Alerta en el Sur: El Pentágono instalará bases en la Tierra del Fuego y la Triple Frontera

Justo en el momento en que se intensifica la ofensiva económica, política, diplomática y mediática en la región para sacar de escena a gobiernos progresistas y antiimperialistas, los presidentes de Estados unidos, Barack Obama, y de Argentina, Mauricio Macri “afianzan relaciones militares”

Diversos medios locales argentinos han dado a conocer que tras un “relanzamiento de las relaciones militares” entre EEUU y Argentina, ahora bajo el control de la centro derecha neoliberal representada en Mauricio Macri, el Pentágono prepara la instalación de dos bases militares en territorio argentino: al norte del país, en la Triple Frontera, que comparte con Brasil y Paraguay, y otra al sur, en la ciudad de Ushuaia, capital de la provincia de Tierra del Fuego.

El Ministerio de Defensa argentino, informó a mediados de mayo, que una delegación integrada por el viceministro de Defensa, Ángel Tello, quien asesora al ministro Julio Martínez como secretario de Estrategia y Asuntos Militares,el secretario de Servicios Logísticos para la Defensa y Coordinación en Emergencias, Walter Ceballos, viajó la sede del Pentágono para reunirse Rebecca Chávez, secretaria adjunta de Defensa de EEUU para la región, a fin de dar forma a los puntos en materia de cooperación militar acordados por Macri y Obama durante la visita oficial del mandatario estadounidense a Buenos Aires.

“VOLVER AL MUNDO” E INTERESES COMPARTIDOS

Tras el encuentro, Tello indicó a los medios : “procuramos retomar una instancia política que era habitual en la relación entre Argentina y EEUU. Es parte del objetivo de volver al mundo que fijó el presidente Mauricio Macri”.

Se ha avanzado en recomponer las relaciones bilaterales rotas desde el año 2009″, resaltó Tello y añadió que “en el campo de la defensa hay intereses compartidos en el trabajo y voluntad conjunta en próximas misiones de paz”.

Tello detalló que “a lo largo de las distintas reuniones trabajamos mucho en materia de colaboración frente a emergencias humanitarias y catástrofes naturales, misiones de Paz de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la preocupación de ambos países frente a la amenaza terrorista, la formación de efectivos militares que volverán a participar de cursos apoyados por Estados Unidos después de varios años, y la agenda de la próxima reunión de ministros de defensa del continente en octubre en Trinidad y Tobago”.

DIAMETRALMENTE OPUESTOS

Esta actitud de abrir los brazos a una alianza militar con EEUU, que resulta más estratégica para el norte que para el Sur, es diametralmente opuesta a al que asumió el anterior gobierno progresista. Es necesario recordar que en 2012, la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner impidió la instalación de una base del Comando Sur en la provincia de Chaco argentino, anulando un convenio que el gobernador Jorge Capitanich, suscribió con representantes diplomáticos y militares estadounidenses, para supuestamente establecer un centro de ayuda humanitaria a fin de enfrentar catástrofes naturales o epidemias.

El actual gobierno argentino se ha manifestado satisfecho con este reimpulso de relaciones entre la Casa Rosada y el Pentágono pues permitirá el “ reequipamiento y promoción de intereses compartidos en el campo de la defensa, y una apertura a grandes posibilidades de trabajo conjunto”.

De este modo, se contempla la edificación de una base militar logística en Ushuaia para la operación de buques y aviones destinados a “estudios científicos” en el denominado Polo Logístico Antártico.

Sin embargo, analistas han señalado que desde esa zona cercana a la Antártida, pueden controlarse geoestratégicamente las rutas de interconexión intercontinental entre África y América y los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. Por tanto, el interés probablemente no sea científico sino más bien militar, sin considerar que el área también representa parte de la más grande reserva de agua congelada del planeta.

Además de compartir información meteorológica y satelital, sin duda esta infraestructura tiene características de un centro de movilidad estratégica para una eventual movilización de tropas marítima y aérea.

Según declaró el mismo Tello, “acordamos estudiar la transferencia de alguno de los buques de desembarco de blindados que la Armada estadounidense o el cuerpo de marines ya hayan dado de baja; se trata de buques que más allá de sus características bélicas facilitan el traslado y desembarco de entre 30.000 y 40.000 toneladas de carga”.

“Respecto de la participación argentina en las misiones de Paz coordinadas por la ONU, EEUU está dispuesto a prestar apoyo logístico a la Argentina que ya asumió el compromiso junto a Chile de desplegar la fuerza binacional ‘Cruz Del Sur’ para la fase final de la pacificación de Colombia donde por ahora el objetivo sería enviar efectivos que actúen como veedores del desarme y desminado aunque todo eso está atado a la forma que adquiera el tratado final entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)”, que se negocia desde hace más de tres años en Cuba”, agregó el viceministro y asesor.

CERCO EN EL SUR

Con estas dos bases, EEUU aumenta su presencia en Suramérica, donde ya cuenta virtualmente con 11 bases o puestos militares en Colombia, lo que reforzaría su hegemonía militar en el Continente al sumar las instalaciones con las que cuenta en Centroamérica y el Caribe. Ya la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) tiene una base en las islas Malvinas, donde el Reino Unido tiene planes incluso de usar submarinos nucleares, lo que ha generado gran polémica.

Con la base en la Triple Frontera, la intención es tener bajo control el acuífero Guaraní, la reserva de agua potable más significativa de la tierra. Activistas en contra de las bases militares estadounidenses en Argentina, han advertido que no se descarta que insistan, con esta “nueva hermandad”, en retomar el proyecto de Chaco, con lo que serían ya tres puntos de “cooperación militar” con posible presencia de tropas y personal estadounidenses.

La base de Ushuaia solo distará una hora y 45 minutos de Puerto Williams, en Chile a una hora y 45 minutos, cruzando el Canal Beagle a 30 millas náuticas, es decir unos 55 kilómetros, reseñó el portal Rosarionet, que indicó en la misma nota que se espera un pronunciamiento del gobierno chileno al respecto.

En recientes declaraciones a la multiestatal Telesur, Elsa Bruzzone, del Centro de Militantes para la Democracia Argentina (CEMIDA), alertó que “la Antártida es la mayor reserva de agua dulce congelada en el mundo. Justamente en ese sector es donde nos disputamos soberanía Argentina, Chile y Gran Bretaña. En la Península Antártica se encuentran los mayores yacimientos de hidrocarburos de la región y hay minerales altamente estratégicos que son indispensables para la industria militar y la aeroespacial. El objetivo de EEUU es obtener el control de todos nuestros recursos naturales”.

El imperialismo conoce que, como lo han advertido numerosos analistas, si las guerras de hoy son por petróleo, en menos de un siglo, lo serán por el agua potable, recurso que se torna cada vez más escaso a consecuencia de la contaminación industrial y del cambio climático.

RECOLONIZAR

El imperialismo estadounidense revive con Obama, la Doctrina Monroe que consideró a América Latina y el caribe “su patio trasero”. EEUU busca no sólo el saqueo de los recursos energéticos, minerales y de biodiversidad, sino además minimizar la actuación de movimientos sociales que puedan generar cambios contrahegemónicos como los que se han producido en la región tras el inicio de la revolución Bolivariana, en 1998, con el comandante Hugo Chávez a la cabeza de un proceso de liberación continental, que tuvo su época de esplendor con al creación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Petrocaribe, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños (CELAC), que hoy se encuentra en peligro con la contraofensiva neoliberal y el Decreto de Obama sobre Venezuela.

Estrechar vínculos con gobiernos de derecha que resurgen en Brasil y Argentina, permitirá al Pentágono crear nuevas instalaciones o recuperar y repotenciar las que se encuentran en desuso para garantizar la presencia de tropas estadounidenses en prácticamente todo el hemisferio, lo que le garantizaría recursos y posiciones estratégicas para literalmente dominar el mundo.

T/Modaira Rubio
F/Archivo
I/Loayza

 

Este contenido ha sido publicado originalmente Correo del Orinoco GBV, 31  de mayo  de 2016 en el siguiente enlace: http://www.correodelorinoco.gob.ve/tema-dia/pentagono-instalara-bases-tierra-fuego-y-triple-frontera/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s