Ecuador y Bolivia llaman a consultas a sus embajadores en Brasil

Los países del eje bolivariano condenan en la OEA el “golpe de Estado” contra Rousseff

La crisis política en Brasil amenaza con extenderse a toda la región con una guerra sin cuartel entre el llamado eje bolivariano, o lo que queda de él, y los países más a la derecha o los moderados. En un ambiente de enorme tensión diplomática, Ecuador y Bolivia fueron los primeros países de la región en reaccionar ante lo que consideraron un “golpe de Estado” en Brasil y ambos han anunciado que llaman a consultas a sus embajadores. La crisis parece de fondo. Rousseff y el Partido de los Trabajadores de Lula da Silva fueron un puntal de los años dorados de la izquierda latinoamericana y su caída marca el final de esta etapa después de la derrota de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina. Los gobiernos que aún quedan en pie de aquella época, en especial Ecuador y Bolivia, declaran la guerra diplomática a Temer que no parece de fácil solución. Aún así, ambos países sufren sus propias crisis políticas con sus presidentes en horas bajas, ya que el ecuatoriano Rafael Correa ha anunciado que no se presentará a la reelección y el boliviano Evo Morales acaba de perder el referéndum con el que intentaba poder ser reelegido. Ambos dieron muestras de que se toman la destitución de Rousseff como una batalla definitiva por el giro político en la región y están dispuestos a plantar batalla.

Destituyeron a Dilma. Una apología al abuso y la traición.
Retiraremos nuestro encargado de la embajada. Jamás cohonestaremos estas…

…prácticas, que nos recuerdan las horas más obscuras de nuestra América.
Toda nuestra solidaridad con la compañera Dilma, con Lula, y…

…con todo el pueblo brasileño.
¡Hasta la victoria siempre!

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha criticado con durezaproceso de juicio político que terminó en forma anticipada con la presidencia de Dilma Rousseff y desde su cuenta en Twitter confirmó el retiro de su representante en la embajada de Ecuador en Brasilia. Bolivia ha tomado la misma decisión que ya había sido anticipada por el presidente Evo Morales incluso antes de terminada la votación en el Senado brasileño y fue confirmada después. “Condenamos el golpe parlamentario contra la democracia brasileña. Estamos convocando a nuestro embajador en Brasil para asumir las medidas que en este momento se aconsejan”, escribió Morales en Twitter.

Correa consideró la consumación del juicio político “una apología al abuso y la traición” y el regreso a “las horas más oscuras de nuestra América”. “Retiramos a nuestro encargado en la embajada”, escribió Correa. Antes, en un comunicado subido a la página oficial de la Cancillería, el gobierno rechazó lo que consideró una “flagrante subversión del orden democrático en Brasil, un golpe de Estado solapado”. “Políticos adversarios y otras fuerzas de oposición se confabularon contra la democracia para desestabilizar al Gobierno y remover de su cargo de forma ilegítima a la Presidenta Dilma Rousseff”, agregó el texto oficial.

Estamos convocando a nuestro embajador en Brasil para asumir las medidas que en este momento se aconsejan.

Ecuador ha sido el primer país sudamericano en tomar posición ante los acontecimientos políticos en Brasil y ya ha tomado medidas concretas al respecto. “Ante estos hechos excepcionales, el Gobierno del Ecuador ha decidido llamar a consultas al encargado de negocios ante la República Federativa de Brasil”, anunció la Cancillería.

Correa ya había atacado el proceso parlamentario contra Rousseff, a la que consideró una aliada regional, el mismo estatus que siempre otorgó a su antecesor en el cargo, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Ecuador ha advertido que considera la destitución de Rousseff es “un serio riesgo para la estabilidad” de la región y “un grave retroceso en la consolidación de la democracia”.

Otros países que mantienen posiciones ideológicamente más cercanas a Michel Temer, como Argentina, mantuvieron inicialmente la cautela. Argentina fue el primer país en saludar rápidamente el nombramiento de Temer de manera provisional cuando se inició el proceso del impeachment contra Dilma Rousseff. La canciller, Susana Malcorra, que ha tratado de hacer equilibrios entre otras cosas porque mantiene su candidatura a la secretaría general de la ONU, aunque de momento ha quedado relegada a la quinta posición en las votaciones, ha mantenido una y otra vez que en Brasil se están respetando estrictamente los procesos constitucionales por lo que Argentina apoyará al Gobierno que salga del proceso del impeachment, esto es a Temer.

Este contenido ha sido publicado originalmente por El País, el 31  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace:  http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/31/america/1472665639_687664.html?id_externo_rsoc=TW_AM_CM

Anuncios

Venezuela condena golpe de Estado contra presidenta Dilma Rousseff en Brasil

El Gobierno Nacional, en resguardo de la legalidad internacional y solidaria con el pueblo de Brasil, ha decidido retirar definitivamente a su Embajador en la República Federativa de Brasil.

Caracas, 31 de agosto de 2016.- A través de un comunicado difundido por la Cancillería venezolana, el Gobierno Venezolano manifestó su rechazo al golpe de Estado que sufriera la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

“Venezuela condena categóricamente el golpe de Estado parlamentario consumado en Brasil contra la Presidenta Dilma Rousseff, mediante el cual peligrosamente se ha sustituido ilegítimamente la voluntad popular de 54 millones de brasileños, violentando la Constitución y alterando la democracia en este hermano país”.

Este miércoles, el Senado carioca consumó un golpe de Estado contra su mandataria constitucional, elegida legítima y democráticamente por el pueblo de esa nación suramericana, para ejercer su segundo período como Presidenta de la República de Brasil.

Rousseff quedó destituida por el Parlamento derechista, en una votación final sobre el juicio político que se le seguía por supuestas irregularidades fiscales, la cual se realizó en dos rondas, una para decidir sobre su separación definitiva de la Presidencia de Brasil, y otra sobre su inhabilitación política, que quedó sin efecto por cuanto los senadores no lograron el número de votos necesarios de apoyo para la aprobación de la citada medida

 

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA

RELACIONES EXTERIORES

COMUNICADO

La República Bolivariana de Venezuela condena categóricamente el golpe de Estado parlamentario consumado en Brasil contra la Presidenta Dilma Rousseff, mediante el cual peligrosamente se ha sustituido ilegítimamente la voluntad popular de 54 millones de brasileños, violentando la Constitución y alterando la democracia en este hermano país.

Las oligarquías políticas y empresariales, que en alianza con factores imperiales consumaron el Golpe de Estado contra la Presidenta Dilma Rousseff, recurrieron a artimañas antijurídicas bajo el formato de crimen sin responsabilidad para acceder al poder por la única vía que les es posible: el fraude y la inmoralidad.

La República Bolivariana de Venezuela expresa su solidaridad con la Presidenta Dilma Rousseff, y con los millones de mujeres y hombres que mediante el voto directo y secreto eligieron a la Presidenta. Se ha ejecutado una traición histórica contra el pueblo de Brasil, y un atentado contra la integridad de la mandataria más honesta en ejercicio de la presidencia en la República Federativa de Brasil.

Este golpe de Estado parlamentario forma parte de la embestida oligárquica e imperial contra los procesos populares, progresistas, nacionalistas y de izquierda, cuyo único fin es restaurar los modelos neoliberales de exclusión social y expoliación de nuestras riquezas naturales que trajeron consigo pobreza y atraso para nuestros pueblos, y acabar así con los modelos de genuina democracia y de integración unitaria de la Región alcanzados por los Presidentes Hugo Chávez, Néstor Kirchner, Lula Da Silva, Evo Morales, Tabaré Vázquez y Rafael Correa.

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, en resguardo de la legalidad internacional y solidaria con el pueblo de Brasil, ha decidido retirar definitivamente a su Embajador en la República Federativa de Brasil, y congelar las relaciones políticas y diplomáticas con el gobierno surgido de este golpe parlamentario. De igual forma, iniciaremos un conjunto de consultas para apoyar al pueblo de esta hermana Nación, que ha visto vulnerado su sistema democrático y desesperanzado en sus conquistas socioeconómicas.

Caracas, 31 de agosto de 2016

MPPRE
Este contenido ha sido publicado originalmente por Venenzolana de Televisión, el 31  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.vtv.gob.ve/articulos/2016/08/31/venezuela-condena-golpe-de-estado-contra-presidenta-dilma-rousseff-en-brasil-4946.html

Declaración del Gobierno Revolucionario de la República de Cuba

El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba rechaza enérgicamente el golpe de estado parlamentario-judicial que se ha consumado contra la Presidenta Dilma Rousseff.

La separación del gobierno de la Presidenta, sin que se presentara ninguna evidencia de delitos de corrupción ni crímenes de responsabilidad, y con ella del Partido de los Trabajadores (PT) y otras fuerzas políticas de izquierda aliadas, constituye un acto de desacato a la voluntad soberana del pueblo que la eligió.

Durante los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, se impulsó un modelo económico-social que permitió a Brasil dar un salto en su crecimiento productivo con inclusión social, la defensa de sus recursos naturales, la generación de empleo, el combate a la pobreza, la salida de la miseria de más de 35 millones de brasileños que vivían en condiciones inhumanas y la elevación del ingreso de otros 40 millones, la ampliación de las oportunidades en la educación y la salud del pueblo, incluidos sectores hasta entonces marginados.

En este período, Brasil ha sido un activo impulsor de la integración latinoamericana y caribeña. La derrota del Acuerdo de Libre Comercio para las Américas (ALCA), la convocatoria a la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC) que llevó a la posterior creación de la CELAC, y la constitución de UNASUR, son acontecimientos trascendentales en la historia más reciente de la región que demuestran el  protagonismo de ese país.

Asimismo, su proyección hacia las naciones del Tercer Mundo, en especial de África; su activa membrecía en el Grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y su desempeño en el marco de la Organización de las  Naciones Unidas, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial del Comercio, entre otras, constituyen un reconocimiento a su liderazgo internacional.

Merece elogio también la ejecutoria brasileña bajo los gobiernos del PT en temas cruciales de la situación internacional en defensa de la paz, el desarrollo, el medio ambiente y los programas contra el hambre.

Son ampliamente conocidos los esfuerzos de Lula y Dilma por reformar el sistema político y ordenar el financiamiento de los partidos y sus campañas, así como en el apoyo a las investigaciones contra la corrupción que fueron abiertas y a la independencia de las instituciones encargadas de ellas.

Las fuerzas que ahora ejercen el poder han anunciado medidas privatizadoras sobre las reservas petrolíferas en aguas profundas y  cortes a los programas sociales. Igualmente, enuncian una política exterior que privilegia las relaciones con los grandes centros de poder internacionales. No pocos de quienes juzgan a la Presidenta están bajo investigación por actos de corrupción.

Lo ocurrido en Brasil es otra expresión de la ofensiva del imperialismo y la oligarquía contra los gobiernos revolucionarios y progresistas de América Latina y el Caribe, que amenaza la paz y la estabilidad de las naciones, contraviniendo el espíritu y la letra de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en la II Cumbre de la CELAC, en enero de 2014, en La Habana por los Jefes de Estado y de Gobierno de la región.

Cuba ratifica su solidaridad con la Presidenta Dilma y el compañero Lula, con el Partido de los Trabajadores, y expresa su confianza en que el pueblo brasileño defenderá las conquistas sociales alcanzadas, se opondrá con determinación a las políticas neoliberales que intenten imponerle y al despojo de sus recursos naturales.

La Habana, 31 de agosto de 2016.

(Cubaminrex)

Este contenido ha sido publicado originalmente por Cuba Min Rex, el 31  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.minrex.gob.cu/es/declaracion-del-gobierno-revolucionario-de-la-republica-de-cuba-1

 

PODEMOS ANTE LA CONSUMACIÓN DEL GOLPE EN BRASIL

Hoy, tras muchos meses de incertidumbre y de trampas legislativas, el Senado brasileño ha votado por el impeachment (la destitución) de la Presidenta de la República Brasileña, Dilma Rousseff. Nuestro compromiso con la democracia se mantuvo, se mantiene y se mantendrá siempre firme, y tenemos claro que hay una máxima que guarda poco lugar para la interpretación: en democracia los mandatos se ganan y se cambian en las urnas.

En el día de hoy, una institución en la que alrededor del 60% de sus integrantes tiene abiertos casos de corrupción, ha destituido a la Presidenta de la República, elegida democrática y legítimamente hace apenas dos años por más de 54 millones de brasileños y brasileñas. La ingeniería legislativa y los vericuetos parlamentarios han doblegado la voluntad democrática del pueblo brasileño y es responsabilidad de la comunidad internacional no reconocer un gobierno que ha preferido llegar al poder por esta vía ilegítima en lugar de esperar a una nueva celebración electoral. Resulta paradigmático que sea precisamente el Gobierno ilegítimo e interino de Michel Temer el que ya ha sacrificado a tres de sus ministros (siendo la última baja la de Henrique Eduardo Alves, envuelto en el mismo esquema de corrupción de Petrobras que afecta tanto al propio Temer como al presidente de la cámara brasileña, Eduardo Cunha).

Lo dijimos en abril cuando se oficializó la infamia del proceso de impeachment contra Dilma Rousseff, y lo mantendremos siempre. Es imprescindible que se respete la voluntad del pueblo brasileño o que se modifique ese mandato por la única vía democráticamente aceptable: vencer en las urnas.

Desde Podemos exhortamos al Gobierno de España a no reconocer al gobierno brasileño que se conforme de manera ilegítima como consecuencia de la destitución de la Presidenta Dilma. Exhortamos a nuestro Gobierno a que no olvide el compromiso con la democracia que ha de guiar como principio fundamental nuestra política exterior. Así mismo, reiteramos la petición que elevamos en el mes de mayo a la Alta Representante, Federica Mogherini, por la que le solicitábamos que la UE mantuviera al margen de las negociaciones comerciales con el Mercosur a la República del Brasil.

No podemos permitir que los intentos de restauración conservadora en América Latina, que buscan poner fin a una década larga de reducción de las desigualdades, inclusión ciudadana de los sectores más marginados y avances de la integración regional y la soberanía, pongan en jaque la democracia en nuestro continente hermano.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Podemos, el 31  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: https://podemos.info/podemos-ante-la-consumacion-del-golpe-brasil/

Dilma Rousseff es destituida como presidenta de Brasil pero no queda inhabilitada

  • GERMÁN ARANDA
  • Río de Janeiro

31/08/2016 20:44

La era de Dilma Rousseff ya es historia en Brasil. El ‘impeachment’ se concretó este miércoles con los votos de 61 senadores contra 20 (eran necesarios un mínimo de 54 votos) y decretó la “pena de muerte política” de la ya ex presidenta, reelegida en 2014, que ha calificado la destitución como un “golpe” antidemocrático.

Rousseff, sin embargo, no ha quedado inhabilitada para ocupar cargos públicos en el futuro. En esta segunda votación, 42 senadores se inclinaron por inhabilitar a Rousseff, 36 votaron a favor de mantenerle los derechos y hubo 3 abstenciones, por lo que no se alcanzaron los dos tercios (54 votos) necesarios para aprobar la moción.

Para los congresistas que votaron en su contra, primero en la Cámara de los diputados y ahora en el senado, las maniobras fiscales realizadas por Rousseff en 2015 constituyen un crimen de responsabilidad y perjudicaron a las cuentas públicas del país.

“Volveremos”

Dilma ha reaccionado ante la destitución calificándola, de nuevo, de “golpe de Estado” y reiterando que “condenaron a una inocente”. “Piensan que nos han vencido, se equivocan”, ha declarado. “Volveremos, volveremos. Sé que todos vamos a luchar”, añadió.

El ‘caso Petrobras‘, el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, es no obstante uno de los motores del cese de la mandataria y el que le dio alas de legitimidad en las calles. El gobierno interino de Michel Temer, que estará al frente del país hasta 2018, también está manchado por la trama de pagos ilegalesrepartidos entre cargos políticos de varios partidos, incluido el PT, directivos de la petrolera Petrobras y ejecutivos de las constructoras de las obras públicas cuyas concesiones fueron amañadas.

Tercer proceso de destitución en el país

El ‘impeachment’ de Rousseff, aprobado por la Cámara el pasado mes de abril y al que el senado dio continuidad en mayo, es el tercero abierto en la historia de Brasil.

El primero, en 1954, derivó en el suicidio del presidente Getulio Vargas mientras que el segundo, en 1992, primero del actual periodo democrático, forzó la dimisión de Collor de Mello ante una gran oposición en las calles. Rousseff, por el contrario, aguantó en su cargo hasta el final del proceso, que da pie a un nuevo gobierno del PMDB sin haber ganado nunca unas elecciones directas, algo que no hizo José Sarney en 1985 ni tampoco Itamar Franco cuando asumió el mandato dejado por Collor.

En la noche del pasado martes, mientras en Brasilia se celebraba una sesión que se alargaría hasta la madrugada con los discursos de 42 senadores, en Sao Paulo se registraron enfrentamientos violentos entre la policía y manifestantes contra el proceso de ‘impeachment’. Algunos individuos llegaron a responder con piedras y prendieron fuego a mobiliario público después de que los agentes lanzaran bombas de gas lacrimógeno. Hasta 3.000 personas acudieron a la protesta, según los activistas que organizaron el acto.

La última fase del ‘impeachment’ a Rousseff, dirigida simbólicamente por el presidente del Supremo Ricardo Lewandoski, arrancó el pasado jueves y acumuló más de 70 horas de debate y discursos de acusación y defensa. Entre ellos, destacaron los llantos de la abogada Janaína Paschoal, una de las denunciantes de las irregularidades fiscales de la ex mandataria, que llegó a atribuir a Dios el proceso de ‘impeachment’ y pidió disculpas a Dilma por defender su cese, asegurando que lo hizo también “por el bien de las nietas” de la propia ex presidenta.

El senador Collor de Melo, que fue víctima de ‘impeachment en 1992, recordó la “tristeza” que supuso su cese y profirió un discurso confuso que no dejaba muy claro su posición con respecto a Rousseff, con la que se reunió hace unos días. Aécio Neves, líder de la oposición y ex presidenciable del PSDB que perdió en el segundo turno de las presidenciales de 2014, aseguró que Rousseff utiliza “los votos que recibió como justificativo para los actos que tomó” y aseguró que haber sido elegida “no es un salvoconducto”.

Este contenido ha sido publicado originalmente por El Mundo, el 31  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.elmundo.es/internacional/2016/08/31/57c6f162e5fdeacd218b4624.html

 

Carta urgente para la América del Sur

Es estrategia dura y pura, sobre la región, contra los gobiernos nacionales, populares y democráticos y sobre sus lideres políticos.

Rio Gallegos. Hoy por la mañana al abrir mi correo, un mail: Mensagem urgente do Ex-presidente Lula a  ex-presidenta de la República Argentina Cristina Fernández de Kirchner.

Desde San Pablo, Brasil, nuestro entrañable amigo: Luiz Inácio Lula da Silva, me escribe…

Argentina Ex-presidenta-page-001

Argentina Ex-presidenta-page-002

Argentina Ex-presidenta-page-003

Argentina Ex-presidenta-page-004

Argentina Ex-presidenta-page-005

Argentina Ex-presidenta-page-006

Argentina Ex-presidenta-page-007

Este contenido ha sido publicado originalmente por CFK Argentina, el 29  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.cfkargentina.com/carta-urgente-para-la-america-del-sur/

Carta abierta de Lula da Silva al presidente Nicolás Maduro

Luiz Inácio Lula da Silva en su carta dirigida al presidente venezolano denuncia el golpe de Estado contra la presidenta Dilma Rousseff y el golpe contra el pueblo brasileño a través del saboteo y la conspiración de la derecha de ese país.

Caracas 29 de agosto de 2016.- El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva envió una misiva al Primer Mandatario venezolano, Nicolás Maduro, donde expresa los lazos fraternos y de lucha de ambos países comandados por el Partido de los Trabajadores , así como la unidad y el compromiso construida por los gobiernos progresistas de Brasil y Venezuela.

Lula da Silva indicó que seguirá fortaleciendo los lazos de amistad con el Gobierno venezolano en la búsqueda de “construir un mundo sin guerras, sin hambre, y con más prosperidad y justicia para todos”.

 

Luiz Inácio Lula da Silva

Ex-Presidente da República Federativa do Brasil

Ao Excmo. Señor Nicolás Maduro

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

São Paulo, 26 de agosto de 2016.

Estimado amigo Nicolás Maduro,

Me dirijo a Ud. para informarle sobre la gravísima situación política e institucional que vive Brasil, país que tuve el honor de presidir de 2003 a 2010.

Me tomo la libertad de escribirle en nombre del respeto y la amistad existente entre nosotros y por los cuales tanto le agradezco.

Me enorgullezco de haber conseguido, a pesar de la complejidad inherente a las grandes  democracias y de los problemas crónicos de Brasil, unir a mi país alrededor de un proyecto de desarrollo económico con inclusión social que nos hizo dar un verdadero salto histórico en lo que se refiere a crecimiento productivo, generación de empleos, distribución de renta, combate a la pobreza y ampliación de las oportunidades de educación.

Por medios pacíficos y democráticos fuimos capaces de sacar al Brasil del mapa del hambre en el mundo elaborado por la ONU, liberamos de la miseria a más de 35 millones de personas que vivían en condiciones inhumanas y elevamos la renta y el consumo de otros 40 millones de ellas, en el mayor proceso de movilidad social de nuestra historia.

En 2010, como se sabe, fui sucedido por la Presidenta Dilma Rousseff, también del Partido de los Trabajadores, que había dedicado su vida a la lucha contra la dictadura militar, en favor de la democracia y de los derechos de la población pobre de nuestro país.

A pesar de enfrentar un escenario económico internacional adverso, la Presidenta Dilma consiguió mantener al país en el rumbo del desarrollo y consolidar los programas sociales emancipadores, prosiguiendo en la reducción de las enormes desigualdades materiales y culturales todavía existentes en la sociedad brasileña.

En 2014, la Presidenta Dilma fue reelegida con 54 millones de votos, derrotando a una poderosa coalición de partidos, empresas y medios de comunicación que predicaba el retroceso histórico del país con la reducción de importantes programas de inclusión social, la supresión de derechos básicos de las clases populares y la enajenación del patrimonio público construido con el sacrificio de innumerables generaciones de brasileños.

La coalición adversaria, vencida en las urnas en 2002, 2006, 2010 y 2014, no se conformó con la derrota y desde la proclamación del resultado buscó impugnarlo por todos los medios legales, sin obtener éxito.

Pero, una vez agotados los recursos legales, en lugar de acatar la decisión soberana del electorado, volviendo a su legítimo trabajo de oposición y preparándose para disputar la próxima elección presidencial, como siempre lo había hecho el PT en las elecciones que perdió, los partidos derrotados y los grandes grupos de medios se rebelaron contra las propias reglas del régimen democrático, comenzando a sabotear al gobierno y a conspirar para apoderarse del poder por medios ilegítimos.

Durante todo el año 2015, torpedearon de manera sistemática los esfuerzos del gobierno para redefinir la política económica en el sentido de resistir al creciente impacto de la crisis internacional y recuperar el crecimiento sostenible. Crearon un clima artificial de callejón sin salida política e institucional, con efectos profundamente dañosos sobre la vida del país, contaminando el ambiente de negocios, dejando inseguros a productores y consumidores, constriñendo las decisiones de inversión. En su afán de inviabilizar el gobierno, apostaron contra el país, llegando incluso a aprobar en el parlamento un conjunto de medidas derrochadoras e irresponsables destinadas a comprometer la estabilidad fiscal.

Finalmente, no titubearon en desencadenar un proceso de impeachment inconstitucional y completamente arbitrario contra la Presidenta de la República.

Dilma Rousseff es una mujer íntegra, cuya honradez personal y pública es reconocida incluso por sus adversarios más reñidos. Nunca fue, ni está siendo, acusada de ningún acto de corrupción. Nada en su acción gubernamental puede justificar, ni tan siquiera remotamente, un proceso de anulación del mandato que el pueblo brasileño libremente le concedió.

La constitución brasileña es categórica en ese sentido: sin la existencia de crimen de responsabilidad no puede haber impeachment. Y no hay ningún acto de la Presidenta Dilma, absolutamente ninguno, que pueda caracterizarse como crimen de responsabilidad.

Los procedimientos contables utilizados como pretexto para la destitución de la Presidenta son idénticos a los adoptados por todos los gobiernos anteriores y por el propio vicepresidente Michel Temer en las ocasiones en que él sustituyó a la Presidenta por motivos de viaje. Nunca constituyeron motivo de penalización de los gobernantes ni mucho menos una justificativa para derribarlos. Se trata, por lo tanto, de un proceso estrictamente político, que viola abiertamente la Constitución y las reglas del sistema presidencialista, en el cual es el pueblo quien elige directamente al Jefe del Estado y de Gobierno cada cuatro años.

Las fuerzas conservadoras quieren obtener por medios turbios aquello que no consiguieron democráticamente: impedir la continuidad y el avance del proyecto de desarrollo e inclusión social liderado por el PT, imponiendo al país el programa político y económico derrotado en las urnas. Quieren a todo costo comandar el Estado para apoderarse del patrimonio nacional, como ya empieza a suceder con las reservas petrolíferas en aguas profundas, así como desarmar la red de protección a los trabajadores y a los pobres que fue ampliada y consolidada en los últimos trece años.

Las mismas fuerzas que intentan arbitrariamente derribar a la Presidenta Dilma e implantar su agenda antipopular, también quieren criminalizar los movimientos sociales y, principalmente, uno de los mayores partidos de izquierda democrática de América Latina, el PT. Y no se trata de una mera retórica autoritaria: el PSDB, principal partido de oposición, ya presentó formalmente una propuesta de cancelación del registro del PT, con el objetivo de prohibir su existencia. Temen que en 2018, en elecciones libres, el pueblo brasileño pueda elegirme Presidente de la República, para rescatar el proyecto democrático y popular.

La lucha contra la corrupción, que es un azote secular en Brasil y en tantos otros países y que debe ser combatida de forma permanente por todos los gobiernos, fue distorsionada y transformada en una implacable persecución política y de los medios de comunicación contra el PT. Las denuncias contra líderes de partidos conservadores son sistemáticamente silenciadas y archivadas, mientras que acusaciones semejantes a cualquier personalidad del PT pasan a ser de inmediato, al margen del debido proceso legal, una condenación irrevocable en la mayor parte de los medios de comunicación.

La verdad es que el combate a la corrupción en Brasil pasó a ser mucho más vigoroso y eficaz a partir de los gobiernos del PT, con el respeto que antes no existía a la plena autonomía del Ministerio Público y de la Policía Federal en el ejercicio de sus atribuciones, la ampliación del presupuesto, de la plantilla de funcionarios y la modernización tecnológica de esas instituciones, la nueva ley de acceso a la información y la divulgación de las cuentas públicas en internet, los acuerdos de cooperación internacional en el enfrentamiento a la corrupción y el establecimiento de penalidades mucho más rigurosas para los corruptos y miembros de organizaciones criminales.

Todos nosotros, los demócratas interesados en el perfeccionamiento institucional del país, apoyamos el combate a la corrupción. Las personas que comprobadamente hayan cometido crímenes deben pagar por ellos dentro de la ley. Pero los jueces, fiscales y policías también están obligados a cumplir la ley y no pueden abusar de su poder contra los derechos de los ciudadanos. Las personas no pueden ser públicamente condenadas (y tener su reputación destruida) antes de la conclusión del debido proceso legal y menos aún por medio de la fuga deliberada de informaciones practicada por las propias autoridades con fines políticos. Una justicia discriminatoria y partidarizada será fatalmente una justicia injusta.

Personalmente, no temo ninguna investigación. Desde que comencé mi trayectoria política y, particularmente en los dos últimos años, tuve toda mi vida pública y familiar invadida: viajes, llamadas telefónicas, sigilo fiscal y bancario; fui objeto de todo tipo de insinuaciones, mentiras y ataques publicados como verdad absoluta por los grandes medios, sin que se haya encontrado ninguna desviación en mi conducta ni prueba de envolvimiento en ningún acto irregular. Si la justicia es imparcial, las acusaciones contra mí nunca prosperarán.

Lo que no puedo aceptar son los actos de flagrante ilegalidad y parcialidad practicados contra mí y mis familiares por autoridades policiales y judiciales. Son inadmisibles las divulgaciones en la televisión de conversaciones telefónicas sin ningún contenido político, la coacción de presos para que hagan denuncias mentirosas contra mí a cambio de su libertad, o la conducción forzada, completamente ilegal, ocurrida el pasado mes de marzo, para dar declaraciones sobre las cuales yo ni tan siquiera había sido notificado.

Por eso, mis abogados interpusieron una representación en el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, relatando los abusos cometidos por algunas autoridades judiciales que quieren, a cualquier costo, eliminarme de la vida política del país.

Mi trayectoria de más de 40 años de militancia democrática, que comenzó en la resistencia sindical durante los años sombríos de la dictadura, continuó en el esfuerzo cotidiano de organizar a la sociedad brasileña desde la base y hacer que tomara conciencia, hasta ser elegido como el primer Presidente de la República de origen obrero, es mi mayor patrimonio y nadie me hará renunciar a él.

Los vínculos de fraternidad que construí con los brasileños y brasileñas, en la ciudad y en el campo, en las favelas y en las fábricas, en las iglesias, en las escuelas y universidades y que llevaron a la mayoría de nuestro pueblo a apoyar el victorioso proyecto de inclusión social y promoción de la dignidad humana, no serán anulados por ningún tipo de arbitrariedad.

De la misma forma, nada me hará renunciar, como lo saben los liderazgos de todo el mundo con los cuales trabajé en armonía y estrecha cooperación, antes y después de mis dos mandatos presidenciales, al compromiso de vida con la construcción de un mundo sin guerras, sin hambre y con más prosperidad y justicia para todos.

Le agradezco de antemano la generosa atención que Ud. ha dedicado a este mensaje y me pongo a su entera disposición, como siempre lo estuve, para cualquier aclaración o reflexión de interés común.

Le reitero mi respeto y amistad y me despido con un saludo fraterno.

Luiz Inácio Lula da Silva

MPPRE
Este contenido ha sido publicado originalmente por Venezolana de Televisión, el 30 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.vtv.gob.ve/articulos/2016/08/29/carta-abierta-de-lula-da-silva-al-presidente-nicolas-maduro-4334.html

Atilio Borón: América Latina debe prepararse para enfrentar el ataque de EE.UU.

La Paz, 17 ago (ABI).- América Latina debe prepararse social, política y militarmente contra la decadencia imperial que no está dispuesta a renunciar al control de la región porque la considera “un área de seguridad no negociable”, dijo el miércoles el profesor Atilio Borón, en una conferencia magistral que realizó ante más de setenta alumnos de la Escuela Militar Antiimperialista, que fue inaugurada en la mañana por el Presidente Evo Morales en el departamento de Santa Cruz de la Sierra.

    Borón, que llegó al país para realzar el inicio de actividades de este centro de estudios especializados en temas de soberanía nacional, es un politólogo y sociólogo argentino, de orientación marxista con clara convicción antiimperialista en defensa de la soberanía del continente latinoamericano.

    Tras la inauguración de la Escuela Militar Antiimperialista, Borón fue el encargado de dictar la primera conferencia magistral a los alumnos de este instituto castrense y, en su alocución, advirtió que Estados Unidos no dudará en utilizar todos los recursos a su alcance para evitar que en América Latina se consolide la unidad regional en función a proyectos políticos soberanos.

    “La situación actual del imperialismo es tremendamente delicada. Está en crisis pero esto no debe hacernos bajar la guardia y pensar que porque está en crisis va a ser menos agresivo o menos violento. Al contrario, la historia nos demuestra que la fase más violenta de los imperios es aquella en la que empieza su decadencia”, aseguró el profesor.

    “Debemos prepararnos social, política y militarmente porque Estados Unidos no va a entregar así por así un territorio que ellos consideran parte de su identidad nacional”, agregó.

    Para sustanciar su tesis, Borón recordó que asistió a la presentación del libro El Gran tablero mundial, de Zbigniew Bewzezinski, politólogo estadounidense que fue Consejero de Seguridad Nacional de casi todos los gobiernos norteamericanos de las últimas décadas, en la que el autor del libro habló de todas las regiones del planeta, pero obvió referirse a América Latina.

    “Cuando le pregunté la razón de esa omisión, me contestó lo siguiente: Ustedes deben entender que América Latina es para nosotros un capítulo de la política doméstica de Estados Unidos que no estamos dispuestos a discutir con nadie. No hablo en el libro de América Latina como no hablo de California, Nuevo México o Nueva York. América Latina es un área de seguridad no negociable por parte de Estados Unidos”, puntualizó.

    “Esta confesión impresionante y muy esclarecedora revelaba algo que los latinoamericanos debemos tener grabado en nuestro cerebro. Según Estados Unidos estamos predestinados por la providencia a ser su furgón de cola. Todas las doctrinas militares de Estados Unidos insisten en que su seguridad nacional depende de lo que ellos llaman la gran isla americana, desde Alaska hasta  Argentina, un territorio que debe ser políticamente compacto y donde no debe haber gobiernos que establezcan fisuras, porque eso es una amenaza muy seria a su seguridad”, aseguró el académico.

    Y eso es, precisamente, lo que se ha puesto en cuestión con los procesos progresistas que han sucedido en América Latina.

    “Este cambio arranca con el triunfo del presidente Hugo Chávez en Venezuela y se extiende por todo el continente. América Latina entró en rebelión. Líderes importantísimos como Hugo Chávez, Evo Morales, José Ignacio Lula, Rafael Correa y otros entran en el escenario y cambiaron el mapa geopolítico internacional”, poniendo en duda el proyecto hegemónico que Estados Unidos acariciaba, remarcó Borón, citado en un boletín institucional.

    Hoy, los latinoamericanos “vemos cómo la situación del imperio es muy delicada, porque se acabó el escenario bipolar y tiene rivales muy fuertes como Rusia, China e India y por otro lado aliados cada vez más débiles en la Unión Europea”, puntualizó el politólogo y aseguró que, en ese marco, el imperio estará dispuesto a utilizar cualquier estrategia, como la contratación de mercenarios, contribuyendo a fenómenos como el surgimiento del Estado Islámico o la crítica situación de Ucrania o la imposición de tratados comerciales para disfrazar sus objetivos militares y geopolíticos, para evitar que su dominio sea cuestionado.

    “El objetivo del Tratado Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) es establecer un acuerdo ultraneoliberal para aislar a China del contexto internacional y la Alianza del Pacífico es un acuerdo para debilitar la presencia de ese país y de Rusia e India en América Latina”, a pesar de que este tipo de acuerdo sería “suicida para nuestros países”, explicó Borón y agregó que el peor error de la región sería “asumir como propia la agenda de Estados Unidos”.

    ¿Cuál sería, entonces, la mejor estrategia para América Latina? Según Borón, consolidarse como un territorio de paz, neutralizar la guerra cultural que promueve el país del norte consagrando la idea de que Estados Unidos es el país modelo al que debemos imitar porque cualquier modelo alternativo es retrógrado y reafirmar la unión latinoamericana antiimperialista, como planteaban el Libertador Simón Bolívar y el Comandante Hugo Chávez.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Consulado de Bolivia, el 18 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace:  http://www.consuladodebolivia.com.ar/2016/08/18/atilio-boron-america-latina-prepararse-enfrentar-ataque-ee-uu/

Dilma: la historia la absolverá

Por Juan Manuel Karg

El discurso de la presidenta suspendida Dilma Rousseff ante el Senado de Brasil irá directo a los libros de historia, independientemente de la resolución a la que llegue este parlamento abiertamente conservador. En una especie de “la historia me absolverá” -parafraseando a Fidel Castro- versión Brasilia 2016, Dilma habló como una estadista de fuste, con la solidez que solo pueden dar décadas de hacer política, tanto en escenarios favorables como adversos.

Hizo una recuperación de esa trayectoria militante de punta a punta.“Entre mis defectos no está la deslealtad y la cobardía” anunció al comienzo, describiendo su lucha contra la dictadura. “De eso tengo orgullo” siguió, para luego decir que no sería ahora, casi a sus setenta años, cuando cambiaría esta conducta ética que fue precisamente la que la hizo ingresar en la política.

“Lo que está en juego en el proceso de impeachment no es solamente mi mandato. Lo que está en juego es el respeto a las urnas, a la voluntad soberana del pueblo brasileño y a la constitución” fue una de sus frases más certeras, al punto de quedar rebotando por horas en los titulares que cubrieron la jornada desde los medios de comunicación de todo el mundo. Tras ello fue directo al grano nuevamente, al decir que “estamos a un paso de la consumación de una grave ruptura institucional. Estamos a un paso de que se concrete un verdadero golpe de Estado”. Antes había reconocido errores de gobierno, aunque siempre haciendo hincapié en la “injusticia” de la situación.

El final estuvo a la altura del desarrollo previo. “Solo temo a la muerte de la democracia, por la cual muchos de nosotros luchamos con el mejor de nuestros esfuerzos” afirmó la oriunda de Belo Horizonte. Luego, con mayor espontaneidad, respondió preguntas de los senadores allí presentes. Dejó trascender que después de la votación podrá recurrir al Supremo Tribunal Federal, en caso de un -previsible- resultado adverso.

En las gradas la escuchaban Luiz Inácio Lula da Silva, Chico Buarque y dirigentes del Movimiento Sin Tierra (MST) y Sin Techo (MTST), todos concientes de estar viviendo un acontecimiento histórico. De esos “históricos” no agradables, de los cuales los pueblos de América Latina bien conocen sus consecuencias. De esos “históricos” que dejan marcas, pero que asimismo clarifican de que lado de la historia está cada uno.

Más temprano que tarde, la historia de Brasil y América Latina absolverá a Dilma, tal como sucedió con João Goulart, quien sufriera el golpe de 1964, también avalado por los mismos medios de comunicación. A Temer, Cunha y la banda de forajidos que tomó el poder sin un voto, y que además pretende atrincherarse hasta 2018 aún cuando gran parte de los brasileños pide ir a las urnas, no hay -ni habrá- historia que los avale.

Por Juan Manuel Karg

Politólogo UBA / Analista Internacional

Neosocialdemocracia

Por Alfredo Serrano Mancilla *

No es nuevo. El intento de socialdemocratizar cualquier proceso revolucionario tiene infinitos precedentes en la historia política latinoamericana. Desde la Alianza por el Progreso (iniciada por Kennedy), hasta los primeros años de la época Clinton. En años más recientes, por ejemplo, la tercera vía latinoamericana fue el término que se utilizó con el objetivo de que el Brasil de Lula da Silva caminara siempre por el rail del centro.

En la actualidad, en tiempos de contracción económica mundial, lo intentan con Ecuador y Bolivia, tratándolos con el cariño necesario para que se dejen guiar por esos principios socialdemócratas. No lo consiguen (por ahora), pero lo siguen intentando. Le lanzan un acuerdo comercial por acá y una inversión extranjera por allá. La economía aprieta y la ayuda externa se presenta como la gran tentación salvadora

Y ahora también lo intentan sorprendentemente con Venezuela. Si no se puede por las malas, que sea por las buenas. Ante el momento de emergencia económica, algunos actores han puesto manos a la obra para que el chavismo acabe decantándose por una salida neosocialdemócrata. La excusa es la de siempre: el pacto necesario para dar estabilidad y gobernanza económica. La estrategia también es la habitual: se afirma que todo lo que ha hecho el sector público está mal, y con eso se argumenta que las grandes decisiones económicas han de estar en manos del gran capital privado. Si hay fallas en el sistema de precios justos, entonces la solución es que dos empresas privadas marquen el precio que les dé la gana. Si el sistema cambiario tiene debilidades, entonces la respuesta es que el dólar today sea legal. Así es como la neosocialdemocracia pretende imponer su sentido común económico para dar estabilidad ante la actual situación económica adversa.

La pregunta que nos debemos hacer es qué tipo de estabilidad económica queremos en respuesta a las dificultades. Una cosa es la estabilidad que excluye a las mayorías y otra es aquella que incluye no dejar fuera a nadie. He aquí la verdadera discusión detrás de este emergente consenso de ideas económicas. ¿Estabilidad macroeconómica con malestar microeconómico? Como en Perú, Colombia, México y ahora Argentina. De nada sirve alcanzar un equilibrio macroeconómico sin gente adentro, sin pueblo. La clave es llegar a la meta, pero hacerlo con el mayor número posible de personas.

La socialdemocracia, en décadas recientes, se viene promocionando con cara amigable. Intentando disimular que pertenece al mismo sistema hegemónico que ha provocado un importantísimo desastre económico a escala global. Procura utilizar como carta de presentación lo que fue en el pasado, sin querer rendir cuenta del presente. Es, por tanto, necesario no confundir lo que fue la vieja socialdemocracia con esta neosocialdemocracia que cohabita en una casa neoliberal dominante. Este nuevo proyecto se caracteriza por constituirse a partir de un pacto desigual con amistades peligrosas, por una soberanía subordinada al patrón de acumulación global del capital, por políticas públicas de bienestar social condicionadas a la tasa de ganancia de unos pocos grandes empresarios. Esta es la corriente que aparece camuflada como nueva, pero que se asemeja demasiado a lo de siempre: al modelo neoliberal.

Muchos procesos de cambio en América Latina se enfrentan indudablemente ante su propio punto de clivaje para sortear contradicciones internas y afrontar situaciones externas adversas. Ninguna identidad política puede continuar paralizada ante tanto cambio adentro y afuera. Se abren así muchas vías para su resignificación e interpretación hacia delante. Y ante el amplio abanico de posibilidades por dónde transitar, ser domesticado en modo neosocialdemocracia es una opción por la que algunos están apostando con mucho ímpetu. Su éxito, en gran medida, dependerá de si surgen otras alternativas que seduzcan y convenzan más que el plan demarketing neosocialdemócrata. En caso de que esto no suceda, entonces comenzará más pronto que tarde el tic tac de los procesos de cambio en la región. Esperemos que no.

* Director del Celag.

Twitter: @alfreserramanci

Este contenido ha sido publicado originalmente por La Jornada, el 28 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.jornada.unam.mx/2016/08/28/opinion/017a1mun