LA HUMANIDAD CONTRA EL GOLPE EN BRASIL

Los abajo firmantes, intelectuales, artistas, escritores e investigadores del mundo entero, miembros de la Red En Defensa de la
Humanidad, denunciamos el golpe en curso en Brasil y nos solidarizamos con la presidenta Dilma Rousseff, elegida por 54 millones de brasileros hace só
lo un año y medio.

No se trata de un “juicio político” tradicional, como pretende presentarlo el grupo Globo. Michel Temer, la cara visible del golpe, ya expresó sus intenciones: hacer ingresar a la banca privada a la esfera pública y “focalizar” la política social al 5% más pobre del país, lo que significaría excluir del Bolsa Familia a 36 millones de personas. Además, Temer se propone avanzar hacia acuerdos con Estados Unidos y la Unión Europea “con o sin el Mercosur”. En definitiva: un gobierno para la élite de su país, alejado de las mayorías, bajo la expectativa de derribar para siempre la experiencia del Partido de los Trabajadores en el gobierno.

Temer pretende ser el “nuevo Macri” de Brasil, tomando como ejemplo al nuevo gobierno argentino, que avanza en un desmantelamiento estatal pocas veces visto en el hermano país. No es de extrañar, entonces, que haya sido la cancillería de este país suramericano la que más haya apoyado la intentona golpista, en un vergonzoso comunicado público que respalda a “las instituciones” de Brasil. Por todo lo expresado, y por sus vínculos con el gran capital, consideramos ilegitimo e ilegal al espurio presidente de facto Michel Temer, corrupto comprobado, quien responde a los más oscuros intereses de la oligarquía rapaz.

Hacemos un llamado a UNASUR para que se aplique el Protocolo sobre Compromiso con la Democracia aprobado por todos los países de la organización, que podría detener la ruptura del hilo democrático en Brasil. Asimismo, exigimos a los presidentes y gobiernos del mundo no reconocer a Temer, y reclamar la restitución de la presidenta legítimamente electa Dilma Rousseff o la convocatoria inmediata a elecciones presidenciales -como ha reclamado la propia presidenta- para que sea el pueblo brasileño quien se exprese por la vía democrática y no se imponga un golpe de estado por un congreso cuestionado y corrupto.

Nao vai ter golpe!

Enviar adhesiones a: contraogolpenobrasil@gmail.com



Secretaría Ejecutiva REDH

Carmen Bohórquez (Coordinadora General de la REDH)

Alicia Jrapko (REDH EEUU)

Ángel Guerra (REDH Cuba/México)

Ariana López (REDH Cuba)

Atilio Borón (REDH Argentina)

David Comssiong (REDH Barbados)

Fredy Ñañez (REDH Venezuela)

Hugo Moldiz (REDH Bolivia)

Juan Manuel Karg (REDH Argentina)

Katu Arkonada (REDH País Vasco/Bolivia)

Luciano Vasapollo (REDH Italia)

Marilia Guimaraes (REDH Brasil)

Nayar López Castellanos (REDH México)

Omar González (REDH Cuba)

Roger Landa (REDH (REDH Venezuela)


Adhesiones: Total 833

 

Ababacar Fall-Barros, República de Senegal Enrique Soldevilla Enríquez, Cuba
Abdiel Rodríguez Reyes, Panamá Enrique Ubieta, Cuba
Abel Gilvonio Cárdenas, Perú Eric A. Gordon, EEUU
Abel Puente, Cuba Ernesto Bo, Argentina
Ada Rojas Vera , Paraguay Ernesto Larresse, Argentina
Adrian Groglopo, Suecia Escritores, Poetas y Artistas en el Exilio SAKERTI Nuevo Amanacer
Adriana González Mateos, México Esthel Vogrig, México
Aghsan Barghouthi, Palestina Eugene Corr, EEUU
Agni Shakti,  Venezuela Eugenia Allier,  México
Aída González, México Eugenia Sánchez Díaz de Rivera, México
Alaín Elías, Perú Eva Björklund, Suecia
Alba Gandolfi, Argentina Eval Baca, Colombia
Alberto Acevedo Vasquez, Colombia Fabio Grobart Sunshine, Cuba
Alberto Más, Argentina Fabiola José, Venezuela
Alberto Rabilotta, Argentina/Canadá Fander Falconí, Ecuador
Alcira Beatriz Bonilla, Argentina Fanny Palacios Izquierdo, Perú
Aldo Fabiàn Hernández Solís, México Farruco Sesto, Venezuela
Ale Elordi, Argentina Federico Fuentes, Australia
Alejandra Flechner, Argentina Federico García, Perú
Alejandra Meza Velarde,  México Felipe Meneses Tello, México
Alejandro Dausá, Bolivia Felipe Radicetti, Brasil
Alejandro Landaeta Salvatierra, Venezuela Félix Aurelio Zurita Ochoa, México
Alejandro Ochoa, Venezuela Felix Salvador Kury, EEUU
Alejandro Vannelli, Argentina Fernanda Tardin, Brasil
Alejandro Villamar Calderón, México Fernando Adrián Pereyra, Argentina
Alessandra Ciattini, Italia Fernando Buen Abad, México/Argentina
Alessandra Riccio, Italia Fernando Cebamanos,
Alex Anfruns, Bélgica Fernando D. Lázaro, Argentina
Alexander Torres Iriarte, Venezuela Fernando López, Argentina
Alexéi  Moraga, Suiza Fernando Morais, Brasil
Alexia Massholder, Argentina Fernando Rendón, Colombia
Alfonso Monsalve Ramírez, Colombia Fernando Silva Caraballo, Puerto Rico
Alfonso Zurita, México Fernando Vega Villasante
Alfredo Iglesias Diéguez, España Filiberto Pinelo Sansores, México
Alfredo Vera Arrata, Ecuador Flávia Lessa de Barros, Brasil
Alicia Ann Steele, EEUU Flavio Rojo Pons, México
Alicia Soldevila, Argentina Flora M. Hillert, Argentina
Alternativa Sindical México Flora Wajsglus, Argentina
Amabe Amalia Molinari, Argentina Foro Social Latinoamericano, Sidney Australia
Amado Heller, Argentina Francesc Casadó, España
Amanda Bloom, EEUU Francisca López Civeira, Cuba
Amelia Rivaud Morayta ,  México Francisco Adriazén, Perú
Amigos Frente Patriótico Manuel Rodriguez, Sidney Francisco Contreras  Suecia
Amílcar Salas Oroño, Argentina Francisco Domínguez, Inglaterra
Ana Elisa Sokol, Argentina Francisco Fernández, Cuba
Ana Gabriela Pereira, Ecuador Francisco Garzaro, Guatemala
Ana Laura Jordá Rossainz, México Francisco Lafuente González, España
Ana Lucero López Troncoso, México Francisco Letelier, EEUU
Ana María Carrillo Farga, México Francisco R. Rosas López, México
Ana Maria R. Nemenzo, Filipinas François Houtart, Bélgica
Ana Maria Siufi, Argentina Franklin Curbelo, EEUU
Ana s, México Frantz Fanon Foundation, Francia
Ana Zanotti, Argentina Fred Feldman, EEUU
Andrés Bansart, Venezuela Frédéric Zeráffa, Francia
Andrés Figueroa Cornejo, Chile Frei Betto, Brasil
Andrés Rubio, México Gabo Correa, Argentina
Angel Zuazo López, Cuba/Polonia Gabo Sequeira, Argentina
Angela Navarrete Casas, Chile/Colombia Gabor Tiroler, Suecia
Angela Todd, Inglaterra Gabriel Coderch Díaz, Cuba
Anibal Garzón Baeza, España Gabriel Cortiñas, Argentina
Ann Green, Inglaterra Gabriel Impaglione, Argentina/Italia
Ann Jefferson, EEUU Gabriel Jiménez Emán, Venezuela
Ann Schneider, EEUU Gabriela Naranjo, Perú
Annette Gagne, EEUU Gail Walker, EEUU
Antonio Bernal Hopping, EEUU Gastón Pauls, Argentina
Antonio Gaztambide-Géigel, Puerto Rico Gayle McLauglin, EEUU
Antonio Lojero, México Gema Valdés Acosta, Cuba
Antonio Rodríguez Salvador, Cuba Gerardo Aguilar, Honduras
Arantxa Tirado, España/ México Gerardo Álvaro, Argentina
Argelio Santiesteban, Cuba Gerardo Duré, Argentina
Arianna Lissoni, Sudáfrica Gerardo Roberto Martínez, Argentina
Armand Mattelart, Bélgica Gerrit Antrobus, Barbados
Armando F. Higuera del Reyo,  México Gianni Vattimo, Italia
Armando Luchina, Argentina Gil Segundo Castro Torres, Perú
Arnaldo Pérez Guerra, Chile Gil Zu, Guatemala
Arnold Antonin, Haití Gilbert Saucedo, EEUU
Arnold August, Canadá Gilberto Díaz Reyes, Cuba/República Dominicana
Aron Cohen, España Gilberto López y Rivas , México
Arthur Heitzer, EEUU Gilberto Ríos Munguía, Honduras
Arturo Corcuera, Perú Gilma Camargo, Panamá
Asociación América Latina Publicaciones, Francia Gina Rey, Cuba
Asociación Nicaragüense de Cinematografía Gisela Alonso Domínguez, Cuba
Audrey Bomse, EEUU Gisela Brito,  Argentina
Aura Moreno, Venezuela Gladys Martínez Pérez, República Dominicana
Aurora Levins Morales, EEUU Glen Ford, EEUU
Australia-Venezuela Solidarity Network Gloria Alonzo,   Estados Unidos
Azalia Arias, Cuba Gloria Escobar, Francia/Cuba
Banbose Shango, EEUU Gloria Sammartino, Argentina
Bárbara Yera León, Cuba Graciela Dufau, Argentina
Basem Tajeldine, Venezuela Graciela Parcaroli, Argentina
Beatriz Spelzini, Argentina Greg Klave, EEUU
Benilde I. Hernandez Barrientos, Venezuela Grizel Donéstevez Sánchez, Cuba
Bernadette Thirion,, Bélgica/Holanda Grupo Apoyo a la Revolución Ciudadana en Ecuador, Sidney
Berta Joubert, EEUU Grupo de apoyo a México, Sídney Australia
Bertha Husband,  EEUU Grupo Mapuche Mawida, Sídney
Beth Carvalho, Brasil Grupo Solidario Ibiray – Sídney Uruguay
Beto Almeida, Brasil Guido Lopez Gavilan,  Cuba
Bettina Paula Castorino, Argentina Guillermina Monroy, México
Bill Hackwell, EEUU Guillermo López, Argentina
Bill Martinez, EEUU Guillermo Madriz, Venezuela
Blanca Montoya, México Guillermo Sequera, Paraguay
Bob Guild, EEUU Gustave Massiah, Francia
Bonaire Antillas, Holanda Gustavo Caro, Argentina
Boris Schoemann, México Gustavo Espinoza, Perú
Bruno Portuguez, Perú Gustavo Esteva, México
Camille Chalmers Haití Gustavo Fernández V., Colombia
Carla Valdés León, Cuba Gustavo Guzman Castillo, España
Carlos Angulo-Rivas, Canadá-Perú Gustavo Héctor Modarelli, Argentina
Carlos Aznarez, Argentina Hanna Chomenko, Cuba
Carlos Benet Pérez, Cuba Hector Andrés López López, Venezuela
Carlos Fazio, México Héctor Béjar Rivera, Perú
Carlos Fernández Liria, España Hector Bernal Hernández, Cuba
Carlos Parra Zaldivar, Cuba Héctor Díaz-Polanco, Rep. Dominicana/México
Carlos Ponce de León, Argentina Héctor Javier Sánchez Pérez, México
Carmen Diniz, Brasil Héctor Marrese, Argentina
Carmen Lúcia Diniz dos Santos, Brasil Heide Trampus, Canada
Carmen Mercedes Baez, Argentina Helen Baum, EEUU
Carmen Rita Centeno, Puerto Rico Helene Maxwell, EEUU
Carolina Sanchez, Cuba Henrik Bockelie, EEUU
Casa Barrial Caminos Abiertos, Argentina Heriberto Lira Lemus, Chile
Catherine Bryan,  EEUU Heriberto Rodríguez, México
Catherine Faure , Canadá Hernan Randi, Argentina
Cecilia  Gajardo  Banegas, Chile Hernán Vasco, Argentina
Cecilia Liveriero Lavelli, Suiza Hilda Bolden, EEUU
Cecilia Roth, Argentina Hildebrando Pérez Grande, Perú
Centro de Militares  para la Democracia, Argentina Hipolito Toloy,  Argentina
Centro Saberes Africanos, Americanos y Caribeños, Venezuela Horacio López, Argentina
Centro Oscar Arnulfo Romero, Cuba Hugo Braun, Alemania
César Silva, Venezuela Hugo Francisco Rivella, Argentina
Chaman Lal, India Hugo Ruiz Díaz- Paraguay
Chela Vargas, Venezuela Hugo Urquijo, Argentina
Chelis Lopez, EEUU Humberto Castillo, Venezuela
Cheryl LaBash, EEUU Humberto Robles, México
Chiqui Vicioso, República Dominicana Idamis Chiazzaro, Uruguay
Christian Karlson Stead, Nueva Zelanda Ignacio Mireles Rangel, México
Christine Brych,   Brasil Ignacio Ramonet, Francia
Chuck Kaufman, EEUU Ilka Oliva Corado, EEUU
Cindy Domingo, EEUU Imti Choonara, Inglaterra
Cindy Sheehan, EEUU Indira Fajardo Ramírez, Cuba
Cinthia Wanschelbaum, Argentina Inés Emilse Ramos, Argentina
Citlalli Hernández Mora, México Inêz Oludé da Silva, Bélgica
Citlalli Valencia Cuesta, México Ingrid Rada Romero, Venezuela
Clara Jusidman, Mexico Ingrid Steinitz, Dinamarca
Clara Monti,  Brazil Irene Perpiñal, Argentina
Clarence Thomas, EEUU Isabel Gómez, Chile
Claude Marks, EEUU Isabel Monal, Cuba
Claudia Pavan Lamarca , Brasil Isabella Brega, Italia
Claudio Katz, Argentina Isaedub Hernández Delgado, Venezuela
Colectivo Voces Contra el Imperio. Venezuela Isel Llerena, Cuba
Colleen Rose, EEUU Isidro Germán Guzmán Gómez, México
Comité Respeto Derechos Humanos de Guatemala Sídney Ismael Clark Arxer. Cuba
Comunidad de Parroquia San José, Venezuela Ismael Parra ,  EEUU
Concha Cabezas, España Itsván Mészáros, Hungría
Coni Vera, Argentina Iucinara Braga, Brasil
Constancio Mendoza- Paraguay Ivan Muñoz R. Chile
Coordinación ALBA MALTA North Africa Iván Padilla, Venezuela
Cristián Calónico Lucio, México Ivan Sanjines S,  Bolivia
Cristina Banegas, Argentina Ivana Cardinale, Venezuela.
Cutberto Sanchez Garcia, México Ivano Iogna Prat,  Luxemburgo
Cynthia Anzures Kielman, México J.C. Cartagena, Francia
Cynthia McKinney, Estados Unidos Jacqueline Roussie,  Francia
Daisy Gutiérrez, Venezuela Jaime Lagunez, México
Dale Sorenson, EEUU James Cockcroft, Canadá
Dana Lubow, EEUU James Early, EEUU
Daniel Alberto Chiarenza, Argentina. Jan Bauman, EEUU
Daniel Cholakian, Argentina Jane Franklin, EEUU
Daniel Freidemberg, Argentina Javier Barrios D. Panamá
Daniel Matta Zeballos, Uruguay Javier Biardeau, Venezuela
Daniel Viglietti, Uruguay Javier Margulis, Argentina
Daniela Piala, Brasil Javier Narvaez Herrero, España
Daniela Saidman, Venezuela Javier Sarabia Mariche, Venezuel ,
David Cadogan, Jay Schaffner, EEUU
David Hernández Palmar, Venezuela Jayatilleke de Silva, Sri Lanka
David Iud, Argentina Jean Portante, Luxemburgo/Francia
David Oberweiser jr, EEUU Jeanie Kimber, Canada
David Weinstein, EEUU Jenifer Smith, EEUU
Dean Stevens, Estados Unidos Jennifer Bryant, EEUU
Delfina Paredes, Perú Jennifer Wager, EEUU
Delvis Fernández Levy, EEUU Jenny Golindano, Venezuela
Dennis T Leahy, EEUU Jesus Nuñez Leon, Venezuela
Diana Block, EEUU Jhonny Balza, Venezuela
Diane Janssen, Bélgica Joao Pedro Stedile, Brasil
Dick Emanuelsson, Honduras Joe Beasley, EEUU
Diego de la Texera Barnés, Puerto Rico Joel Holden Filartiga Ferreira, Paraguay
Dirk Brüning, Alemania Joelle Delloison, EEUU
Dolores Miconi, Argentina John Humphrey, Canadá
Dolores Solá, Argentina John Kirk, Canadá
Domenico Losurdo, Italia John Kraniauskas, Inglatera
Donald Myerston,  Venezuela John Pokrajac, EEUU
Dori Castillo Delgado, España John Saxe Fernández, México
Douglas Bohórquez, Venezuela Jordano Morales, Chile
Dragoslava Koprivica, Serbia Jorge Alaminos Fernández, España
Duarte Correa Pinheiro, España Jorge Boccanera, Argentina
Eddy Córdova, Senegal Jorge Castañeda Zavala, México
Edel Morales, Cuba Jorge Daniel Díaz, Uruguay
Edgar Göll, Alemania Jorge Fernández Crespo, Cuba
Edgardo Lopez Ferrer, Puerto Rico Jorge Makarz, Argentina
Edmundo Aray, Venezuela Jorge Nuñez Sánchez, Ecuador
Edu Montesanti, Brasil Jorge Palma, Uruguay
Eduardo J. Vior ,  Argentina Jorge R. Martínez, Argentina
Eduardo Luis Aguirre, Argentina Jorge Rodríguez Guerra, Islas Canarias
Eduardo Sguiglia, Argentina Jorge Sole, Venezuela / Uruguay
Eduardo.Vitorio Jr. Brasil Jorge Ventocilla, Panamá
Edurado Rueda, Suecia Jorge Vital de Brito Moreira,  Brasil / EEUU
Edward Ratovitski, EEUU José A. Soler, Puerto Rico
Edwin Pedrero González, Cuba Jose Antinoe Fiallo Billini, Republica Dominicana
El Salvador Network FMLN Sydney Incorporated José Antonio Gell Noa, Cuba
Eladio González, Argentina Jose Eduardo Pérez Barba , México
Elda Durán, Argentina José Luis Ayala, Perú
Elizabeth Bell,  Estados Unidos Jose Luis Casal, EEUU
Elizabeth Hill, Canadá José Manuel Díaz Olalla, España
Elizabeth Santo, Venezuela José Matos David ,Portugal
Elsa Vega Jiménez, Cuba José Pérez Ansoleaga, País Vasco
Elsa  M.  Bruzzone,  Argentina Jose Pertierra, EEUU
Elsy Rojas Parra, Venezuela José Rafael Zambrano Brito, Ecuador
Elvia Avila Azua, México José  Luis  García,  Argentina
Elvira Ochoa-Wagner, Alemania Josefina Millán Hegewisch, México
Emilio Caro Reyes,  Cuba Joseph  Jamison, EEUU
Enrique Dussel, México Josie Michel-Brüning, Alemania
Enrique Juan Box Jacquet, Argentina Jovica Netković, Serbia

Ver más adhesiones:

http://cubaendefensadelahumanidad.blogspot.mx/2016/05/la-humanidad-contra-el-golpe-en-brasil.html

“Asalto al poder en Brasil”

 

Por Atilio A. Boron

Una pandilla de bandidos tomó por asalto la presidencia de Brasil. La integran tres actores principales: por un lado, un elevado número de parlamentarios (recordar que sobre unas dos terceras partes de ellos pesan gravísimas acusaciones de corrupción) la mayoría de los cuales llegó al Congreso producto de una absurda legislación electoral que permite que un candidato que obtenga apenas unos pocos centenares de votos acceda a una banca gracias a la perversa magia del “cociente electoral”. Tales eminentes naderías pudieron destituir provisoriamente a quien llegara al Palacio del Planalto con el aval de 54 millones de votos. Segundo, un poder judicial igualmente sospechado por su connivencia con la corruptela generalizada del sistema político y repudiado por amplias franjas de la población del Brasil.
Pero es un poder del estado herméticamente sellado a cualquier clase de contraloría democrática o popular, profundamente oligárquico en su cosmovisión y visceralmente opuesto a cualquier alternativa política que se proponga construir un país más justo e igualitario. Para colmo, al igual que los legisladores, esos jueces y fiscales han venido siendo entrenados a lo largo de casi dos décadas por sus pares estadounidenses en cursos supuestamente técnicos pero que, como es bien sabido, tienen invariablemente un trasfondo político que no requiere de mucho esfuerzo para imaginar sus contornos ideológicos. El tercer protagonista de esta gigantesca estafa a la soberanía popular son los principales medios de comunicación del Brasil, cuya vocación golpista y ethos profundamente reaccionario son ampliamente conocidos porque han militado desde siempre en contra de cualquier proyecto de cambio en uno de los países más injustos del planeta.

Al separar a Dilma Rousseff de su cargo (por un plazo máximo de 180 días en el cual el Senado deberá decidir por una mayoría de dos tercios si la acusación en contra de la presidenta se ratifica o no) el interinato presidencial recayó sobre oscuro y mediocre político, un ex aliado del PT convertido en un conspicuo conspirador y, finalmente, infame traidor: Michel Temer. Desgraciadamente, todo hace suponer que en poco tiempo más el Senado convertirá la suspensión temporal en destitución definitiva de la presidenta porque en la votación que la apartó de su cargo los conspiradores obtuvieron 55 votos, uno más de los exigidos para destituirla.Y eso será así pese a que, como Dilma lo reconociera al ser notificada de la decisión senatorial, pudo haber cometido errores pero jamás crímenes. Su límpido historial en esa materia resplandece cuando se lo contrasta con los prontuarios delictivos de sus censores, torvos personajes prefigurados en la Ópera del Malandro de Chico Buarque cuando se burlaba del “malandro oficial, el candidato a a malandro federal, y el malandro con contrato, con corbata y capital”. Ese malandraje hoy gobierna Brasil.

La confabulación de la derecha brasileña contó con el apoyo de Washington -¡imaginen como habría reaccionado la Casa Blanca si algo semejante se hubiera tramado en contra de alguno de sus peones en la región! En su momento Barack Obama envió como embajadora en Brasil a Liliana Ayalde, una experta en promover “golpes blandos” porque antes de asumir su cargo en Brasilia, en el cual se sigue desempeñando, seguramente que de pura casualidad había sido embajadora en Paraguay, en vísperas del derrocamiento “institucional” de Fernando Lugo. Pero el imperio no es omnipotente, y para viabilizar la conspiración reaccionaria en Brasil suscitó la complicidad de varios gobiernos de la región, como el argentino, que definió el ataque que sus amigos brasileños estaban perpetrando en contra de la democracia como un rutinario ejercicio parlamentario y nada más.

En suma, lo ocurrido en Brasil es un durísimo ataque encaminado no sólo a destituir a Dilma sino también a derrocar a un partido, el PT, que no pudo ser derrotado en las urnas, y a abrir las puertas para un procesamiento del ex presidente Lula da Silva que impida su postulación en la próxima elección presidencial. En otros términos, el mensaje que los “malandros” enviaron al pueblo brasileño fue rotundo: ¡no se les vuelva a ocurrir votar a al PT o a una fuerza política como el PT!, porque aunque ustedes prevalezcan en las urnas nosotros lo hacemos en el congreso, la judicatura y en los medios, y nuestro poderío combinado puede mucho más que sus millones de votos.

Grave retroceso para toda América Latina, que se suma al ya experimentado en la Argentina y que obliga a repensar que fue lo que ocurrió, o preguntarnos, en línea con el célebre consejo de Simón Rodríguez, dónde fue que erramos y por qué no inventamos, o inventamos mal. En tiempos oscuros como los que estamos viviendo: guerra frontal contra el gobierno bolivariano en Venezuela, insidiosas campañas de prensa en contra de Evo y Correa, retroceso político en Argentina, conspiración fraudulenta en el Brasil, en tiempos como esos, decíamos, lo peor que podría ocurrir sería que rehusáramos a realizar una profunda autocrítica que impidiera recaer en los mismos desaciertos.

En el caso del Brasil uno de ellos, tal vez el más grave, fue la desmovilización del PT y la desarticulación del movimiento popular que comenzó en los primeros tramos del gobierno de Lula y que, años después, dejaría a Dilma indefensa ante el ataque del malandraje político. El otro, íntimamente vinculado al anterior, fue creer que se podía cambiar Brasil sólo desde los despachos oficiales y sin el respaldo activo, consciente y organizado del campo popular. Si las tentativas golpistas ensayadas en Venezuela (2002), Bolivia (2008) y Ecuador (2010) fueron repelidas fue porque en esos países no se cayó en la ilusión institucionalista que, desgraciadamente, se apoderó del gobierno y del PT desde sus primeros años. Tercer error: haber desalentado el debate y la crítica al interior del partido y del gobierno, apañando en cambio un consignismo facilista que obstruía la visión de los desaciertos e impedía corregirlos antes de que, como se comprobó ahora, el daño fuera irreparable. Por algo Maquiavelo decía que uno de los peores enemigos de la estabilidad de los gobernantes era el nefasto rol de sus consejeros y asesores, siempre dispuestos a adularlos y, por eso mismo, absolutamente incapacitados para alertar de los peligros y acechanzas que aguardaban a lo largo del camino. Ojalá que los traumáticos eventos que se produjeron en Brasil en estos días nos sirvan para aprender estas lecciones.