Destitución de Dilma Rouseff, atentado contra la democracia en América Latina

El día de hoy se consumó el golpe de Estado parlamentario orquestado por la derecha brasileña en contra de quien fuera electa democráticamente por millones de brasileñas y brasileños, la Presidenta Dilma Rouseff.

Lamentablemente se dio lo que ya esperábamos porque el Senado de Brasil se convirtió en una horda también de confabuladores acusados ellos mismos de corrupción y están haciendo un golpe parlamentario contra una presidenta que ganó con 54 millones de votos en la principal economía de América Latina, es un hecho que debemos de reprobar.

Sin embargo, yo confío mucho en el pueblo de Brasil sé que más pronto que tarde volverán a ganar el poder y que éste hecho indignante de utilizar las instituciones del Estado con venganzas políticas contra la izquierda.

Con este resultado, Michel Temer se afianza en la presidencia de Brasil tras haber traicionado a Rouseff y haber orquestado su destitución. Asimismo, afianza en ese país el enfoque neoliberal de privatizaciones y recortes a programas sociales, mismos que ha llevado a cabo desde que se separó a Rouseff del cargo en mayo pasado.

En este sentido, Temer le apostó a enterrar el enfoque social que imprimieron los gobiernos del PT con Lula da Silva y la propia Rouseff que sacaron de la pobreza a millones de brasileños. Se redujo la inversión para las universidades un 45 por ciento para 2017, se aumentó la edad de jubilación a 65 años, se implementaron medidas que perjudican a los trabajadores y se pretenden privatizar los aeropuertos de Sao Paulo y Río de Janeiro, todo bajo la retórica de la contención del déficit fiscal que asfixia al país, siendo que en el fondo son parte de políticas que van enfocadas a enriquecer al sector de la derecha que apoyó el proceso contra Rouseff.

Asimismo, Temer se enfrenta al descrédito que ha dejado la ola de corrupción en la cual está involucrado junto con algunas de las personas a las que nombró Ministros y que están señalados por su participación en el fraude multimillonario a la petrolera estatal Petrobrás, que lo sitúa en un 13 por ciento de aprobación. Ejemplo de lo anterior es el caso de Romero Jucá, quien fue nombrado ministro de Planificación y presidente del partido de Temer, el centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el cual tuvo que renunciar tras darse a conocer un audio donde negocia impunidad a cambio de apoyar el proceso contra Rouseff. En casos similares se encuentran los titulares de Turismo y del Ministerio de la secretaría, Henrique Eduardo Álves y Geddel Vieira Lima respectivamente, quienes han sido señalados de beneficiarse del desfalco a Petrobras.

Este es el panorama que deja para Brasil el golpe de Estado Parlamentario contra Rouseff. Corrupción alarmante en la más alta esfera del Gobierno, despojos, privatizaciones y recortes que mandarán de nuevo a la pobreza a miles de brasileñas y brasileños, misma receta neoliberal que la derecha ha emprendido en nuestro país y que ha generado pobreza, desigualdad e inseguridad.

Nos unimos a la condena internacional que se hace ante este lamentable hecho. Coincidimos plenamente con las posturas que el día de hoy mostraron los Embajadores de Bolivia, Nicaragua, Venezuela y Ecuador ante la Organización de Estados Americanos por este atentado flagrante contra la democracia en nuestra querida América Latina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s