Cuba: Fidel Castro es recibido con ovaciones en el teatro Carlos Marx

Publicado el 13 ago. 2016

Cuba: Fidel Castro es recibido con ovaciones en el teatro Carlos Marx

Cuba festejó este sábado 13 de agosto el cumpleaños número 90 del comandante Fidel Castro, líder histórico de la Revolución Cubana. En el teatro Carlos Marx, Raúl Castro y Nicolás Maduro asistieron a la función de teatro en la cual ingresó también Fidel Castro, a quien le cantaron felicidades.

Visite nuestra web: http://www.el19digital.com

Anuncios

1er. Congreso Nacional de Estudios de los Movimientos Sociales

La Red Mexicana de Estudios de los Movimientos Sociales

convoca al

1er. Congreso Nacional de Estudios de los Movimientos Sociales

“Repensar los movimientos. Diálogos entre saberes y experiencias”

Sede: Rectoría de la Universidad Autónoma Metropolitana

(Prol. Canal de Miramontes 3855, Tlalpan, Ex Hacienda San Juan de Dios, 14387, Ciudad de México)

del 18 al 21 de octubre de 2016

Descargar Convocatoria Congreso RED 2016

Descargar

Convocatoria-Congreso-RED-2016.-Versión-publicada

El propósito del 1er. Congreso Nacional de Estudios de los Movimientos Sociales es reflexionar, analizar y debatir sobre las distintas expresiones de inconformidad, rebeldía, resistencia y descontento social a través de las múltiples formas de movilización, protesta social y acción colectiva, de los diferentes sectores de la sociedad en México, América Latina y el resto del mundo. Interesa establecer un diálogo plural y abierto entre estudiosos y actores sociales y políticos, sobre los siguientes ejes temáticos:

  1. Teoría, metodología y epistemología en el estudio de los movimientos sociales.
  2. Identidad, cultura y contra hegemonía en los movimientos sociales (autonomía, cultura política y poder popular).
  3. Relación entre movimientos sociales, política y democracia.
  4. Violencia política y criminalización de la protesta social.
  5. Globalización, neoliberalismo y movimientos altermundistas
  6. Derecho a la ciudad y transformaciones en el campo, megaproyectos, despojo y espacio público.
  7. Movimientos sociales, ciudadanía y derechos humanos.
  8. Expresiones artísticas en los movimientos sociales.
  9. Género y movimientos sociales.
  10. Movimientos sociales en torno a la sustentabilidad y el cambio climático.
  11. Emergencia, consolidación y consecuencias de los movimientos sociales desde distintos enfoques teóricos.
  12. Repertorios, acciones y performance político de los movimientos sociales.
  13. Las contribuciones mexicanas a los debates globales en el estudio de los movimientos sociales.

Modalidades de participación

  1. Ponente
  2. Cartelista (dirigido a estudiantes de licenciatura y posgrado)
  3. Documentalista
  4. Conversatorio
  5. Presentación de Libros
  6. Asistente

a) Presentación de ponencias

La presentación de investigaciones y resultados de investigación constará de dos etapas. La primera será el envío de un resumen bien estructurado. La segunda, una vez enviada la notificación de aceptación del resumen se presentará la ponencia en extenso.

El resumen bien estructurado deberá sintetizar el contenido de la ponencia haciendo referencia al argumento que se va a desarrollar, el sustento teórico y empírico, y la importancia y originalidad del tema. Deberá indicar con claridad el eje temático donde se pretende presentar.

La extensión del resumen deberá tener entre 350 y 500 palabras. El registro de los ponentes y sus propuestas de ponencia (resúmenes) se realizará en línea a través de la página webwww.conemsmx.comie.org.mx

Anotar claramente el nombre, puesto y lugar de trabajo o estudio del (los-as) autor (es-as), máximo dos.

Fecha límite de recepción de resumen: 04 de mayo de 2016.

Las propuestas recibidas serán analizadas por los comités académico y organizador. Lasponencias aceptadas se anunciarán el 13 de junio de 2016.

Solamente se admitirá́ una propuesta por autor.

Una vez recibida la notificación de aceptación de la propuesta de ponencia, deberán remitirse los trabajos finales en extenso a www.conemsmx.comie.org.mx indicando en el asunto del mensaje el número de folio (“ID”) proporcionado durante el proceso de registro, adjuntando copia (legible) del pago de su inscripción al Congreso.

Los requisitos de entrega del trabajo escrito son: manuscrito no menor a 15 cuartillas, en formato Word, Times New Roman 12, espaciado de 1.5.

La fecha límite de recepción de ponencias en extenso para ser consideradas en la memoria del Congreso es el 14 de septiembre de 2016.

Para dudas o comentarios escribir al correo electrónico:congresomovsociales@correo.rec.uam.mx

Facebook: Red Mexicana de Estudios de los Movimientos Sociales

http://laoms.org/1er-congreso-nacional-de-estudios-de-los-movimientos-sociales/

Las Guerras Globales del Agua: Privatización y Fracking 2015

Así como el Siglo 20 significó la época de las “guerras del petróleo/gas” que formaron parte de los juegos geoestratégicos de las superpotencias,el Siglo 21 se orienta a las “guerras globales del agua” que ya empezaron en algunas zonas del planeta:pletórico de agua marítima y,paradójicamente,sediento para la mayoría de los humanos.

Existen dos abordajes que colisionan:1-La privatización,mediante las desalmadas cuan inicuas “leyes del mercado” de la bancocracia/plutocracia,ha desequilibrado la armonía social,al borde de la ruptura global;y 2-El enfoque humanista que enaltece el bien común de todos los seres vivientes de la biósfera:el concepto (r)evolucionario del geoquímico Vladímir Vernadski.

Hasta ahora la privatización del agua ha provocado estragos por doquier:desde Bolivia,donde la revuelta de los alienados indígenas contribuyó al derrocamiento del régimen neoliberal,pasando por Alemania,máxima superpotencia geoeconómica de Europa—donde el gobierno fue obligado a dar marcha atrás y reestatizar el agua—hasta México,donde la fétida “ley Korenfeld”—que beneficia a la empresa estatal(sic) Mekorot de Israel: coludidos con un íntimo del primer Netanyahu—ha sido puesta en hibernación en su disfuncional Congreso debido al repudio ciudadano.

El polémico fracking(fracturación hidráulica),que usa colosales cantidades de líquido vital—sumado de una centena de arcanas sustancias químicas cancerígenas—,sirve de bisagra para la doble privatización de los hidrocarburos y el agua,y ha sido imputado como causal de crecientes sismos.

El fracking desdeña el seminal principio bioético—puente entre ciencia y humanismo—primum non nocere(“lo primero es no dañar).

El “derecho humano(sic)” de legaloide “asequibilidad” del agua solapa su privatización:no resuelve la sed global sino la mercantiliza con un mínimo caritativo carente de “reglas de origen” biológico.

Hay que atreverse a ir mas allá del primitivo y vulgar “mercado” para propinar un golpe de timon ciudadano y,sobre todo,humanista,que transcienda al agua como un “derecho de supervivencia”(survival right) de todos los seres vivientes,sin excepciones ni decepciones,en la nueva civilización de la biósfera.

  • Autor: Alfredo Jalife-Rahme
  • Editorial: Orfila
  • Año: 2015
  • Páginas: 214

http://www.orfilavalentini.com/esp/items/

Este contenido ha sido publicado originalmente por , el 01 de diciembre de 2015, en el siguiente enlace: http://www.alfredojalife.com/las-guerras-globales-del-agua/

“Por aquí pasó Fidel”

Página/12, 13 Agosto 2016
Por Atilio A. Boron
Escribir unas pocas líneas sobre Fidel es una invitación a la vez fascinante y peligrosa. Lo primero, porque se trata de una figura titánica que cubre la segunda mitad del siglo veinte y los primeros años del actual. Lo segundo, porque dadas las inexorables restricciones de espacio, se corre el riesgo de apenas balbucear unas pocas palabras incapaces de hacerle justicia a un personaje que Hegel sin duda los caracterizaría como “histórico universal”, tal como lo hiciera con Napoleón. En esta oportunidad, y como pequeño homenaje a su nonagésimo aniversario, quisiera compartir una experiencia: la impresión que me causó Fidel cuando lo ví en Chile durante su histórica visita a ese país a finales de 1971. En ese tiempo me desempeñaba como joven profesor de la Flacso/Chile y traté de seguir el itinerario de Fidel lo más de cerca posible, tarea condenada al fracaso porque el Comandante no limitó sus actividades al área de Santiago sino que recorrió Chile de norte a sur, desde Antofagasta hasta Punta Arenas. Me consolé asistiendo a sus apariciones públicas en Santiago apenas recuperado del impacto emocional que me produjo cuando el día de su llegada a la tierra de Violeta Parra, al atardecer del 10 de Noviembre de 1971, yo era uno más de los miles y miles de santiaguinos que salimos a las calles para brindarle una conmovedora recepción. El climax se produjo cuando al acercarse la caravana de automóviles por la Avenida Costanera a la altura de las Torres de Tajamar, lo vimos pasar en un auto descapotado, de pie, enfundado en su uniforme verde olivo, su gorra y saludando a la multitud agolpada a ambos lados de la calzada. Siendo de por sí un hombre de elevada estatura, parado en ese carro, que avanzaba lentamente, sus dimensiones adquirieron proporciones gigantescas para quienes estábamos allí vitoreándolo y sentíamos que nos recorría, como una corriente eléctrica, la sensación mística de que estábamos viendo pasar no a un hombre, a un cubano, o a un jefe de estado, sino a la personificación misma de América Latina y el Caribe, al héroe que en nombre de Nuestra América había puesto punto final a nuestra prehistoria. Si su sola figura nos magnetizaba cuando pronunciaba un discurso –¡veinticinco en total durante su gira chilena, más una maratónica conferencia de prensa un día antes de su regreso a Cuba!–, sus formidables dotes de orador nos dejaban absolutamente deslumbrados.
Salvador Allende, su digno anfitrión, era un líder entrañable y un luminoso ejemplo para todos nosotros por su coherencia como marxista y por su valentía para enfrentar a la derecha vernácula y al imperialismo. Pero no era un orador de barricada; sus discursos parlamentarios eran excelentes, pero jamás podrían cautivar a una multitud. Los de Fidel, en cambio, eran como uno de esos fantásticos murales de Diego Rivera en el Palacio Nacional de México: un torrente por el cual fluía toda la historia de Nuestra América. Su capacidad didáctica, su contenido profundo y su incomparable elocuencia fascinaron a todos quienes pudimos asistir a sus concentraciones y, en mi caso, marcó para siempre mi conciencia política. Era obvio que el viaje de Fidel a Chile fue algo más que una visita diplomática. Parafraseando al Comandante Hugo Chávez, podríamos decir también que “por aquí pasó Fidel”. Y “aquí” fue ese sorprendente Chile de Allende adonde el Comandante llegó para comprobar, con sus propios ojos, si había otro camino para hacer avanzar la revolución en América Latina. En aquella coyuntura tan especial, esta era una cuestión de excepcional importancia para el líder cubano, revolucionario integral si los hay y obsesionado por identificar, en los complejos entresijos de nuestras realidades nacionales, las semillas de la necesaria revolución. Esta motivación quedó explícitamente confirmada en el notable discurso que Fidel pronunciara el 17 de noviembre de 1971 en la Universidad de Concepción. Fue precisamente eso lo que quiso ver Fidel en Chile, y la lectura de sus discursos y sus intervenciones en la prensa demuestran que era un profundo estudioso de la realidad chilena, meticulosamente bien informado sobre lo que ese país producía, a quién lo vendía en el mercado internacional, a qué precio y bajo cuáles condiciones. Y lo mismo valía para otros aspectos de la vida política y social de aquel país, que Fidel había estudiado hasta en sus menores detalles con anterioridad a su visita. Una gira extensa e intensiva, donde no sólo pronunció discursos sino que habló con miles de chilenos que le preguntaban de todo. Fue realmente un viaje de estudios, propio de quien concibe al marxismo no como un dogma sino como una guía para la acción –como lo exigía Lenin– y que se extendió desde el 10 de noviembre hasta el 4 de diciembre, en medio de la gritería insolente de la derecha que a poco llegar exigía el abandono de Fidel del suelo chileno. Pero Allende se mantuvo firme y brindó una cálida hospitalidad a su amigo cubano en cada rincón de la dilatada geografía del país andino. Con su visita Fidel dejó una estela imborrable en aquel lejano rincón de Nuestra América, que por un par de años más todavía sería, como lo afirma la canción nacional de Chile, “un asilo contra la opresión”. Poco después se transformaría en el baluarte de la barbarie fascista, en asilo de contrarrevolucionarios y guarida de terroristas que, Plan Cóndor mediante, asolaría a los países latinoamericanos. La revolución que Fidel correctamente caracterizó cuando dijo que en Chile estaba transitando sus primeros pasos, recordando que las revoluciones no son acontecimientos fulminantes sino el resultado acumulativo de transformaciones de diverso tipo, fue ahogada en sangre.
Con esto quedaron definitivamente demostradas dos lecciones: primera, que en Nuestra América la osadía de los revolucionarios siempre será castigada por la derecha y sus aliados internacionales con un atroz escarmiento. Segunda: que el único antídoto para evitar ese fatal desenlace es completar sin pérdida de tiempo las tareas fundamentales de la revolución.
Este contenido ha sido publicado originalmente por Atilio Boron.com, el 13 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.atilioboron.com.ar/2016/08/fidel-el-invencible.html

Hermila Galindo, una feminista en la Constituyente de 1917

Por: Guadalupe Cruz Jaimes

CIMAC | México DF.- 24/01/2007

Rumbo a la Constituyente Feminista que se instalará el próximo 8 de marzo, es relevante recordar los nombres de las mujeres feministas que a través de la historia del país han luchado por incluir los derechos de las mujeres en la Carta Magna.

Una de ellas, la primera, es Hermila Galindo de Topete, pionera del movimiento feminista en México, luchadora social, oradora por excelencia, maestra y periodista que durante su vida encontró en la defensa de los derechos de las mujeres el aliciente que condujo su vida y su trayectoria política.

Nació en Lerdo, Durango, en 1896, desde muy joven se mostró aguerrida y convencida de sus ideales antireeleccionistas, mismos que transmitía en clase a sus alumnas y alumnos duranguenses y de Chihuahua.

Como periodista, fundó el diario feminista La Mujer Moderna, publicación que promovió el desarrollo de las mujeres al ubicarlas en el sitio que les correspondía en la sociedad.

Desde este medio afirmaba que la igualdad política debía extenderse a la educación, al trabajo y a las relaciones personales.

Mediante esta publicación defendió la educación laica, reclamó la educación sexual y el derecho de las mujeres a ejercer libremente su sexualidad, sosteniendo que las mujeres, al igual que los hombres, tienen los mismos deseos sexuales, tesis que le acarreó fuertes críticas de sectores feministas conservadores y el rechazo social.

En el ámbito político trabajó como secretaria para el régimen maderista, luchó en oposición al gobierno contrarrevolucionario de Victoriano Huerta y participó de forma activa en la Revolución constitucionalista.

Además organizó varios clubes revolucionarios en Veracruz, Tabasco, Campeche y Yucatán.

Hermila tuvo una importante participación al presentar una ponencia revolucionaria en el primer Congreso Feminista en Mérida, Yucatán, en 1916, en la cual demandó los derechos políticos y sexuales de las mujeres.

Durante los debates previos a la constituyente de 1917, Hermila Galindo, de 20 años de edad, exigía la ciudadanía de las mujeres.

Se incorporó al movimiento constitucionalista, en 1914, convirtiéndose en la secretaria particular de Venustiano Carranza, primer gobernante de la revolución triunfante.

Carranza la nombró su representante en Cuba y Colombia, donde Galindo se hizo cargo de difundir la doctrina internacional del gobierno, haciendo gala de su excelente oratoria.

Cuando el mandatario accedió al poder, Galindo tuvo la oportunidad de presentar una propuesta para que la nueva Carta Magna incluyera los derechos políticos de la mujeres.

Sin embargo el voto femenino no estuvo en la agenda de los constituyentes, lo que fue el primer desengaño que sufrió Hermila Galindo confiada en que la revolución garantizaría los derechos políticos de las mujeres.

La promesa de Venustiano Carranza de restablecer la igualdad entre los mexicanos y la efectividad, así como el pleno goce de sus derechos e igualdades ante la ley, no incluyó a las mujeres.

Pese a la decepción del movimiento revolucionario y el supuesto cambio social, Hermila decidió postularse como candidata a diputada por el 5º distrito electoral de la Ciudad de México, suceso histórico en nuestro país, que convirtió a Galindo en la primera mujer que contendió por un cargo de elección electoral.

Según la historiadora Gabriela Cano, Hermila obtuvo la mayoría de los votos que la hubieran conducido hasta la Cámara de Diputados, pero el Colegio Electoral rechazó el resultado.

Su participación política, fue ejemplo seguido por otras mujeres del país, en los años de 1920 y 1930.

En 1952 fue nombrada la primera mujer congresista. Galindo logró ver concluida la lucha por el voto de las mujeres mexicanas en la Constitución, en 1953.

Con sus logros en el ámbito de la política, la feminista consiguió mostrar de manera pública que las mujeres podían y debían ser elegidas para ocupar puestos públicos.

La trascendencia de esta mujer radica en la apertura de espacios que se creían exclusivamente masculinos para las siguientes generaciones de mujeres mexicanas comprometidas con la lucha por los derechos políticos de las mujeres y la inclusión de estos en la Constitución Política Mexicana.

Hermila Galindo de Topete murió en 1954, un año después de la aprobación del derecho al voto de las mujeres.
07/GCJ/GG

Este contenido ha sido publicado originalmente por Cima Noticias, el 24 de enero de 2007, en el siguiente enlace: http://www.cimacnoticias.com.mx/node/56354