta Dilma era una traba a eso. Temer no es, al contrario, Temer ya anunció su programa de gobierno y es totalmente neoliberal, y por eso, desde los movimientos populares nosotros llamamos que Temer es el Macri brasileño, con la diferencia que Macri tuvo votos y él no tiene votos. Peor aún, el tipo está antipopular, que en las encuestas de opinión pública recientes, 80% de la población no lo quiere y si él se lanzara a una propuesta de candidatura en los próximos meses, según esas encuestas él tendría solo el 1% de los votos de Brasil.

 EV: ¿Y cómo es que la Presidenta, Joao.

 JPS: Esa es la situación un golpe contra la democracia.

EV: ¿Cómo es que la Presidenta Dilma lo escogió como su Vicepresidente entonces?

JPS: Es esas jugadas que nosotros como Movimiento sin Tierra y como movimiento popular siempre criticamos, que en realidad el gobierno de Lula en los dos mandates y después Dilma, él proponía una fórmula para nuestro país de concertación de clases, como fue en Chile; una fórmula de conciliación de clases, entonces siempre propusieron que parte de los cargos se designarían a sectores de la burguesía brasileña. Cuando estaba Lula funcionó porque su Vice era un empresario nacionalista, serio, honesto, incluso del ramo de textiles, y dependía entonces también del mercado interno y le convenía la distribución de renta porque así vendía más camisas, más pantalones, pero ahora este señor no sé si los compás están acostumbrados con esos conceptos, pero este señor Temer es un “lumpen burgués”, él sólo hace el rol de defender la burguesía, pero a rigor no es un burgués neto y por eso, por ser un “lumpen” es que ahora traicionó la confianza de la Presidenta. Y cuando la Presidenta en esa semana que pasó vino al público para denunciar la trama y la traición, la misma derecha entró en un proceso en el Supremo Tribunal Federal e impidió que la Presidenta utilizara la cadena nacional de televisión para denunciar a este señor y todo el golpe que se estaba armando con lo que hay además sucio, con esos más de 100 parlamentarios corruptos que están enrolados como reos en procesos del parlamento… del Supremo Tribunal Federal. Y que no se sabe por qué hasta ahora el Poder Judicial no tuvo el coraje de acelerar esos procesos, porque tenemos entendido que la mayoría de esos parlamentarios que votaron contra Dilma pueden inclusive ir a la cárcel de tantos millones que se robaron de los cofres públicos y vía las propinas de las empresas.

EV: siguiente pregunta de las escogidas por usted para este programa. Usted además de líder campesino es economista, ¿qué tanto influyó la crisis económica en la actual crisis política brasileña?

JPS: es la base de todo. La crisis económica que estamos involucrados es la raíz que impidió seguir la conciliación de clases, porque cuando estaba Lula, él hizo una conciliación que se basaba en tres pilares, primero: hacer la economía crecer con base en la industria, y lo logró; segundo: recuperar el rol del estado para hacer inversiones productivas y utilizar parte de la plusvalía social en programas sociales como educación, salud, que pudiera recuperar las condiciones de vida de la población, y el tercer pilar, era un programa de distribución de rentas por la valorización del sueldo mínimo.

¿Qué pasa? Que con la crisis internacional del capitalismo, la economía brasileña como está en la periferia del capitalismo, sufrió mucho, y hace tres años que la economía no crece; hace 20 años la industria pesada era el 50% de nuestro PIB y ahora con la desindustrialización, con la concurrencia de las empresas chinas y gringas, la industria nacional sólo pesa un 9% sobre el Producto Nacional.

Entonces, hay una crisis económica profunda, que sólo se puede resolver recuperando de nuevo el rol del estado, recuperando y controlando el capital financiero, para que en vez de acumular la riqueza en la forma de capital financiero especulativo sobre el control de los bancos, el estado se utilice de ese dinero para hacer inversiones productivas en la industria, en agricultura y volcadas para el mercado interno. Con eso entonces la economía volvería a crecer, tendríamos un nuevo rol para la mano de obra, que hay ahora una tasa de desempleo cercana del 10% y entonces se podría volver a tener programas sociales.

Entonces la crisis política que estamos viviendo es porque las elites quieren recuperar el estado y ponerlo bajo un nuevo modelo de neoliberalismo, y eso la clase trabajadora no va a a aceptar.

Por eso es que decimos que la crisis es profunda y se va a tardar muchos años para salirnos de ella, porque sólo se sale de una crisis histórica de esa magnitud, cuando las clases sociales y no sólo los partidos, cuando las clases sociales de una sociedad se ponen de acuerdo alrededor de un nuevo proyecto de país y con ese nuevo proyecto logren la hegemonía en la mayoría de la sociedad. Y ahora, en ese momento, no hay ningún proyecto en discusión, en el país, ni siquiera ninguna de las clases, ni la burguesía ni la pequeña burguesía, ni la clase obrera tiene un proyecto claro de país, y por eso estamos en esa confusión, y por eso es que la burguesía tontamente, porque es una lumpen burguesía subordinada a los intereses gringos, ella piensa que bastaría cambiar el presidente de la República como si en un pase de magia los problemas de la economía se resolvieran, pero no es así, al contrario, un cambio de presidente en Brasil se va a profundizar las contradicciones de la desigualdad, se va a profundizar la crisis institucional, y ojalá las masas vuelvan a la calle para con su fuerza política entonces debatir un nuevo proyecto de país.

EV: Recordemos que a través de la página web de Telesur, Telesur.tv.net, y las redes sociales ustedes pueden escoger la séptima pregunta para nuestro invitado Joao Pedro Stédile, líder del Movimiento Sin Tierras de Brasil quien nos atiende gentilmente desde Sao Paulo. Vamos con la siguiente pregunta ¿Se cierran las vías para buscar la revolución en América Latina por caminos electorales?

JPS: Mira eso no es un problema que debemos resolverlo ahora, nosotros decimos que en Latinoamérica hay tres proyectos en disputa, un primer proyecto es el neoliberalismo que es en realidad la recolonización de nuestros países, a los intereses del imperialismo. Un segundo proyecto es este del neodesarrollismo que intentó Argentina, Brasil, Uruguay, de cierta forma incluso Ecuador, y que preveía una conciliación de clases para desarrollar el país, y digamos resolver parte de los deudas sociales; y un tercer proyecto es lo que nosotros llamamos del Proyecto Alba, que era el sueño del Comandante Chávez que desde Venezuela construyó esa articulación con Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia ahora quizás El Salvador, para construir un proyecto que fuera antineoliberal, por tanto, anti capital financiero, anti imperialista, por lo tanto contra las empresas transnacionales, y para eso tendría que haber una integración continental; una integración no sólo de la economía para haber una ayuda solidaria entre todos, sino que una integración social, política, energética, de comunicación y cultural.

Bueno ¿qué pasa en este momento? Este momento es grave porque los tres proyectos están en crisis como parte de la crisis del modo de producción capitalista mundial. Está en crisis el proyecto neoliberal, basta ver lo que ocurre en México, que es una lástima, lo que ocurre en Chile, que son digamos los dos ejemplos del neoliberalismo mas clásico, incluso en Colombia y el neodesarrollismo, estamos aquí Brasil que era el principal propagandista en una crisis tremenda, y eso llevó a la victoria de la derecha en Argentina incluso, y estamos en crisis con el proyecto ALBA que ustedes conocen bien, que también no depende de gobiernos de voluntad personal, sino que los dictámenes del capitalismo internacional, la presión de baja del precio del petróleo, y todas esas manipulaciones que hace el capital internacional, llevó a digamos bloquear la posibilidad de avances del proyecto del ALBA.

Entonces mas lo que discutir cuál va a ser la via de aplicación de uno de esos proyectos, nosotros decimos, incluso para salir de los límites del neodesarrollismo que estamos en crisis aquí, y para avanzar en el proyecto del ALBA que es un proyecto más generoso, más solidario, como si fuera el camino hacia el socialismo del siglo XXI, como soñaba Chávez, nosotros decimos que sólo hay un camino que es la movilización de masas, la gente tiene que disputar el proyecto en la calle, y sobre eso claro, no es así como un pase de magia, las masas tienen que tener formación política, o sea, son las condiciones subjetivas que le den conciencia de lo que ocurre en esos países, y tienen que tener capacidad organizativa. Incluso lo decimos como autocrítica, las fórmulas tradicionales de organización solo en los barrios, en el sindicato y en el partido son insuficientes para generarse grandes movimientos de masa en nuestros países, que puedan alterar la correlación de fuerzas e impulsar a nuestros países y gobiernos hacia cambios estructurales de nuestras sociedades.

EV: Así es, Joao Pedro le voy a pedir rapidez en las respuestas, ok, fíjese la siguiente pregunta justamente versa sobre este tema: ¿sectores populares beneficiados por las políticas sociales de Lula y Dilma, han sido cooptados por la derecha en Brasil?

JPS: No, no sería justo decir que fueron cooptados, porque en ese proceso de movilización hay un sector de la pequeña burguesía que fue a la calle por el neoliberalismo defendiendo el golpe, pero ellos son 8% de la población, y nosotros, los de la izquierda fuimos a la calle e incluso en un número superior a la pequeña burguesía, pero fuimos todavía los militantes, los sectores organizados, las mediaciones entre las masas y los dirigentes, las masas están calladas, quietas, asustados, pero no se movilizaron y ni tampoco fueron cooptadas por la derecha.

Pero ¿por qué están así? Ahí si nos cabe una autocrítica, porque durante los ocho años del gobierno de Lula casi no hizo nada para elevar el nivel de conciencia política y cultural de esas masas que mejoraron de vida, aumentaron sus sueldos, pero no afectó a sus cabezas; además, el gobierno no hizo nada, al contrario de lo que ustedes hicieron en Venezuela, al contrario de lo que se hizo en Ecuador y Bolivia, acá no se hizo nada para romper el monopolio de la comunicación de la televisión, entonces la O Globo todos los días ponen mierda en la cabeza de esos pobres, y ellos se quedan atónitos asistiendo al juego político como si fuera una novela más-

EV: Sobre eso justamente versa la siguiente pregunta ¿cuál ha sido el papel de O Globo y demás cadenas de medios de comunicación en la creación de las condiciones para la actual crisis política en Brasil?

JPS: Como he comentado antes, la derecha y el poder económico en Brasil tienen como proyecto el neoliberalismo. Pero ellos no tienen unidad, porque ciertos sectores de la burguesía nacional no quiere el neoliberalismo, porque dependen del mercado interno para vender carnes, para vender camisas, para vender calzado, y estarían con el proyecto neodesarrollista, pero al no tener una unidad de la burguesía, el verdadero partido aquí en Brasil, el verdadero comité central ideológico como diría Gramsci, es la televisión O Globo. Ellos son el núcleo ideológico que dirige la derecha, y tratan de cooptar ideológicamente a las masas, o por lo menos ilusionarlas. Y por eso decimos acá que el principal enemigo político de la clase trabajadora brasileña es la red de televisión O Globo, porque además son los que están más subordinados y vinculados ideológicamente a los intereses de los Estados Unidos.

Entonces, pase lo que pase en los próximos meses, en este país van a venir cambios, y entre los cambios que la gente va a reivindicar en la calle, es una reforma política para sacar del parlamento a ese montón de corruptos que solo roban dinero público en provecho personal, y además una reforma de los medios de comunicación, que rompa ese monopolio de la Glovo aquí en Brasil, y que pueda democratizar la información, para la gente, para que el pueblo pueda ser informado de lo que es verdad, y de lo que es manipulación. Y por esa razón también quiero informar a todos los que nos escuchan que uno de los principales objetivos de las manifestaciones juveniles, de los jóvenes en las últimas semanas, ha sido hacer manifestaciones en las sedes de la Globo en todo el país, y vamos a seguir haciendo esas manifestaciones para demostrar, justamente a la gente quien es su enemigo, quien es la lengua del diablo, como diría Chávez, en este país.

EV: siguiente pregunta para Joao Pedro Stédile, Brasil concluirá el año 2016 con un presidente de izquierda o un presidente de derecha?

JPS: Ja, Buena pregunta, nadie sabe ni el Papa Francisco, de quien somos amigos, ni Dios ni San Pedro. Pero habrán cambios. Yo creo y esperamos que Dilma siga en el gobierno como una presidenta, pero los movimientos populares ya platicaron con ella la semana que pasó, yo personalmente estuve en varias conversaciones y ella está convencida de superar ese golpe, ella tendrá que organizar un nuevo ministerio bajo el control de Lula, y entonces tendríamos políticamente en realidad el gobierno Lula 3.

Armar un nuevo Ministerio que sobre todo dialogue con la sociedad, que ponga en el Ministerio personajes de la sociedad, personajes sabios, personas que son intelectuales reconocidos en la sociedad, y sobre todo, adoptar un programa de emergencia, que trate de frenar la crisis económica para minimizar los perjuicios de la crisis económica que afecta a la clase trabajadora, porque el Plan de Temer es que todo el problema de la crisis económica recaiga sobre la clase trabajadora, y si gana Temer tendremos un período de intensificación de la lucha de clases, y estoy seguro que la sociedad brasileña, por todo lo que él y sus parlamentarios representan, él no llegaría al final del año de 2016, y nosotros por todas las vías que se puedan lo sacaríamos de ahí, o para tener nuevas elecciones o para que se elija otro presidente por la vía parlamentaria.

EV: Veamos Joao Pedro cuál fue la pregunta que fue escogida por nuestra audiencia como la número 7.

La séptima pregunta para Joao Pedro Stédile, escogida por nuestras usuarias y usuarios a través de la Internet, es la siguiente: Usted que se inició en las luchas campesinas y políticas con mucha influencia católica de la Teología de la Liberación ¿qué piensa de los diputados que votaron en nombre de Dios y sus familias contra la Presidenta Dilma?

JPS: Ja, ja, ja, bueno como en toda Latinoamérica, uno de los mecanismos de los gringos para influenciar en los partidos y en la sociedad en general, disputar como diría Gramsci, recurro a él de nuevo, la hegemonía de nuestra sociedad, ellos han infiltrado esas sectas pentecostales que están ahí en los barrios, incluso para ocupar un cierto espacio que en el período del pasado Juan Pablo II y del viejo Ratzinger, la iglesia católica se volvió más conservadora y se aisló de los sectores populares, entonces las iglesias pentecostales asumieron ese espacio, y formaron sus partidos y eligieron sus diputados, entonces tenemos en Brasil como 60, 70 diputados muy conservadores, muy reaccionarios, que hablan en Dios pero tendrán el infierno por delante, que son contra cualquier avance civilizatorio y usurpan el nombre de Dios cuando se manifiestan en el parlamento como si sólo ellos fueran hijos de Dios. Pero con esos hijos de la madre, nos encontraremos en el infierno con ellos. El principal es que en la reforma política de Brasil, y espero de otros países, tiene que haber una separación clara entre la libertad religiosa porque uno puede pensar y tener la creencia que le de la gana, pero ahí en la iglesia, no en los partidos, los partidos son para disputar proyectos del estado, son para disputar proyectos en el gobierno y siempre que se mezcla religión con estado, nunca terminó bien esa novela, y por eso ustedes pueden haberse quedado sorprendidos con esas manifestaciones de voto de esos diputados pentecostales que recurrían a Dios y muchos de ellos son reos, como corruptos, porque incluso si utilizan de las entidades de iglesias que no pagan impuestos, para recaudar propinas de las grandes empresas, así roban doblemente al recaudan dinero y segundo al no pagar impuestos sobre esas recaudaciones.

Entonces es parte de nuestros problemas pero esperamos que en el futuro se pueda hacer esa separación: tener un estado laico, y a la vez los partidos desvinculados de las sectas religiosas.

EV: Terminemos Joao Pedro con un mensaje suyo para los pueblos de América Latina particularmente, ¿Qué les dice?

JPS: Bien hermanos, los tiempos son difíciles pero no debemos desanimar ni ser pesimistas, como nos ayudaron todos los grandes pensadores de Latinoamérica; tenemos que ser pesimistas en el análisis de la realidad, pero optimistas con el futuro. Es cierto que nuestro Continente como un todo, como comenté, está e crisis, pero no es culpa de un mandante, de un gobierno o de un partido, la culpa es del capitalismo; la forma capitalista de organizar la producción y la vida en sociedad es que está en crisis en todo el mundo. Y como nosotros, latinoamericanos somos periferia del capitalismo mundial, los capitalistas vienen a nuestro continente con una ganancia aún mayor para dominar nuestras riquezas naturales, para dominar nuestros mercados, para aumentar la explotación sobre nuestra mano de obra.

Entonces son tiempos difíciles porque tenemos que enfrentar la ganancia del imperio; pero eso trae contradicciones y como dicen, son tiempos de poner más energía para concientizar a la gente, organizar a la gente, para que en los años venideros que tengo seguridad serán próximos, tendremos un nuevo movimiento de reascenso del movimiento de masas en todo nuestro Continente. Y de ese reascenso del movimiento de masas surgirán nuevos proyectos de liberación, nuevos liderazgos y seguramente veremos el sueño de Chávez empezar a realizarse que fue también el sueño de Martí, de Ché, de tantos próceres de nuestro Continente, de tener un proyecto que pueda unificar todos los pueblos de Latinoamerica. Un gran abrazo y ¡esperanza! Que no nos falte. Porque todos los días tenemos que luchar pero quien lucha siempre vence. Un gran abrazo a todos.

EV: Gracias a usted Joao Pedro Stédile, desde Sao Paulo. Brasil, con esto

Este contenido ha sido publicado originalmente por Periódico de la Patria, 26 de abril de 2016 en el siguiente enlace: http://cuatrofdigital.wix.com/periodicodelapatria#!Siete-Preguntas-con-Ernesto-Villegas/cjds/571e19b30cf2dcaa530e06f5

Noam Chomsky: “EEUU corría el riesgo de quedar aislado por su terquedad hacia Cuba”

Noam Chomsky casado, padre de tres hijos y con 87 años. Sus lecturas: "Elogio de los bárbaros" y "Ensayos contra el imperio". Su película: "Candilejas", de Chaplin. Foto: Getty Images

Noam Chomsky casado, padre de tres hijos y con 87 años. Sus lecturas: “Elogio de los bárbaros” y “Ensayos contra el imperio”. Su película: “Candilejas”, de Chaplin. Foto: Getty Images

Por Manuel Muñiz y Pablo Pardo

Un pequeño despacho con techo abuhardillado, con las paredes llenas de libros y una mesa en el centro repleta de papeles desordenados y con un ordenador. Ése es el centro de trabajo del que probablemente sea el lingüista más influyente de las últimas décadas,Noam Chomsky. Y, también, el principal líder de la izquierda radical del mundo.

El despacho de Chomsky es convencional en un edificio que no lo es. El Centro Ray y Maria Stata, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, según sus siglas en inglés), es una pequeña – y controvertida- joya arquitectónica diseñada por Frank Gehry, el autor del Guggenheim de Bilbao.

Nada más ver el complejo, la firma de Gehry queda de manifiesto, porque los dos edificios que componen el Centro -el Alexander W. Dreyfoos, en el que está el despacho de Chomsky, y el William H. Gates, que toma su nombre del padre de Bill Gates, que financió su construcción- no tienen paredes rectas, sino que los muros se doblan. Para los críticos de Chomsky, acaso el edificio sea una paradoja.

A sus 87 años, el profesor no dobla sus ideas desde los años 60, cuando desarrolló la teoría de que los seres humanos estamos programados para manejar el lenguaje de una manera predeterminada en nuestras neuronas; ni en política, donde sigue defendiendo los mismos ideales de izquierda que entonces. Al igual que el Centro Ray y Maria Stata, Chomsky ha sido criticado. No tanto en Lingüística, donde sus teorías siguen siendo dominantes, como en política. Ha sido acusado de defender el genocidio por su postura a favor de la libertad de expresión incluso en casos como la negación del Holocausto -algo curioso siendo él mismo judío- y de oponerse a Occidente en general y a Estados Unidos en particular siempre y en todo lugar.

Centro Ray y Maria Stata, del MIT, donde trabaja Chomsky.

Centro Ray y Maria Stata, del MIT, donde trabaja Chomsky, que fuera diseñado jpor el arquitecto Frank Gehry. “El propio Gehry comentó en una ocasión que el edificio parece una reunión de robots borrachos reunidos para una celebración”, recordó con sorna el diario The New York Times.

Obama acaba de visitar Cuba. ¿Es un signo de que la política de EEUU está cambiando?

No. Es un signo de que el poder de Estados Unidos está disminuyendo muy rápidamente. Al decir poder quiero decir la capacidad de imponer decisiones a otros países, que es la definición de poder en Relaciones Internacionales. El viaje ha sido presentado como una valiente iniciativa política de Obama para terminar con el aislamiento de Cuba. En realidad, era EEUU quien corría el riesgo de quedar aislado en el contexto de América por su terquedad hacia Cuba. En 2014, en la Cumbre de las Américas que se celebró en Santiago de Chile, EEUU se quedó solo en dos puntos: su política hacia Cuba y la guerra contra las drogas. Estaba claro que en la cumbre siguiente, que se iba a celebrar en Panamá, la situación iba a ser peor, y que EEUU corría el riesgo de quedar en la práctica aislado.

El declive de Estados Unidos se produce sobre todo en relación a China. ¿Hay riesgo de un conflicto entre los dos países?

No lo creo, porque China tiene una política exterior y de defensa disuasoria, no para proyectar su poder. Con la excepción del Mar del Sur de China [una parte del Pacífico equivalente a siete veces España que Pekín se está anexionando en la práctica]. El verdadero problema es con Rusia. Hace poco, el ex secretario de Defensa con Bill Clinton, William Perry, dijo que el riesgo de un conflicto nuclear con Rusia es ahora mayor que durante la Guerra Fría. Hay un arco de inestabilidad a lo largo de la frontera oeste de Rusia, desde los Estados bálticos hasta Turquía, pasando por Ucrania.

Aunque China se esté convirtiendo en una superpotencia…
En una superpotencia económica.

Aunque China se esté convirtiendo en una superpotencia económica, ¿va a seguir Estados Unidos siendo el poder dominante en el mundo durante décadas?
Va a ser la influencia dominante. Pero está perdiendo poder rápidamente. Volviendo al caso de América Latina: es una región que ha estado 500 años sometida a élites extranjeras. Y ahora eso está cambiando. El mundo económico primero era unipolar, porque cuando acabó la II Guerra Mundial EEUU tenía más poder que el que nunca había tenido ningún país en la Historia. Luego pasó a ser tripolar, con tres ejes -uno alrededor de EEUU, otro de Alemania y uno de Japón- y ahora es multipolar, con la emergencia de los BRIC [el acrónimo formado por Brasil, Rusia, India, y China], Taiwán y otras locomotoras económicas.

Desde el punto de vista militar, Estados Unidos no tiene rival. Pero eso no se traduce en una capacidad para imponer su punto de vista a los demás. Cuando el Gobierno de Obama dice que «lidera desde atrás», no está mintiendo. Esa expresión nació durante la intervención en Libia en 2011, que fue liderada por Gran Bretaña, que empujó a Francia, que empujó a Estados Unidos. Y ahora en Siria la política de EEUU es totalmente contradictoria. Obama está apoyando al grupo más efectivo en la lucha contra el Estado Islámico, que son los kurdos sirios, pero esos mismos kurdos tienen vínculos con los kurdos de Irak, entre los que hay organizaciones a las que EEUU considera terroristas. Y a su vez los kurdos de Turquía son considerados por el Gobierno de ese país -que es uno de los miembros más importantes de la OTAN- la mayor amenaza para su seguridad nacional.

Cuando se le entrevista, es imposible no preguntarse si EEUU ha hecho algo bien, o si existe alguna gran potencia que sea un modelo.
No hay ninguna. Las grandes potencias no son Oxfam, sino que se basan en la maximización del poder. A veces, sus consecuencias son beneficiosas, pero de forma involuntaria. Por ejemplo, la ocupación de Europa por parte de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial fue en buena medida antidemocrática, y en países como Grecia e Italia significó la supresión de sistemas democráticos radicales [en ambos países los comunistas no llegaron al poder, lo que en Grecia provocó una guerra civil]. Pero la reconstrucción, llevada a cabo por los europeos, fue un éxito. Europa fue durante dos siglos el sitio más salvaje del mundo. Y ahora, gracias a la UE, es muy pacífico.

Y eso ¿fue decidido por Estados Unidos o fue una coincidencia?
Fue en parte diseñado por Washington. Estados Unidos apoyó una Europa unida porque era más beneficioso para sus empresas, que preferían un mercado unificado. Pero también es verdad que EEUU temió durante la Guerra Fría que Europa se convirtiera en una tercera fuerza entre Washington y Moscú.
Pero EEUU sigue involucrado en Europa. Ahora, a través de la OTAN, está patrullando las fronteras de la UE y asumiendo un liderazgo en la crisis de los refugiados. También corre con una parte muy grande de los costes, hasta el punto de que los europeos muchas veces se abstienen de desarrollar su política de Defensa y de Exteriores porque saben que ahí está EEUU para hacerse cargo.

Pero EEUU paga mucho menos que lo que pagaba en la Guerra Fría y mucho menos de lo que debería. EEUU no está aceptando apenas refugiados de Oriente Próximo, al menos si se compara con países como Suecia o Alemania. Y, desde luego, todo Occidente está acogiendo a muchos menos refugiados que países como Líbano o Jordania, pese a que esas personas huyen de guerras causadas, en gran medida, por las políticas de Occidente.

A su vez, en países como Francia, con el Frente Nacional, o en Alemania, con los neonazis, la llegada de esos refugiados está provocando reacciones nacionalistas.
¡Ésa es la verdadera crisis, no la de los refugiados! Miren a Estados Unidos, a Trump, con su rechazo a los refugiados de Oriente Medio, y a Obama, que es el presidente que ha expulsado a más inmigrantes indocumentados. Las políticas de Obama hacia México y las de Alemania hacia Turquía son muy similares. Los dos le dicen a esos países: “Encárgate tú de esa gente. Mantenla lejos de nuestra frontera”. Hace tres semanas, un hombre que llevaba viviendo aquí en Boston desde hace 25 años, que tenía una familia y un negocio, fue expulsado a Guatemala, de donde había venido en los años 80 porque en su país se estaba produciendo un virtual genocidio sancionado y aprobado por Estados Unidos. Así que parece que se trata primero de destruir un país y luego no querer que los ciudadanos de ese país escapen de él. Es lo que hace EEUU con Centroamérica y con México, y lo que hacen la UE y EEUU con Oriente Próximo.

¿Están Europa y EEUU viviendo una reacción política similar a la llegada de personas de otros países?
No se trata sólo de una reacción política, porque al reaccionar también se actúa. Trump y Ted Cruz [los dos principales candidatos republicanos] crean opinión pública. Cuando Trump dice: “México nos está enviando asesinos y violadores”, está explotando y amplificando elementos de la opinión pública. Y lo mismo ocurre en Europa.

En estas elecciones, usted apoya al candidato de la izquierda demócrata, Bernie Sanders.
Es interesante que a Sanders lo llamen radical. Si se toma su programa, es muy del New Deal [las políticas económicas que EEUU usó para combatir la Gran Depresión]. Eisenhower no se habría opuesto a Sanders. Él apoyaba una sanidad pública. Y el sistema sanitario de EEUU es una vergüenza. Es el doble de caro per cápita que la media de la OCDE, es ineficiente y tiene unos costes burocráticos inmensos. Y el 60% de la opinión pública quiere un sistema público. De hecho, sería más eficiente y eliminaría el déficit público. Económicamente es posible, pero políticamente, no. Y ahí está Sanders.

Hablando de elecciones: los datos de la Encuesta Mundial de Valores (World Value Surveys) revelan que el apoyo a la democracia está cayendo en todo el mundo.
No estoy de acuerdo. Está cayendo el apoyo a las democracias formales porque no son verdaderas democracias. En Europa, las decisiones se toman en Bruselas. En EEUU, alrededor del 70% de la población -el 70% con ingresos más bajos- está totalmente desvinculado del proceso político. Eso demuestra que hay una correlación enorme entre nivel económico y educativo y movilización política. No es de extrañar que a la gente no le entusiasme la democracia.

¿Hay desencanto con las élites?
Desde luego. Las políticas neoliberales han sido muy negativas para la gente de a pie en todas partes. En Europa, aplicar austeridad en medio de una recesión ha sido absurdo, e incluso los economistas del FMI han criticado sus efectos en los países periféricos del euro, como España. Es algo que sólo puede explicarse como lucha de clases: el objetivo era minar la democracia y eliminar los logros de la socialdemocracia, que habían sido bastante significativos. Así que no debería sorprendernos que haya habido una respuesta.

Pero los mismos datos de la Encuesta Mundial de Valores ponen de manifiesto que la gente rica es también cada día más escéptica con respecto a la democracia.
Porque hay un verdadero Estado de Bienestar para los muy ricos, y los muy ricos quieren más. No quieren que se impongan límites a su capacidad de robar a los demás.

La tecnología ¿beneficia a los ricos?
No. A quién beneficie es cuestión de preferencias políticas.

¿A dónde puede llevarnos esta situación?
Tal vez a más democracia. Podemos no se opone a la democracia, sino que quiere más democracia. Igual que Syriza, antes de que capitulara. El caso griego es interesante. Convocaron un referéndum. Que los griegos tengan voz en sus asuntos no es antidemocrático. Lo que fue antidemocrático fue la reacción tan histérica de la UE. Syriza fue pulverizada por los eurócratas, para demostrar a los europeos que debían de abandonar toda esperanza de tener más democracia.

¿La situación es sostenible?
Lo veo muy improbable. Cuando el centro se colapsa, sólo quedan los extremos. Yo soy lo bastante viejo como para recordar los discursos de Hitler en la radio. Recuerdo la excitación, el miedo… asustaba. Aquello pasaba en Alemania en los años 30. Una década antes, en los 20, Alemania estaba en la cúspide de la civilización occidental en términos científicos y culturales. Diez años más tarde se encontraba en el abismo más profundo de la Historia de la humanidad. Es lo que sucede cuando desaparece el centro.

¿Qué opina de la Teoría de la Singularidad, que dice que en un futuro -dentro de entre 25 y 100 años- habrá máquinas que sean capaces de aprender y sustituir a los humanos?
Una tontería. Nos habremos destruido a nosotros mismos mucho antes con una guerra nuclear. Y, si no será con el calentamiento del planeta.

(Tomado de El Mundo, España)

Este contenido ha sido publicado originalmente por CubaDebate, 26 de abril de 2016 en el siguiente enlace:http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/04/26/noam-chomsky-eeuu-corria-el-riesgo-de-quedar/#.VyD09dR97IU

Discurso completo de Atilio Borón en el Encuentro de Intelectuales: “Golpes blandos por etapas, éxito en Argentina”

El politógo y sociólogo argentino, Atilio Borón, destacó este viernes la importancia de promover la cultura de resistencia, para explicar por qué la agresión contra Venezuela (de parte del imperio estadounidense), y por qué ese empecinamiento tan brutal para promover la guerra económica y el terrorismo mediático. Así lo señaló en el primer foro público del XII Encuentro de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad, que tuvo como tema “Venezuela y Nuestramérica, entre la crisis del Capitalismo y la geopolítica imperial”.

La DC y la verdad histórica

aylwin

Una cosa es arrepentirse (moral o políticamente) de una acción efectuada en el pasado. Otra muy distinta, es negarla. La DC ha incurrido en lo segundo estas últimas semanas. Ha tratado, en buen chileno, pasar gato por liebre.

En 1993 el historiador Eric Hobsbawm (1917-2012) alzaba la voz en contra de la creencia “posmoderna” que estima que no hay diferencia entre la realidad y la ficción. “El historiador —indicaba Hobsbawn— no puede inventar los hechos que estudia. O Elvis Presley está muerto o no lo está. Hay una forma de responder a dicha pregunta de un modo inequívoco, y es tomando como punto de partida las pruebas existentes, siempre que, como sucede en algunos casos, se disponga de pruebas fidedignas”.

La Democracia Cristiana (DC), representada por varios militantes y dirigentes de hoy, al señalar que este partido no apoyó el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, sino que trató de evitarlo -tergiversando también el contenido de la llamada “Carta de los 13″-,  intenta convertir la ficción en realidad.

La DC no solo apoyó el golpe de 1973, sino que incluso lo propició. Esto último queda demostrado en el Acuerdo de la Cámara de Diputados del 22 de agosto de 1973, celebrado entre la Democracia Cristiana y el Partido Nacional, a través del cual (en su considerando décimo cuarto) se estableció que las Fuerzas Armadas y el Cuerpo de Carabineros deben “encaminarse a restablecer las condiciones de pleno imperio de la Constitución y las leyes y la convivencia democrática, indispensables para garantizar a Chile su estabilidad institucionalidad, paz civil y, seguridad y desarrollo”. Este documento fue defendido en la sala —por parte del PDC— por los diputados Claudio Orrego, César Fuentes y Ricardo Hormazábal.

Que dicho documento implicaba un abierto llamado a la intervención militar en contra del gobierno de la UP fue algo indiscutido en esos días. El mismo Presidente Allende, el 24 de agosto, señalaba que “los diputados de oposición han exhortado formalmente a las Fuerzas Armadas y Carabineros a que adopten una posición deliberante frente al Poder Ejecutivo, a que quebranten su deber de obediencia al Supremo Gobierno, a que se indisciplinen contra la autoridad civil del Estado a la que están subordinadas por mandato de la Carta Fundamental”.

Para el apoyo posterior al golpe, entre otros documentos, se puede acudir, entre otros, a la entrevista de Eduardo Frei Montalva al diario ABC de España (octubre de 1973); a la carta del mismo a Mariano Rumor (noviembre de 1973); al prólogo del mismo al libro de Genaro Arriagada, titulado “De la vía chilena a la vía insurreccional” (1974); a los extensos planteamientos de Genaro Arriagada en el libro citado; y a las entrevistas de Patricio Aylwin, presidente del partido, en los días posteriores al golpe. Cada uno de estos documentos, que son de fácil acceso en Internet, darían para otras columnas.

La “carta de los 13” -que hoy, anacrónicamente, se intenta pasar como la postura oficial de la Democracia Cristiana en 1973- representó a un sector minoritario del partido, como lo atestigua el voto mayoritario de los diputados DC a favor del acuerdo de agosto, citado más arriba. Por otra parte, es falso (como se ha dicho) que esta carta se adelantó a los tiempos, al avizorar una tiranía con el advenimiento del régimen militar. Como se desprende de la lectura íntegra del texto, este documento, al decir que “dentro de los cauces democráticos, habríamos podido evitar en Chile la implantación de un régimen totalitario”, se refería al gobierno de la UP, no al régimen militar que llevaba sólo dos días en ejercicio y que aún no se pensaba como dictatorial. De hecho, en la única parte que esta carta se pronuncia sobre las Fuerzas Armadas, lo hace positiva, aunque ingenuamente, ya que se expresa confiada en la pronta restauración democrática.

Una cosa es arrepentirse (moral o políticamente) de una acción efectuada en el pasado. Otra muy distinta, es negarla. La DC ha incurrido en lo segundo estas últimas semanas. Ha tratado, en buen chileno, pasar gato por liebre. La construcción de una alianza política con el Partido Comunista no justifica el desprecio a la inteligencia (y memoria) de muchos chilenos, incluyendo a la comunidad de historiadores. En cuanto al apoyo de la DC al golpe, esta comunidad expresa un consenso prácticamente unánime. No podría ser de otro modo, dado el cúmulo de pruebas fidedignas que lo ponen de manifiesto.

El análisis histórico de Gabriel Salazar: Aylwin lideró el proceso que privatizó y mercantilizó el país

El análisis histórico de Gabriel Salazar: Aylwin lideró el proceso que privatizó y mercantilizó el país

“Fue un importante político chileno, que jugó un rol decisivo en la pavimentación del golpe militar-norteamericano contra Salvador Allende, y en la transición política que pavimentó el camino a la internacionalización de la economía chilena y a la mercantilización de la educación, la salud y la mentalidad consumista de los chilenos”, escribe el Premio Nacional de Historia.

Gabriel-Salazar-foto2-alejandro-olivares

Haciendo un breve análisis (el que exigen las columnas y no así los libros) de cómo mutó la tradición católica chilena desde una perspectiva oligárquica-conservadora hacia el pensamiento cristiano-comunitario, en donde destaca la figura de Fernando Vives S.J, el surgimiento de la Falange Nacional, devenida luego en la DC, el historiador Gabriel Salazar analiza en La Tercera la irrupción y trayectoria política de Patricio Aylwin.

“Estados Unidos decidió apoyar al gobierno de Eduardo Frei Montalva para impedir el triunfo de Allende. Y se jugó entero por eso (Alianza para el Progreso, ayuda económica, etc.). Fracasó. La Casa Blanca y la CIA aumentaron la presión contra la propuesta de Allende. La Democracia Cristiana y Eduardo Frei Montalva se hallaron entre dos fuegos (ver los documentos desclasificados del Departamento del Estado y de la CIA). La cúpula de ese partido acogió esa presión y negó su apoyo al Gobierno de Allende, en un momento crítico”, contextualiza el Premio Nacional de Historia, antes de proferir que “fue allí cuando la figura de Patricio Aylwin Azócar cobró figuración histórica: tuvo una participación activa en impedir el acuerdo entre la Unidad Popular y la Democracia Cristiana”.

Salazar recuerda en la columna escrita especialmente para La Tercera, que “pese a las sugerencias del cardenal Silva Henríquez. La no realización de ese acuerdo, sin duda, dejó camino abierto a la intervención norteamericana (con la CIA incluida), y estando definida ésta, se abría camino a la conspiración golpista de los militares chilenos, que hasta allí estaban confundidos y dudosos”.

“Después vino todo lo que sabemos: la más brutal violación de los derecho humanos de todos los derrotados por la tiranía militar, en particular, de la clase popular”, reseña el escritor y ensayista.

Posteriormente, puntualiza, “la protesta popular dejó a la tiranía aislada políticamente, dentro del país y fuera de ella (…) Por tanto, había que buscar una solución tácticamente perfecta: Pinochet debía irse, llevándose las culpas de todos los crímenes, pero dejando detrás, intacto, el modelo neoliberal impuesto por la Constitución de 1980. Todo dependía de que algunos políticos civiles administraran, neoliberalmente, ese modelo. Era el gran capital internacional el que lo proponía. Y esos políticos aparecieron. Y Pinochet se fue…”

“Administrar ese modelo (el verdadero objetivo de la intervención norteamericana y de la tiranía) sin cambiarlo sustancialmente, es todo lo que el capital internacional necesitaba. Y la clase política profesional, desde 1990, administró ese modelo. E hizo lo que ese capital requería: privatizó empresas, profundizó la desindustrialización del país, desmanteló los movimientos rebeldes, privatizó el agua, el bosque nativo, los glaciales, los recursos marinos, permitió la mercantilización de la educación, de la salud, la internacionalización de los fondos previsionales chilenos, etc”, “y Patricio Aylwin Azócar lideró todo ese proceso, administró todas esas decisiones. Y aplicó justicia “en la medida de lo posible”.

“Fue, por tanto, un importante político chileno, que jugó un rol decisivo en la pavimentación del golpe militar-norteamericano contra Salvador Allende, y en la transición política que pavimentó el camino a la internacionalización de la economía chilena y a la mercantilización de la educación, la salud y la mentalidad consumista de los chilenos. Todo esto, teniendo como trasfondo la figura y el espíritu del padre Fernando Vives S.J. y de hombres como Bernardo Leighton y Jaime Castillo Velasco.La Historia muestra el anverso y el reverso de los procesos, y de las personas…”, cierra Salazar.