Cinco preguntas sobre el impeachment contra Dilma Rousseff

“Cuando una presidenta electa es juzgada bajo la acusación de un crimen que no cometió, el nombre que se le da a eso en el mundo democrático no es impeachment, es golpe”, ha destacado Rousseff en reiteradas ocasiones.

El juicio político conocido en Brasil como impeachment, dio sus primeros pasos contra la presidenta constitucional de Brasil, Dilma Rousseff, en 2015, por haber supuestamente haber “maquillado” cuentas públicas y haber “cargado” a los bancos del Estado gastos correspondientes al Gobierno.

El presidente interino de Brasil y el expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, son reconocidos como promotores del golpe de Estado. EFE.

¿Quién estuvo detrás del impeachment contra la mandataria?

El movimiento Brasil Libre (MBL) presentó en mayo de 2015 una solicitud de juicio político contra Rousseff, ante el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, por presunta violación de las normas fiscales.

Un año después, el diario Folha de Sao Paulo reveló que el Partido del Movimiento del Movimiento Demócrato Brasileño (PMDB, del presidente interino Michel Temer), el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), entre otras agrupaciones minoritarias, financiaron al MBL.

Creado en 2014 como una organización anticorrupción sin vínculos con los partidos políticos tradicionales, el MBL recibió apoyo económico para imprimir panfletos, contratar equipos de sonido, colocar carteles, alquiler de transporte, entre otras acciones.

¿Por qué Rousseff está enjuiciada?

Contra la Presidenta brasileña separada de su cargo hay cinco delitos: uno referente a supuestas maniobras fiscales, y cuatro por la ordenanza de cuatro decretos presupuestarios que no fueron aprobados por el Congreso.

Del primero, conocido como “pedaladas fiscales”, ya fue absuelta tras un informe elaborado por técnicos del Senado que estableció la nula responsabilidad de Rousseff en tales medidas.

¿Quién está a favor del impeachment?

A pesar del rechazo generado en las calles de Brasil y en varios Gobiernos de América Latina, algunos jefes de Estado han mostrado su respaldo al proceso y han reconocido al Ejecutivo de Temer.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, fue el primero en mostrar su “respeto” en relación al impeachment.

“Ante los sucesos registrados en Brasil el Gobierno argentino manifiesta que respeta el proceso institucional que se está desarrollando y confía en que el desenlace de la situación consolide la solidez de la democracia brasileña”, se apuntó en un comunicado en mayo pasado.

En el Palacio Itamaraty con el jefe de Estado de Brasil, Michel Temer

Por su parte, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, ha mantenido diálogos con Temer para continuar sus planes en contra de la presidencia pro témpore de Venezuela en el Mercado Común del Sur (Mercosur).

Es la oposición brasileña, liderada por el PSDB y el PMDB, que antiguamente formaba coalición con el Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff, los que respaldan el juicio político.

¿Golpe de Estado o impeachment?

“Cuando una presidenta electa es juzgada bajo la acusación de un crimen que no cometió, el nombre que se le da a eso en el mundo democrático no esimpeachment, es golpe”, sentenció en mayo pasado la primera Presidenta electa en Brasil.

Mientras que el abogado general de la República, José Eduardo Cardozo, ha reiterado que Rousseff no incurrió en delito de responsabilidad, por lo cual, no debería desarrollarse el proceso.

Durante su defensa del 12 de mayo, cuando el Senado aprobó el impeachment, Cardozo resaltó: “Se está cometiendo una injusticia histórica en la que procedimientos como el derecho de defensa son usados para dar legitimidad a un proceso que viola la Constitución”.

Asimismo, el abogado manifestó anteriormente que Rousseff no debió ser juzgada por el Congreso, dado el sistema presidencialista que hay en Brasil.

El especialisa acotó que solo el Tribunal Supremo puede juzgar al presidente de la República, y añadió en la nación amazónica que no existe el juicio político “a menos que sea una situación muy grave”, un caso excepcional.

Rousseff ha mantenido desde un principio, que se trata de un golpe a la democracia brasileña. Reuters.

¿Qué sigue ahora para Rousseff?

Este jueves desde las 9H00 (hora local) comenzará el juicio político, que será interrumpido cada cuatro horas por intervalos de 60 minutos.

El próximo lunes 29 de agosto Rousseff presentará su defensa y tendrá un plazo de tiempo de 30 minutos, el cual puede ser extendido si es necesario.

Al final la defensa y la acusación tendrán una hora y media para discutir el proceso.

Seguidamente iniciará el debate entre los senadores, en el cual cada uno dispondrá de 10 minutos para expresarse sobre la denuncia. Se estima que esta etapa pueda durar alrededor de 20 horas.

Mediante voto electrónico los 81 senadores decidirán si Rousseff es culpable o inocente de haber violado la Constitución de Brasil.

Si una mayoría especial de dos tercios (54 senadores) vota a favor de condenarla, Rousseff pierde la presidencia y queda inhabilitada por ocho años para ejercer cualquier cargo público.

Si los votos a favor no llegan a esa cifra, el proceso será archivado y Rousseff absuelta volverá a su cargo como presidente electa democráticamente por el pueblo de Brasil.

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur, el 25 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/news/Cinco-preguntas-sobre-el-impeachment-contra-Dilma-Rousseff-20160824-0059.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s