“Unidad, programa político común e integración, claves de nuestro triunfo y de nuestro futuro”

Entrevista a Francisco Delgado, Coordinador del área Sudamérica en el Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba

 

Por Katu Arconada

¿Como ves la situación política del continente tras las derrotas electorales de la izquierda en Argentina, Venezuela y Bolivia (de distintos tonos y matices, pero derrotas, al fin y al cabo), y el golpe en Brasil?

Empezaría por decir que es necesario elevar la moral de la gente, de la izquierda en general, que, en esta lucha, inevitablemente de largo plazo, a veces se sufren derrotas, pero nuestro horizonte es de una región, a la que Martí llamó Nuestra América, donde finalmente triunfará la justicia social, la igualdad de oportunidades y la solidaridad entre los seres humanos, por solo citar algunos de los más nobles valores compartidos por todos.
Sobre tu pregunta concreta, debemos admitir que atravesamos por una situación pienso yo que coyuntural, de avance de las derechas locales. Sin embargo, esta viene a decirnos que gobernará mejor y con más ética, cuando cualquiera medianamente informado sabe que son un remedo de aquel neoliberalismo de los años 70 al 90 del siglo pasado; fíjate que algunas de las condiciones que en aquel período les permitió vendernos la idea de que serían exitosos, sencillamente hoy no existen. Como no soy economista solo te mencionó dos de ellas bastante obvias: el mundo no está para asimilar un aumento de nuestras exportaciones, de lo que da fe la conocida caída de los precios de las commodities, Y tampoco abundan los capitales ansiosos de invertir en estas tierras. ¿De dónde sacaran las divisas abundantes prometidas?, ¿de más endeudamiento?

¿Qué más ética nos prometen? basta repetir lo que con toda lógica decía el otro día un líder social brasileño, refiriéndose al gobierno provisional en su país, cuando calificaba a las nuevas autoridades de ser un grupo de malhechores que usurparon el gobierno, sin límites morales y con muy bajos estándares de instrucción o preparación. Francamente es un desastre de corto plazo lo que les espera.
Yo agregaría que no es lo mismo ser pobre que empobrecerse, recordando la máxima de la política. Hay que preguntarse cómo lidiarán con millones de personas que regresarán a la pobreza a partir del colosal y atropellado proceso de redistribución de la riqueza, en una nueva vuelta de descarada concentración de está a favor de las grandes trasnacionales. Quizás crean en la viabilidad a estas alturas del siglo XXI de una suerte de neo fascismo altamente represivo, ¿A dónde irá a parar todo esto?

¿Tenían razón los agoreros del fin del ciclo progresista?

Lo primero que debe decirse para ajustarnos al término de ciclo, es que no se puede decretar el fin de este si no existe una alternativa que le sustituya; es lógica elemental. Por otro lado, quienes defienden esta tesis, vaya Ud. a saber conque fines, parecen obviar la dialéctica de la política y de la sociedad, es como si vieran la realidad como una fotografía sin entender que se trata de una película en constante y dinámico movimiento. Yo tengo confianza y mucha esperanza en la insurgencia de los pueblos latinoamericanos que más allá de errores, limitaciones o avances para algunos insuficientes, han conocido por primera vez, como es el caso de Bolivia, lo que es emanciparse por sus propios esfuerzos, que adquirieron niveles inéditos de dignidad y creen en la necesidad de defender la soberanía y el proceso de genuina integración nuestro americano.

¿Cuál es la situación de Brasil, qué acontecimientos podemos esperar en los próximos meses, y como va a afectar esto a la coyuntura política continental?

El proceso de destitución de la presidenta Dilma, ni siquiera ajustado formalmente a las leyes de su país, ha provocado un clima de creciente ingobernabilidad que no permite avizorar ningún final positivo para su pueblo.

Para procesar a la presidenta, víctima de un golpe legislativo, tuvieron que organizar una “cuadrilla”, término del código penal brasileño que alude a delincuentes, en este caso sin moral ni escrúpulos, totalmente subordinados a los dictados de Washington. El proceso en sí mismo está lleno de arbitrariedades, basado en supuestas ilegalidades imposibles de demostrar, que develan una trama donde predomina la mentira y espurios propósitos políticos.

Súmese a lo anterior el desenfreno de las políticas que el interino Temer anunció, por ejemplo, la entrega a las grandes corporaciones extranjeras de las abundantes reservas petrolíferas de la zona atlántica conocida como presal, o la enajenación a favor de manos foráneas de miles de hectáreas de tierra, todo lo cual provoca un coctel realmente explosivo en lo social de difícil pronóstico.

Más importante aún es la capacidad organizativa de los combativos movimientos sociales brasileños, de la propia izquierda política con una gran tradición de lucha, que si logran articularse y unirse tiene inmensas posibilidades de capitalizar el descontento y el rechazo a los golpistas.

El abanico de posibilidades para salir de este atentado a la democracia brasileña resulta variado, sin excluir desde luego el regreso de Dilma, ante las dudas que han hecho público algunos de los senadores que antes habían habilitado el proceso. Seremos testigos en las próximas semanas de una guerra de nervios, de presiones de todo tipo contra los senadores dubitativos, de elevada incertidumbre y muy probablemente del ocaso político de un partido como el PMBD, cuyo rol se limita al parecer al de instrumento para el golpe, dado que las informaciones disponibles apuntan a que toda esta jugada está concebida para que el PSDB entre a Planalto a pesar de haber perdido las elecciones en el 2014.

¿Qué enseñanzas podemos extraer de la victoria de Macri en Argentina? Esta victoria es, al fin y al cabo, la única derrota de un gobierno progresista en las urnas en 15 años.

Más allá de errores cometidos por estos compañeros, que creo les toca a ellos dilucidar, lo cierto es que estas elecciones fueron una gran estafa, un gran fraude contra la voluntad soberana y la capacidad de discernimiento de al menos la mitad de los electores de este hermano país. Alguien calificó a estas elecciones como la “no campaña electoral” de la derecha vernácula, bajo el slogan de la “revolución de la alegría”; poco faltó que Macri prometiera un decreto de “necesidad y urgencia” (así se denomina allí) para que todos seamos felices sobre la faz de la tierra. No voy a hablar aquí del papel de los grandes medios, locales e internacionales, es asunto bastante conocido y en todo caso hicieron su trabajo al servicio de los intereses apátridas y entreguistas.

Hay un trabajo muy interesante de Atilio Borón donde apunta que su país se encamina rápidamente a convertirse en una semi-colonia del Imperio, y yo agrego que objeto del desborde de las corporaciones del agro negocio y la energía, sin olvidar las reservas de agua potable y otras riquezas que Macri ha dispuesto para ser saqueadas lo antes posible.

Quiero en este punto añadir una observación que tiene que ver con los tiempos políticos. Al parecer estos sectores de “lumpenburguesía decadente” tienen la convicción de que una nueva fase de despojo tiene escasa o nula legitimidad, mucho menos posibilidades de éxito en el mediano plazo; de allí la forma “aluvional” en que aplican estas decisiones, como si creyeran que tal vez en menos de un año o dos su proyecto entrará en bancarrota y será debidamente barrido.

Aclaro el término de “lumpenburguesía decadente” para que se entienda mejor la calidad de nuestros adversarios. El concepto, como conoces, se ha utilizado en el pasado y viene muy bien al caso. La mayoría de los personajes que integran el gobierno federal deben sus riquezas a fuentes mal habidas, como el lavado de dinero, la evasión sistemática de impuestos y otras formas de delito financiero. La decadencia ética es total, por ejemplo, se sabe que Mauricio Macri tiene más de 200 causas judiciales abiertas, en espera de que pierda su actual inmunidad o que alguna vez se transforme la justicia de su país.

Por último, reitero el papel que las organizaciones populares argentinas pueden jugar. De todas las variantes de la política que el Imperio y las oligarquías locales han podido controlar, sólo esta se les escapa de las manos. Podrán corromper a algún líder sindical o social puntual, la USAID y otras agencias imperiales son muy activas en estos trajines, sin embargo, no pueden acallar el clamor reivindicativo y de resistencia de las bases organizadas, que están siendo arrastradas en muy poco tiempo a la pobreza, gracias a los “tarifazos” de los servicios vitales, la postración por estanflación a la que se encamina a tropel la economía argentina y las otras consecuencias de estas recetas neoliberales.

¿Cómo afecta la guerra económica y mediática contra Venezuela al ciclo progresista?

La guerra en sus diversas modalidades contra la Revolución bolivariana se recrudeció, sobre todo tras la desaparición física del Comandante Chávez. El imperio y sus secuaces locales asumieron que sin ese extraordinario liderazgo todo se vendría abajo en poco tiempo. Evidentemente subestimaron el arraigo del chavismo en las masas populares, es decir del desarrollo de una conciencia o identidad política constituida por ideas y sentimientos que perduran a pesar de las mayores adversidades, a pesar de los reveses o la hostilidad de sus enemigos. En la historia universal esto suele ser un poderoso obstáculo para los imperios.
El imperialismo parece prepararse para una intervención militar ante la incapacidad de implementar exitosamente sus planes de subversión para derrotar a la Revolución. Basta revisar los argumentos o proyecciones del llamado “Venezuela Freedom 2” documento elaborado por el Comando Sur de los Estados Unidos, o remitirnos al Decreto de Obama que declaró sorprendentemente que la patria de Bolívar era una amenaza extraordinaria a la seguridad de su país. Todavía hay mucha gente que no sale del asombro cuando se enteran de semejante despropósito, que tiene como uno de sus objetivos generar un clima de rechazo, desprestigio y aislamiento internacional de Venezuela.

Observando con detenimiento la ruta crítica en la que se despliegan estos planes, parece que estamos en una fase de agudización de la campaña mediática y de aislamiento político a nivel internacional. El episodio de la reunión de la OEA, donde se trató de condenar infructuosamente a Caracas, no es más que una parte de este perverso guión.

Todos debemos tener claro, sin un ápice de dudas, que la suerte de los revolucionarios venezolanos es la nuestra, lo digo en el más amplio sentido latinoamericano y caribeño. En ello incluyo no solo a los gobiernos progresistas, sino también a todos los pueblos de la región, que estoy seguro no toleraran en pleno siglo XXI una nueva derrota simbólica de Bolívar.

Aunque es conocido, siempre es oportuno reiterar la solidaridad de mi país para con Venezuela y con el gobierno del primer presidente obrero, Nicolás Maduro. Hemos apoyado y seguiremos apoyando los planes sociales que los bolivarianos impulsaron y que transformaron ese país; médicos, maestros, instructores de arte y constructores cubanos estuvieron y se mantendrán allí hasta que el pueblo y las legítimas autoridades venezolanas así lo dispongan.
Aclaro este extremo porque hay quien se confundió cuando creyó que al iniciarse el proceso de restablecimiento de relaciones de Cuba con los Estados Unidos abandonaríamos a nuestros hermanos venezolanos, que bien se ve que no nos conocen en lo absoluto, que los principios no se negocian y que el apego a ellos explica en buena medida la existencia misma de la Revolución cubana.

¿En qué medida la derrota en el referéndum del 21 de febrero en Bolivia nos cuestiona la importancia de los liderazgos en los procesos de izquierda y/o nacional-populares?

El tema de los liderazgos “fundacionales” es muy complejo. Parte de nuestras propias raíces hispanas, el famoso papel del individuo en la historia y sus condicionantes culturales y un largo etc. Por todo lo anterior no se puede tomar a la ligera el asunto, mucho menos dejarnos llevar por supuestas normas de conducta política universales que hablan de la alternancia, de no eternizar a una persona al frente de determinadas responsabilidades, como si esto fuera posible simplemente porque nadie es eterno.

Una solución de largo plazo de este asunto está estrechamente vinculada a la madurez alcanzada por los procesos políticos y quizás no tanto a la valía personal de los dirigentes, aunque lógicamente esto también influye y mucho. Observa como los cubanos ahora estamos estableciendo períodos delimitados para ocupar ciertos cargos, incluido la máxima autoridad del Estado.

No hay una respuesta única y debemos ser cuidadosos a la hora de juzgar o sugerir como deben actuar los revolucionarios; en todo caso en la práctica política, la historia y las necesidades coyunturales y de largo plazo de cada proceso están las respuestas a este asunto.

¿Qué papel juega el imperialismo en estas derrotas electorales?

No cabe la menor duda que todos estos planes desestabilizadores, guerras económicas o de cuarta generación, subversión o golpes blandos (esto último es un contra sentido) conforman una estrategia de recuperación de la hegemonía imperial cuestionada. Nosotros la denominamos como “contraofensiva del imperialismo y las oligarquías locales” que son utilizadas para reiniciar un nuevo período de saqueo de nuestras riquezas, dejándole las trasnacionales algunas migajas a cambio de sus favores apátridas. Emplean según el caso la denominada directiva TC 1801 del 2010, emitida por el Ministerio de Guerra Imperial (el Pentágono) donde describen un recetario de acciones de subversión, desgaste y posterior ocupación de un determinado país. La han utilizado en Europa, por ejemplo, Ucrania y más recientemente en Venezuela como ya te expliqué. Otro ejemplo es la extraordinaria coordinación de los grandes medios de comunicación al servicio del imperialismo, que elaboran un relato único presentado en tiempo real, en sus inicios modificando en parte los hechos narrados y luego de forma creciente simplemente mintiendo, como se dice, en esta suerte de guerra que nos han impuesto y como suele ocurrir, la primera víctima es la verdad.

En una mirada hacia adelante, ¿qué desafíos encuentran los gobiernos progresistas y las fuerzas de izquierda en esta nueva etapa en la que parece que entra la región?

Muchos de los problemas, yo diría que la mayoría de los retos que tenemos por delante, los que ya hemos avizorado y los que vendrán después, pueden enfrentarse únicamente con la mayor unidad posible de nuestras organizaciones, fuerzas y espacios de articulación política como el Foro de San Pablo, ejemplo para el resto del mundo. Así que esta debería ser la tarea central y permanente.

La unidad ciertamente depende de nuestra voluntad política, pero la existencia de un programa político en nuestras organizaciones se constituye en un excelente vehículo unitario. Ese programa político debe ser la síntesis de nuestros valores, que identifique meridianamente que realidad queremos transformar, que establezca cuales serán esos cambios y con qué instrumento político se impulsaran.

No debe confundirse el programa político con un proyecto electoral. Por definición el primero es de largo plazo, más estratégico en el sentido estricto del término; mediante este podemos convocar a la mayor cantidad de personas y evitar enfrentamientos intestinos por cargos efímeros, convirtiendo nuestra lucha en un esfuerzo realmente colectivo y duradero.

Reitero, no importan las tareas, ni las exigencias ni la agresividad de nuestros adversarios, la unidad y la integración nuestramericana contienen la clave de nuestro triunfo y de nuestro futuro como naciones soberanas e independientes. En este punto insistir que esa integración y que la consolidación de la CELAC en particular, son objetivos estratégicos para la izquierda.

Por último, una mirada a Cuba. ¿Qué balance haces del VII Congreso del PCC? ¿Cómo va a afrontar Cuba tanto la nueva etapa tanto de reformas económicas como de nueva fase de sus relaciones con EEUU?

Lo primero que hay que dejar sentado es que el VII Congreso del Partido ratificó la decisión de continuar construyendo el socialismo en Cuba.

Este socialismo se describe como prospero, sostenible y democrático. Lógicamente fue una continuidad del VI Congreso, al evaluar la implementación de los Lineamientos de la política económica y social del Partido y el Estado. Se reiteró que las misiones fundamentales del Partido serán el desarrollo de la economía nacional, junto a la lucha por la paz, la unidad y la firmeza ideológica.

El conclave revisó y decidió someter a debate público con toda la militancia y otros sectores de las organizaciones sociales, dos documentos que conceptualizan el modelo económico y social y establecen los parámetros para un plan de desarrollo de aquí al 2030.

Aunque ambos materiales son esencialmente políticos, no hay una alusión directa al modelo o sistema político cubano; obviamente es perfectible, pero no nos proponemos modificarlo.

Vale aclarar que mantenemos la convicción sobre la necesidad histórica de un partido único en nuestro país, por solo mencionarte uno de los temas que suelen generar más dudas o polémica en el exterior. Al respecto se pueden decir muchas cosas, solo te recuerdo que esta idea la enarboló y desarrolló José Martí cuando fundó el Partido Revolucionario Cubano a fines del siglo XIX, con el objetivo de unir a todos los compatriotas para desarrollar la “guerra necesaria”, que procuraba no solo independizarnos de España sino de impedir a tiempo que los Estados Unidos se expandieran, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América; estoy parafraseando el concepto martiano que en rigor mantiene absoluta vigencia en tanto la lucha política a la que hoy estamos convocados sigue siendo, como entonces, por garantizar nuestra soberanía y derrotar los nuevos anexionismos que hoy nos quieren imponer y que intentan camuflajearse tras la fachada de nuevas organizaciones políticas que se hacen llamar “oposición leal”, realmente tan contrarrevolucionarias como las tradicionales.

Las relaciones con los Estados Unidos son un proceso largo y complejo; observa que no utilizo la palabra normalización porque, hasta donde conozco, ellos no tienen relaciones normales con nadie. Sin restarle un ápice de importancia y complejidad debe decirse que este asunto como cualquier otra política está subordinada al enunciado con el que abrí la respuesta a esta pregunta, es decir, nuestro objetivo central es continuar construyendo el socialismo en Cuba; obviamente si mediante la normalización o como quieras llamarlo desaparece el bloqueo y tenemos un vecino que actúa con mayor civilidad, las posibilidades de lograr ese objetivo son mayores.

No obstante, lo anterior, debo decirte enfáticamente que nosotros seguiremos nuestra senda socialista, con bloqueo o sin bloqueo y que este debe ser eliminado como preámbulo para hablar realmente de normalización; asimismo deben devolvernos el territorio que ahora ocupan ilegalmente en Guantánamo, la única base militar en el mundo que opera contra la voluntad del gobierno y el pueblo donde está enclavada.
Estamos claros de que los desafíos son enormes y estamos conscientes que muchos esperan de nosotros el éxito en estos empeños. Al respecto quiero cerrar esta entrevista recordando lo que nos decía el compañero Fidel el día que se clausuró el VII Congreso: “A los hermanos de América Latina y el mundo debemos trasmitirles que Cuba vencerá.”

*Entrevista realizada en La Paz para el semanario boliviano La Época.

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur, el 21 de junio de 2016 en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/bloggers/Unidad-programa-politico-comun-e-integracion-claves-de-nuestro-triunfo-y-de-nuestro-futuro-20160621-0002.html

Foro de Sao Paulo debatirá sobre protección del medioambiente

En contexto
  • La edición 22 del Foro de Sao Paulo se hará desde este jueves 23 hasta el domingo 26 en San Salvador.
  • Allí la izquierda latinoamericana y caribeña así como invitados de Europa, Asia, África y Estados Unidos analizarán los avances de la izquierda en sus luchas a favor de la justicia social y contra el capitalismo y el imperialismo desde su creación en 1990 por iniciativa del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, y el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.
  • En encuentros anteriores del foro se ha hablado del tema de la protección al medio ambiente: en el V Encuentro se hizo un Taller sobre Medio Ambiente y Desarrollo y en el VI el FMLN organizó “Compañero Chico Mendes, seguimos luchando por la vida”, en memoria al gran luchador socio ambiental defensor del Amazonas.

Las delegaciones definirán en El Salvador estrategias para enfrentar el cambio climático.

En el XXII Encuentro del Foro de Sao Paulo (FSP), que comienza este jueves 23 de junio en El Salvador, uno de los temas centrales para los debates será el de la protección del medio ambiente en los países de América Latina.

El evento del primer Diálogo Internacional sobre este tema se denomina Hacia el Buen Vivir por la sustentabilidad Ambiental: Los Pueblos Unidos Vencerán.

La actividad tiene el objetivo de analizar la situación crítica que viven los países en relación con el medio ambiente para así llegar a acuerdos entre las delegaciones que permitan hacer frente al cambio climático.

La información fue suministrada por la secretaria de Medio Ambiente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Lety Méndez, en declaraciones a Prensa Latina.

“Para la izquierda latinoamericana y caribeña la protección del medio ambiente tiene gran importancia dada la grave situación de desequilibrio ecológico y cambio climático en cuya base está el orden económico mundial capitalista y el modelo neoliberal”, dijo.

Ante esta situación los movimientos revolucionarios y partidos políticos de izquierda integrantes del Foro de Sao Paulo tienen plena conciencia de que para lograr una nueva sociedad urge derrotar el capitalismo y su modelo neoliberal, agregó.

Con este primer diálogo se pretende retomar en la agenda del FSP este tema como impostergable y asegurar que quede plasmado en los compromisos finales.

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur, el 21 de junio de 2016 en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/news/Foro-de-Sao-Paulo-debatira-sobre-proteccion-del-medioambiente-20160621-0013.html

 

El Foro de Sao Paulo y la transformación necesaria

http://www.telesurtv.net/bloggers/El-Foro-de-Sao-Paulo-y-la-transformacion-necesaria-20160611-0003.html

En unos días dará inicio el XXII Encuentro del Foro de Sao Paulo en San Salvador, El Salvador, donde el FMLN, en el gobierno, será el anfitrión de este evento. El momento histórico es particularmente complejo, y demanda que al final nos encontremos con más determinaciones que declaraciones, así como una idea clara de cómo sentar las bases para la defensa de todo lo conquistado por nuestros pueblos, y un planteamiento serio para pasar a la ofensiva.

Las características particulares de cada país ya constituyen un gran obstáculo a salvar, pero la carencia de una estrategia regional como organismo integrador de partidos políticos, ha ido minando la fortaleza del foro, que necesita repasar cuidadosamente su papel en la historia. El auge de los pueblos de las dos últimas décadas, que alcanzó el control de varios gobiernos en la región, no se tradujo necesariamente en mayor fuerza para el FSP, especialmente por la división entre países donde somos el oficialismo y otros donde somos oposición.

La necesidad de los partidos en el gobierno de coexistir con estados dominados por oligarquías salvajes, y el imperio, nos arrastró a una visión coyuntural que, en última instancia, ha demostrado jugar contra nuestros intereses comunes, y ha servido de alguna forma para cerrar frentes de batalla necesarios para mantener un balance estratégico, urgente para quitar el peso brutal de la agresión de la derecha imperial que hoy marchita los anhelos que hace apenas cinco años nos llenaban el espíritu.

La amenaza de la agresión imperial se extiende por todos lados y apunta a los eslabones más fuertes del FSP, de varias formas, mientras nosotros no tenemos una comprensión mediana de todo el contexto más allá de nuestras “verdades” locales. Entender que se requiere un planteamiento regional para librar la guerra es imprescindible, como lo es el entender que los frentes de batalla en los que consideramos países “secundarios”, pueden ser decisivos para nuestro futuro.

La tristemente célebre “bandera” de la anticorrupción pasó en poco tiempo a convertirse en una verdadera pesadilla para todos, luego de que surgiera en los laboratorios “distantes” de Guatemala y Honduras. El imperio ha aprovechado ampliamente su control hegemónico en todos nuestros países para despertar el repudio de la sociedad a lo que llaman “el flagelo que nos separa de la felicidad”. Irónicamente, aunque nuestra posición ha sido históricamente contra la corrupción, no somos capaces de desmarcarnos a tiempo, de notar la diferencia entre nuestra lucha y las artimañas del enemigo, y terminamos enredados en las turbias corrientes de la legalidad burguesa, aferrados a ella hasta morir como peces fuera del agua.

El Che Guevara proclamó la necesidad de “abrir uno, dos, tres, tantos Vietnam como fuera posible”, pero después de los años ochenta parece que olvidamos el profundo significado de aquellas palabras. Hoy el imperio parece haber tomado en serio aquel genial planteamiento, y nos pone a prueba en todas partes, en un proceso de aniquilación que nos ha dejado pasmados, muchas veces adivinando que es lo que debemos hacer, y en semanas nos hacen convulsionar.

Hacer una relación de todas las observaciones que podríamos formular no viene al caso, pues eso debe dejarse a la discusión interna. Si es pertinente plantear ideas de hagan recobrar fortaleza al Foro de Sao Paulo como entidad, lo que seguramente se traducirá en mayor vigor para sus partidos miembros y las luchas que estos libran junto a sus pueblos por la conquista de un mundo mejor. El FSP está llamado a ser un protagonista político en nuestra región, y para ello necesita tomar decisiones.

El Foro de Sao Paulo es una organización de partidos y organizaciones políticas; el objetivo de todas esas organizaciones es y debe ser, conquistar el poder y construir sociedades alternativas, anticapitalistas y anti neoliberales. Sin importar cuan modesto sea el alcance o la capacidad de un miembro, una condición esencial para su participación en el foro debería ser su trabajo constante por el crecimiento y la construcción de opciones para convertirse en una fuerza decisiva para su pueblo.

La lucha de todos los miembros debe interesarse en las agendas de los movimientos sociales, y sus partidos miembros deberían actuar como entes para fortalecer las luchas reivindicadoras de los diferentes sectores, pero nunca convertirse en ellos. Hacer eso solo debilita las luchas, y el exponer uno de los eslabones de la cadena revolucionaria, pone en riesgo a todos los demás. Las luchas de los movimientos sociales son más sectoriales y permanentes, mientras la lucha de los partidos políticos debe ser estratégica y permanente, por el poder siempre.

El Foro de Sao Paulo, debe considerar la posibilidad de tener una comisión permanente, que sirva de manera efectiva y real para propósitos de defensa de los procesos revolucionarios continentales, y tener presencia en todos aquellos escenarios donde políticamente es necesario hacer un balance geoestratégico en respuesta contundente al planteamiento imperial. Todos los partidos políticos miembros del FSP deben estar en el frente de batalla de cualquiera de sus miembros. Claro está con mucha inteligencia y audacia.

El comandante Hugo Chávez planteó acertadamente la necesidad de integrar la V Internacional. El Foro de Sao Paulo debería retomar la inquietud del líder bolivariano, pues queda claro que el pensamiento revolucionario, aunque abundante, carece de vida orgánica, lo que constituye una debilidad estructural para una lucha que a estas alturas debería ser sumamente coherente estar siempre en busca de lo que el vicepresidente boliviano, Álvaro Garcia Linera, llama “punto de bifurcación”.

El mundo no podrá cambiar mientras el capitalismo neoliberal controle ideológicamente el mundo, así la misión que nos lleva a salvar el planeta, terminar con el patriarcado, reivindicar a los jóvenes, generar igualdad, etcétera, implica necesariamente derrotar completamente y reemplazar hegemónicamente lo que hoy tenemos. Mientras tanto, el mundo seguirá funcionando bajo la lógica del gran capital y las endemoniadas formas que necesita para reproducirse.

En suma, la tarea que tiene por delante este importante organismo de Partidos Políticos es muy grande, pero cuenta con los elementos básicos para asumirla. Quizá es el momento de que toda América Latina y el Caribe retomen como objetivo fundamental de su lucha el ideal bolivariano y morazánico de la unión de todos nuestros pueblos en una patria grande; que nuestros hijos crezcan con el anhelo de ser uno solo ya sería un paso esperanzador.

Colombia: el último día de la guerra

Por Juan Manuel Karg

En medio de nuevas y profundas convulsiones políticas y económicas en la región, el acuerdo de cese al fuego bilateral entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC-EP es una noticia de trascendental importancia para América Latina y el Caribe. Se trata, ni más ni menos, que el fin de un conflicto social y político que durante más de cinco décadas modificó el día a día de millones de colombianos. Con la firma del punto relativo al fin del conflicto armado no sólo gana Colombia, sino toda la región, que decidió declararse “zona de paz” durante la cumbre CELAC de 2014.

El gran perdedor tiene nombre y apellido: Álvaro Uribe Vélez. El ex presidente colombiano intentó boicotear una y otra vez la mesa de negociaciones en La Habana. Incluso saboreó el inicio del fin del proceso de paz cuando su delfín, Zuluaga, llegó a la segunda vuelta presidencial aventajando a Santos, en 2014. Pero Uribe, bajo otro nombre, perdió aquel ballotage. Aquella fue su primera derrota contundente. La segunda, ésta que tiene lugar ahora, mientras buena parte de su círculo íntimo -incluído su hermano- está preso por presunta vinculación con el narcotráfico.

Entre los triunfadores están el gobierno de Juan Manuel Santos y las propias FARC, por el esfuerzo conjunto desplegado en La Habana ante algunas presiones internacionales que, con perfil más bajo que Uribe, intentaban jaquear el proceso de paz. Pero en lo interno, sobre todo, gana el pueblo colombiano, quien aún sigue intentando poder hacer política sin el temor de perecer en el intento.

 Gana el pueblo colombiano, quien aún sigue intentando poder hacer política sin el temor de perecer en el intento

Los más de 120 asesinatos en los últimos 4 años a integrantes del espacio político Marcha Patriótica, que patrocina la defensora de DDHH Piedad Córdoba, grafican las complejidades que hasta hoy existen en Colombia en relación a un derecho tan simple -y elemental- como el “hacer política”. El “último día de la guerra” deberá precisamente aportar los elementos jurídicos y políticos para garantizar, de aquí en más, la libre participación ciudadana en la configuración política del país.

Por último, hay que destacar el rol de Cuba y Venezuela en este desenlace. En febrero de este año, durante su encuentro con el Patriarca ruso Kirill en La Habana, el Papa Francisco lanzó una sugestiva frase destinada a Raúl Castro: “si se continúa con esta disponibilidad activa, Cuba podría ser la capital de la unidad”. La fuerte predisposición de La Habana para ser sede de los diálogos también muestra su rol activo en la política regional, hecho que obligó a EEUU a darse otra política en relación a la isla. Por otra parte, tres años después de su fallecimiento, se puede ver que la política de Hugo Chávez en relación a Colombia también da sus frutos, visto y considerando que fue el primer Jefe de Estado de la región preocupado por el tema en la última década. En momentos donde Venezuela aparece asediado desde diversos ángulos -diplomático, periodístico y con un bloqueo financiero en curso que le impide tomar líneas de crédito- hay que cuantificar el esfuerzo del país caribeño en lograr una solución en relación a su país vecino.

Colombia tiene un motivo para celebrar. América Latina también

El último día de guerra en Colombia es, en definitiva, una noticia “bálsamo” en medio de un escenario general de dificultades para la región. El desafío será avanzar ahora en la desmovilización efectiva de sectores del paramilitarismo, garantizando además que la otra mesa de negociación en curso -ELN/Santos- también se encamine a un resultado similar. Y además lograr que el cese al fuego bilateral también encamine a una verdadera apertura política, garantizando la libre participación de los diferentes sectores de la sociedad colombiana en la política cotidiana del país.

Si Uribe y los apologistas del conflicto armado están disconformes, hablamos de una noticia que es de relevancia notoria para toda la región. Colombia tiene un motivo para celebrar. América Latina también.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.
Este contenido ha sido publicado originalmente por RT Actualidad, el 21 de junio de 2016 en el siguiente enlace: https://actualidad.rt.com/opinion/juan-manuel-karg/211057-colombia-ultimo-dia-guerra

 

 

Universitarios respaldan lucha magisterial; piden la renuncia de Nuño

Ciudad de México. Más de un millar de universitarios, particularmente estudiantes, manifestaron su respaldo total a la lucha de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) contra la reforma educativa, y exigieron detener la represión gubernamental contra el magisterio, que el gobierno federal instale una mesa de diálogo con los docentes y la renuncia del titular de la Secretaria de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer.

Alrededor de mil 400 alumnos y algunos maestros de las universidades Nacional Autónoma de México, Autónoma Metropolitana, Autónoma de la Ciudad de México, del Instituto Politécnico Nacional, de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, entre otras casas de estudios se congregaron en Las Islas de Ciudad Universitaria de la UNAM para participar en la llamada “mega asamblea”, donde se definen una serie de acciones de apoyo al magisterio disidente.

En este marco, los universitarios censuraron la “represión” por parte de elementos de la Policía Federal (quienes habrían accionado armas de fuego) y uniformados estatales durante el enfrentamiento contra miembros y simpatizantes de la CNTE el domingo pasado en varias comunidades de Oaxaca, particularmente en Nochixtlán, hechos que dejaron ocho civiles muertos.

La “mega asamblea” inició al filo de las 5 de la tarde y concluyó poco antes de las 10 de la noche. Por el momento los jóvenes han aprobado varios posicionamientos y acciones en apoyo al magisterio.

Acordaron demandar el cese a la represión contra el magisterio, la libertad de los presos políticos tanto de la CNTE como de otras organizaciones, apoyo total a todas las acciones convocadas por el profesorado, realizar brigadeos informativos y reforzar el plantón que los docentes mantienen desde hace varios días en la Ciudadela.

Asimismo, informaron que el lunes 27 de este mes acudirán por la mañana a las instalaciones de Radio UNAM para exigir que se les abra un espacio al aire y dar a conocer un pronunciamiento de apoyo al magisterio, el miércoles 29 irán a las 4 de la tarde a TV UNAM a demandar lo propio. También en lunes se planea realizar una velada en el plantón de la Ciudadela –previo acuerdo con la CNTE—de 6 de la tarde a 11 de la noche.

También se sumarán a las movilizaciones que habrá en los próximos días. A la de mañana convocada por trabajadores del sector salud y en la que participarán docentes de la disidencia, a la del 24 de junio de la CNTE que irá del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino, y a la del 26, por un mes más de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Todos los acuerdos, horarios de movilizaciones y brigadeos, y fechas de próximas asambleas se difundirán en el Facebook: Asamblea Universitaria con la CNTE.

Este contenido ha sido publicado originalmente por La Jornada en línea, el 21 de junio de 2016 en el siguiente enlace: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2016/06/21/universitarios-respaldan-lucha-magisterial-piden-la-renuncia-de-nuno

Peña, Nuño, la CNTE y las ZEE

Por Carlos Fazio

Asentada en la violencia depredadora y estructural del sistema capitalista, la guerra del régimen de Enrique Peña Nieto contra el magisterio nacional está en la esencia de la ideología neoliberal. Como advirtió Pierre Bourdieu en 1998, esa teoría tutelar es una pura ficción matemática fundamentada desde el inicio en una formidable abstracción –el orden puro y perfecto del mundo económico, potenciado por el discurso clasista dominante− que, convertida en programa político de acción de la partidocracia que impulsó el Pacto por México, busca crear las condiciones de realización y funcionamiento de dicha teoría: un programa de destrucción sistemática de los colectivos y todo lo social organizado.

Bajo la coordinación de las secretarías de Go­bernación y de Desarrollo Social, y mediante el accionar represivo de los órganos coercitivos del Estado adscritos al gabinete de Seguridad Nacional, Peña y Aurelio Nuño, secretario de Educación pública, vienen imponiendo de manera autoritaria las políticas diseñadas en el exterior por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

En la coyuntura, resulta evidente que esa teoría desocializada y deshistoricizada de los operadores políticos de quienes mandan en México: el capital trasnacional −a la que responde el paquete de ajustes neoliberales aprobados por el Congreso, incluida la punitiva contrarreforma educativa, que en realidad es laboral y administrativa−, posee más que nunca los medios de realizarse, de hacerse empíricamente verificable a macanazos, balas de goma, gas pimienta y otros instrumentos pedagógicos que abrevan en la imagen del cuadro de Goya de finales del siglo XVIII, titulado La letra con sangre entra.

Para beneficiar a las corporaciones trasnacionales y sus inversiones, la política de desregulación financiera se lleva a cabo mediante una acción destructora del Estado nación –como depositario de todos los valores universales asociados a la idea de lo público− y de todas las estructuras colectivas que puedan obstaculizar la lógica del mercado puro y su maquinaria infernal, entre ellas, los sindicatos, las asociaciones, las cooperativas.

La instauración a sangre y fuego del reinado absoluto de la flexibilidad, con sus reclutamientos bajo contratos a término fijo, las ocupaciones interinas, la individualización de la relación salarial, la atomización de los trabajadores y los planes sociales de relleno, ha derivado en una competencia voraz entre individuos sometidos a una evaluación permanente en medio de la inseguridad, el sufrimiento y el estrés.

Esa institucionalización práctica de un mundo socialdarwinista basado en la lucha de todos contra todos, se da gracias a la existencia de un ejército de reserva de mano de obra domesticado por la precarización y la amenaza permanente del despido y el desempleo. En ese contexto, y en nombre de la eficacia económica, la partidocracia y los altos funcionarios gubernamentales que sacralizan los poderes del mercado, imponen por las buenas o por las malas el desmonte de las barreras administrativas y políticas que puedan molestar a los detentadores del capital en la persecución de la maximización de la ganancia individual, institucionalizada como modelo de racionalidad.

El Estado niñera neoliberal −un Estado del bienestar dirigido a proteger y subvencionar sólo a los ricos− viene aplicando una estrategia de rollback, de dominio y vuelta atrás, cuyo objetivo es descomponer por completo el viejo contrato social producto de la lucha popular masiva durante un siglo y medio, que había conseguido suavizar los extremos de la tiranía privada depredadora. Hoy, en México y otras partes del mundo se debe volver atrás, a los días en que los salarios eran casi de esclavos, según los denominaban los trabajadores del siglo XIX.

Los trabajadores y los pobres deben estar sujetos a la disciplina del mercado. Por eso se militariza a la sociedad. Y de allí la sorda guerra de Peña Nieto y el déspota perfumado Nuño –quien viene cumpliendo funciones de fiscal, juez, golpeador y verdugo a sueldo del gran capital− contra la CNTE y todos los maestros y maestras de México. La plutocracia que se beneficia de la existencia de las estructuras militares −de la naturalización de lo militar heredadas del régimen de Felipe Calderón− sabe que debe dedicar recursos a mantener un elevado nivel de militarización en las mentes de sus conciudadanos, porque mientras sea así podrán seguir manteniendo su situación de privilegio.

Pero el capitalismo militarizado de nuestros días responde, también, a la nueva fase de acumulación por desposesión o despojo neocolonial que se abrió a partir de la aprobación y puesta en marcha de la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales (ZEE), publicada en el Diario Oficial de la Federación el primero de junio de 2016, cuyos escenarios principales serán el puerto de Lázaro Cárdenas, abarcando los municipios colindantes de Michoacán y Guerrero; Puerto Chiapas (antes puerto Madero), en el municipio de Tapachula; el corredor industrial interoceánico Coatzacoalcos-Salina Cruz en el Istmo de Tehuantepec, que unirá el estado de Veracruz sobre el Golfo de México con el Pacífico oaxaqueño, y el corredor petrolero que irá desde Coatzacoalcos hasta Ciudad del Carmen, Campeche, pasando por Tabasco.

En esos estados del sur-sureste mexicano, donde predomina la propiedad colectiva de la tierra y que han sido destinados a sufrir profundas reconfiguraciones territoriales, económicas y poblacionales vía el despojo neocolonial, el papel de las maestras y los maestros −como formadores de una identidad nacional e impulsores de una pedagogía comunitaria, autonómica, autogestionaria, solidaria y emancipadora− se ha convertido en un obstáculo; de allí la guerra contrainsurgente y mediática de Peña y Nuño contra la CNTE, incluida la criminalización de la protesta y la detención y persecución de sus dirigentes.

Este contenido ha sido publicado originalmente por La Jornada, el 20 de junio de 2016 en el siguiente enlace:  http://www.jornada.unam.mx/2016/06/20/opinion/021a1pol

Irrupción histórica

P or John M. Ackerman

La creciente confluencia entre la lucha magisterial y el nuevo partido ciudadano, Morena, promete ser la semilla de una irrupción histórica con suficiente potencial para romper las cadenas de represión, corrupción e impunidad que han caracterizado el sistema político mexicano desde la creación del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 1946.

Tal como hemos insistido desde hace años, la transición democráticano fue tal, sino que ha sido solamente un nuevo ropaje para las formas de control político de siempre.

A pesar de las turbulencias causadas por las votaciones masivas para la oposición durante las elecciones presidenciales de 1988 y 2006, aquellas olas de descontento social no lograron desestabilizar el sistema de institucionalidad autoritaria. La alternancia de 2000 tampoco modificó los mecanismos de dominación. Lo ocurrido durante las últimas elecciones en Veracruz, Quintana Roo y Oaxaca, con alternancias que entregan el poder a tres de los representantes más fieles del viejo PRI –Miguel Ángel Yunes, Carlos Joaquín y Alejandro Murat– confirma el agotamiento de la esperanza de esta modalidad de cambio político.

Pero hoy nos encontramos inmersos en una nueva coyuntura política.

La cerrazón del régimen ha llegado a extremos intolerables. Durante la madrugada del domingo, 12 de junio, el gobierno represor de Enrique Peña Nieto detuvo en la oscuridad y con lujo de violencia al máximo dirigente sindical de la sección 22 de Oaxaca de la Coordinadora de Trabajadores de la Educación (CNTE), Rubén Núñez Ginés. El primero fue apresado en la Ciudad de México después de haber participado en una reunión del Consejo Político Nacional de la CNTE.

Los familiares que lo acompañaban relatan que numerosos agentes fuertemente armados vestidos de civil descendieron de una media decena de camionetas blindadas para golpear y someter al maestro armado solamente con su lápiz. Los agentes, que no mostraron identificaciones ni orden de aprensión alguna, llevaron el profesor oaxaqueño al aeropuerto capitalino de donde fue trasladado a un penal de máxima seguridad en Hermosillo, Sonora. Un operativo similar había ocurrido unas horas antes en Juchitán, Oaxaca, para también detener arbitrariamente al maestro zapoteco Francisco Villalobos, quien funge como secretario de organización de la misma sección sindical.

En respuesta a estas detenciones se han movilizado masivamente no solamente los maestros, sino el pueblo oaxaqueño en su conjunto. En el Istmo, en Salina Cruz, Juchitán y Tehuantepec, los pueblos indígenas del sur se han levantado contra el gobierno despótico, cerrando vialidades y replegando a policías y soldados. Exigen la libertad inmediata de los maestros presos (suman ya 13 integrantes de la sección 22 ahora en la cárcel), así como la suspensión de lareforma educativa, cuyo único fin es despedir a los maestros más críticos y experimentados.

De manera complementaria, el pasado viernes la sociedad civil capitalina también salió masivamente a las calles en una marcha histórica, absolutamente pacífica, en solidaridad con el magisterio nacional. La respuesta de Miguel Ángel Mancera y Patricia Mercado fue mandar miles de policías antimotines para cerrar el paso e intimidar a los casi 20 mil ciudadanos manifestantes, en abierta violación a la Constitución.

En contraste, Andrés Manuel López Obrador se ha comprometido públicamente y de manera irrestricta con la causa de los maestros. En su asamblea informativa el mismo día de la detención de Núñez, recordó a los asistentes que desde su inicio Morena se ha definido como un partido en movimiento, o un movimiento-partido, cuyo objetivo principal no sería ganar elecciones sino transformar el país. López Obrador señaló que frente a las acciones de corte fascista del grupo de rufianes que malgobiernan el país, había nombrado una comisión especial para apoyar con la liberación de los presos políticos y que llamaba a una gran movilización nacional en apoyo al magisterio este domingo, 26 de junio en la Ciudad de México.

Todos los ciudadanos preocupados por el país, independientemente de sus orientaciones ideológicas, deberían sumarse a esta importante convocatoria.

El sexenio de Peña Nieto está resultando ser una anomalía histórica. Típicamente los sexenios siguen un ciclo de vida más o menos predecible. Durante los primeros dos años el presidente afianza su poder y lanza grandes iniciativas. Durante el segundo tercio se deja asentado el legado histórico. Y durante los últimos dos años se acomodan las fuerzas internas y se signan pactos de impunidad con la que sería la nueva camarilla de poder.

Pero el actual ocupante de Los Pinos jamás pudo afianzar su poder durante los primeros dos años y susgrandes iniciativas han resultado ser fracasos monumentales. Asimismo, la irrupción de Ayotzinapa estropeó sulegado histórico durante el segundo tercio de su mandato. Y ahora la enorme torpeza, ineptitud y división entre los operadores políticos del régimen (Beltrones, Nuño, Videgaray y Chong) ha abierto de par en par la puerta para una histórica renovación política en 2018 que rompa por la primera vez en la historia reciente con el tradicional pacto de impunidad sucesoria.

www.johnackerman.blogspot.com

Twitter: @JohnMAckerman

Este contenido ha sido publicado originalmente por La Jornada, el 20 de junio de 2016 en el siguiente enlace: http://www.jornada.unam.mx/2016/06/20/opinion/020a2pol