Archivo de la categoría: Posicionamientos de izquierda

Exigen en Cuba libertad para independentista puertorriqueño Oscar López

El Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), la misión permanente de Puerto Rico en La Habana  y el héroe de la República de Cuba, Fernando González, abogaron hoy por la liberación del independentista boricua Oscar López.

Durante la presentación en la sede del ICAP de la exposición fotográfica “Solidaridad contra Bloqueo”, Kenia Serrano, presidenta de la institución, exigió la liberación de López, el preso político más antiguo del hemisferio.

“Es hora de que el gobierno estadounidense dé el indulto al destacado luchador puertorriqueño que lleva 35 años de cruel prisión“, reclamó la dirigente del ICAP.

Por su parte, Edwin González, representante de la misión boricua en La Habana, agradeció el respaldo histórico de Cuba a la causa independentista puertorriqueña y sobre todo por la libertad de su compatriota.

“Nosotros vamos a estar eternamente agradecidos del apoyo recibido del pueblo y gobierno cubanos. Históricamente hemos luchado juntos contra la injusticia y la explotación, por lo tanto unidos, reclamaremos en los diferentes escenarios internacionales la libertad Oscar López y el fin del bloqueo que impone Estados Unidos a Cuba”, precisó.

Mientras tanto, Fernando González, uno de los cinco luchadores antiterroristas cubanos que sufrió injusta prisión en Estados Unidos, aseguró que es prioridad del ICAP socializar la causa puertorriqueña por la libertad de López.

“Esta pelea la vamos a defender en todos los foros internacionales que asistamos como lo hicimos recientemente en el encuentro continental de solidaridad con Cuba celebrado en República Dominicana”, sostuvo.

López Rivera, de 73 años de edad, se integró en 1976 a la lucha clandestina en favor de la independencia de Puerto Rico como miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) y cinco años después fue capturado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) acusado de “conspiración” y por su militancia en las FALN.

Por tal motivo fue sentenciado a 70 años de cárcel, de los cuales cumplió 34 y 12 de ellos en aislamiento total en una cárcel federal.

(Con información de Prensa Latina)

Este contenido ha sido publicado originalmente por Radio Rebelde, 6 de septiembre de 2016, en el siguiente enlace:  http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/09/12/exigen-en-cuba-libertad-para-independentista-puertorriqueno-oscar-lopez/#.V9hOC1t97IV

Anuncios

Emotiva carta de Dilma Rousseff

Hoy, el Senado Federal tomó una decisión que entra en la historia de las grandes injusticias. Los senadores que votaron por el impeachment escogieron lastimar la Constitución Federal. Decidieron por la interrupción de un mandato de una presidente que no cometió crimen de responsabilidad. Condenaron a una inocente y consumaron un golpe parlamentario.

Con la aprobación de mi apartamiento definitivo, políticos que buscan desesperadamente escapar del brazo de la Justicia tomaron el poder unidos a los derrotados en las últimas cuatro elecciones. No llegan al Gobierno por el voto directo, como yo y Lula hicimos en 2002, 2006, 2010 y 2014. Se apropian del poder por medio de un golpe de Estado.

Es el segundo golpe de Estado que enfrento en mi vida. El primero, el golpe militar, apoyado en la truculencia de las armas, de la represión y la tortura, se me presentó cuando era una joven militante. El segundo golpe parlamentario, acontecido hoy, a través de una farsa legal, me derriba del cargo para el que fui elegida por el pueblo.

Se trata de una clara elección indirecta, en la que 61 senadores sustituyen la voluntad expresada por 54.500.000 votos. Es un fraude, contra el que todavía vamos a recurrir a todas las instancias posibles.

Sorprende que la mayor acción contra la corrupción de nuestra historia, como consecuencia de medidas adoptadas y las leyes promulgadas a partir 2003 y profundizadas en mi gobierno, lleven justamente al poder a un grupo de corruptos investigado.

El proyecto nacional progresista, incluyente y democrático que represento está siendo interrumpido por una poderosa fuerza conservadora y reaccionaria, con el apoyo de una prensa partidista y venal. Se capturarán las instituciones del Estado para ponerlas al servicio del más radical liberalismo económico y el retroceso social.

Acaban de derrumbar a la primera mujer presidente de Brasil, sin ninguna justificación constitucional para este juicio político.

Pero el golpe no se acaba de cometer contra mí y mi partido. Este fue sólo el comienzo. El golpe golpeará indistintamente cualquier organización política progresista y democrática.

El golpe está en contra de los movimientos sociales y sindicales y contra los que luchan por los derechos en todas sus acepciones: el derecho al trabajo y la protección de las leyes laborales; derecho a una jubilación justa; derecho a la vivienda y a la tierra; derecho a la educación, la salud y la cultura; derecho de la juventud a protagonizar su historia; derechos de los negros, los indígenas, la población LGBT, mujeres; derecho a hablar sin ser reprimido.

El golpe es contra el pueblo y contra la nación. El golpe es misógino. El golpe es homofóbico. El golpe es racista. Es la imposición de la cultura de intolerancia, los prejuicios, la violencia.

Les pido a Brasil y los brasileños que me oigan. Hablo a los más de 54 millones que votaron por mí en 2014. Hablo a los 110 millones, que apoyan la elección directa como forma de elección de presidentes. Hablo fundamentalmente a los brasileños que, durante mi gobierno, superaron la pobreza, alcanzaron el sueño de la casa, comenzaron a recibir atención médica, entraron en la universidad y dejaron de ser invisibles a los ojos de la nación, pasando a tener derechos que siempre les fueron negados.

La incredulidad y el dolor que nos golpean en momentos como éste son malos consejeros. No desistan de la lucha.

Oigan bien: creen que nos ganaron, pero están equivocados. Sé que todo el mundo va a luchar. Habrá contra ellos la oposición más firme, incansable y llena de energía que un gobierno golpista pueda tener.

Cuando el presidente Lula fue elegido por primera vez en 2003, llegamos al gobierno cantando juntos que nadie debía tener miedo de ser feliz. Por más de 13 años, llevamos adelante con éxito un proyecto que promovió la mayor inclusión social y reducción de las desigualdades de la historia de nuestro país.

Esta historia no termina así. Estoy segura de que la interrupción de este proceso por el golpe de Estado no es definitiva. Volveremos. Para continuar nuestro viaje hacia un Brasil donde el pueblo es soberano.

Espero que sepamos unirnos en defensa de las causas comunes para todos los progresistas, independientemente de su afiliación partidaria o posición política. Propongo que luchemos todos juntos contra el retroceso, en contra de la agenda conservadora, en contra de la extinción de los derechos, por la soberanía nacional y el pleno restablecimiento de la democracia.

Dejo la presidencia como entré: sin haber incurrido en ningún acto ilegal; sin haber traicionado ninguno de mis compromisos; con dignidad y llevando en el pecho el mismo amor y admiración por los hombres y las mujeres brasileñas y la misma voluntad de seguir luchando por Brasil.

Viví mi verdad. Di lo mejor de mi capacidad. No huí de mis responsabilidades. Me emocioné con el sufrimiento humano, me conmoví con la lucha contra la pobreza y el hambre, combatí la desigualdad.

Me embarqué en buenas peleas. Perdí algunas, gané muchas y, en este momento, me siento inspirada en Darcy Ribeiro para decir: no me gustaría estar en el lugar de aquellos que se consideran vencedores. La historia será implacable con ellos.

A las mujeres brasileñas, que me cubrieron con flores y afecto, les pido que crean que se puede. Las futuras generaciones de brasileñas sabrán que la primera vez que una mujer ocupó la Presidencia de Brasil, el machismo y la misoginia mostraron sus caras más feas. Hemos abierto un camino de una sola vía hacia la igualdad de género. Nada nos hará retroceder.

En este momento, no voy les voy a decir adiós. Estoy segura de que se puede decir “hasta dentro de poco”.

Concluyo compartiendo con ustedes una maravillosa inspiración del poeta ruso Maiakovski:

“No estamos contentos, por supuesto,
Pero ¿por qué razón deberíamos estar tristes?
El mar de la historia es agitado
Las amenazas y guerras, habremos de atravesarlas,
Las romperemos por la mitad,
Cortándolas como corta una quilla”

Un fuerte abrazo a todos los brasileños, que comparten conmigo la creencia en la democracia y el sueño de la justicia.

Jueves, 1 de Setiembre de 2016


(Redacción Informativa de Radio Rebelde)

Este contenido ha sido publicado originalmente por Radio Rebelde, 6 de septiembre de 2016, en el siguiente enlace: http://www.radiorebelde.cu/noticia/emotiva-carta-dilma-rousseff-20160906/

Dilma Rousseff: Lucharé incansablemente por restablecer la democracia

La presidenta destituida de Brasil, Dilma Rousseff, llamó hoy en una conferencia de prensa a la unidad y al entendimiento de todos los ciudadanos sin importar la afiliación política, yaseguró que luchará incansablemente por restablecer la democracia en la nación.

“Salgo de la presidencia, sé que no traicioné ni cometí ningún acto ilícito. Salgo con dignidad cargando en el pecho el mismo amor por los brasileños y brasileñas (…) y la misma voluntad de trabajar por la nación”, recalcó la exmandataria.

Rousseff inistió en que con su destitución 61 senadores sustituyeron la determinación de los 54 millones de electores que la votaron para su segundo mandato en 2014, y precisó que no quisiera estar en el lugar de los que se creen vencedores. “La historia será implacables con ellos, como ya ocurrió en décadas pasadas”.

“Queremos que estemos juntos porque aquí hay otro retroceso, otra agenda conservadora y no vamos a detenernos”, pidió Rousseff.

“Es el segundo golpe de Estado que enfrento en la vida. Primero fue el militar (1964), que me afectó cuando era una joven militante; el segundo fue el parlamentario, que me derriba del cargo para el que fui elegida”, recordó Rousseff.

Hoy el Senado tomó una decisión que entra a la historia de las grandes injusticias: escogieron rasgar la Constitución; decidieron interrumpir el mandato de una presidente que no cometió ningún crimen; condenaron a una inocente y consumaron un golpe parlamentario”, denunció como parte de un enérgico discurso.

Rousseff insitió en que el “golpe” fue consumado por políticos acusados de corrupción “que buscan huir de la justicia, tras haber sido derrotados en las últimas cuatro elecciones presidenciales”.

“Es un fraude contra el que recorreremos en todas las instancias posibles, cometido por fuerzas conservadoras y reaccionarias que contaron con el apoyo de sectores de prensa”, dijo.

Asimismo, comentó que el golpe afectará indistintamente a cualquier organización política democrática, a los movimientos sociales y a todos los que luchan por derechos, como derecho al trabajo, a la jubilación justa, a habitación, a la tierra.

“Volveremos, pero no sólo para satisfacer nuestros deseos, sino para culminar nuestra jornada por un Brasil soberano”.

No desistan de la lucha. Escuchen bien: piensan que nos vencieron pero están engañados. Sé que todos vamos a luchar. Habrá la más determinada, firme y enérgica oposición que un golpista puede sufrir”, afirmó.

(Con información de TelesurTV)

Este contenido ha sido publicado originalmente por Cuba Debate  el 31 de agosto de 2016, en el siguiente enlace: http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/08/31/dilma-rousseff-luchare-incansablemente-por-restablecer-la-democracia/#.V8h7Elt97IV

Destitución de Dilma Rouseff, atentado contra la democracia en América Latina

El día de hoy se consumó el golpe de Estado parlamentario orquestado por la derecha brasileña en contra de quien fuera electa democráticamente por millones de brasileñas y brasileños, la Presidenta Dilma Rouseff.

Lamentablemente se dio lo que ya esperábamos porque el Senado de Brasil se convirtió en una horda también de confabuladores acusados ellos mismos de corrupción y están haciendo un golpe parlamentario contra una presidenta que ganó con 54 millones de votos en la principal economía de América Latina, es un hecho que debemos de reprobar.

Sin embargo, yo confío mucho en el pueblo de Brasil sé que más pronto que tarde volverán a ganar el poder y que éste hecho indignante de utilizar las instituciones del Estado con venganzas políticas contra la izquierda.

Con este resultado, Michel Temer se afianza en la presidencia de Brasil tras haber traicionado a Rouseff y haber orquestado su destitución. Asimismo, afianza en ese país el enfoque neoliberal de privatizaciones y recortes a programas sociales, mismos que ha llevado a cabo desde que se separó a Rouseff del cargo en mayo pasado.

En este sentido, Temer le apostó a enterrar el enfoque social que imprimieron los gobiernos del PT con Lula da Silva y la propia Rouseff que sacaron de la pobreza a millones de brasileños. Se redujo la inversión para las universidades un 45 por ciento para 2017, se aumentó la edad de jubilación a 65 años, se implementaron medidas que perjudican a los trabajadores y se pretenden privatizar los aeropuertos de Sao Paulo y Río de Janeiro, todo bajo la retórica de la contención del déficit fiscal que asfixia al país, siendo que en el fondo son parte de políticas que van enfocadas a enriquecer al sector de la derecha que apoyó el proceso contra Rouseff.

Asimismo, Temer se enfrenta al descrédito que ha dejado la ola de corrupción en la cual está involucrado junto con algunas de las personas a las que nombró Ministros y que están señalados por su participación en el fraude multimillonario a la petrolera estatal Petrobrás, que lo sitúa en un 13 por ciento de aprobación. Ejemplo de lo anterior es el caso de Romero Jucá, quien fue nombrado ministro de Planificación y presidente del partido de Temer, el centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el cual tuvo que renunciar tras darse a conocer un audio donde negocia impunidad a cambio de apoyar el proceso contra Rouseff. En casos similares se encuentran los titulares de Turismo y del Ministerio de la secretaría, Henrique Eduardo Álves y Geddel Vieira Lima respectivamente, quienes han sido señalados de beneficiarse del desfalco a Petrobras.

Este es el panorama que deja para Brasil el golpe de Estado Parlamentario contra Rouseff. Corrupción alarmante en la más alta esfera del Gobierno, despojos, privatizaciones y recortes que mandarán de nuevo a la pobreza a miles de brasileñas y brasileños, misma receta neoliberal que la derecha ha emprendido en nuestro país y que ha generado pobreza, desigualdad e inseguridad.

Nos unimos a la condena internacional que se hace ante este lamentable hecho. Coincidimos plenamente con las posturas que el día de hoy mostraron los Embajadores de Bolivia, Nicaragua, Venezuela y Ecuador ante la Organización de Estados Americanos por este atentado flagrante contra la democracia en nuestra querida América Latina.

Mujica: A Dilma la destituyeron por negarse a la corrupción

En contexto
  • Tras un proceso largo de juicio político o impeachment, la mandataria Dilma Rousseff fue separada definitivamente del cargo con 61 senadores a favor y 20 en contra en un quórum de 81 senadores en el Senado de Brasil.
  • Este miércoles el presidente interino Michel Temer fue investido en el Senado.
El exmandatario uruguayo afirmó que lo que sucedió este miércoles en Brasil fue “la consumación de un golpe de Estado anunciado desde hace rato”.

El expresidente y actual senador de Uruguay, José Mujica, expresó que la mandataria de Brasil electa en los comicios de 2014, Dilma Rousseff, fue destituida porque no cedió a las presiones para cubrir a políticos acusados de corrupción.

“A esta mujer la están condenando por no haber entrado en la corrupción”, afirmó Mujica mientras participaba del lanzamiento de una jornada de intercambio entre varios sindicatos de Suramérica.

El exmandatario uruguayo (2010-2015) recordó que el proceso de impeachment de Rousseff comenzó luego de que la mandataria se negara a ceder protección parlamentaria a quien era el presidente de la cámara de diputados Eduardo Cunha.

“Existe un señor, Eduardo Cunha, que era presidente del Parlamento y parece que alguien que pasó por Suiza le dejo 5.000.000 de dólares a su nombre pero él no sabe quién fue”, ironizó el senador perteneciente a la coalición oficialista Frente Amplio (izquierda).

Mujica agregó que tanto el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil (izquierda) como la presidenta no intervinieron para evitar que fuera investigado y eso llevó a Rousseff a la condena.

“Y cuál fue el error del PT, error entre comillas y el error de la presidenta, no agarrar viaje para tapar un hecho de corrupción”, concluyó.

“Lo que hubo en Brasil fue un golpe de Estado. Póngale el nombre que quieran pero es así”, aseguró Mujica.

Durante el acto, declaró que lo que sucedió este miércoles en Brasil fue “la consumación de un golpe de Estado anunciado desde hace rato”.

Al respecto, aludió a que la última vez que el actual embajador brasileño José Serra visitó Uruguay “dijo a boca de jarro que esto estaba decidido” por lo que “toda esta discusión del Senado fue una gigantesca pantomima”.

Mujica añadió que la salida de Rousseff “estaba decidida en otra parte” y que “se montó un escenario a los efectos de embaucar a la opinión pública y dar una apariencia de juicio”.

“Hubo una decisión política de la derecha de aventar este gobierno. Hubo una decisión política que buscó reacomodar el artilugio jurídico a los efectos de tener ciertas cosas para presentarse ante la opinión del pueblo y del mundo”, continuó.

“Cuando los compañeros dicen golpe de Estado, es un golpe de Estado”, manifestó.

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur, el 1  de septiembre   de 2016, en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/news/Jose-Mujica-A-Dilma-la-destituyeron-por-negarse-a-la-corrupcion-20160901-0003.html

 

Declaración del Gobierno Revolucionario de la República de Cuba

El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba rechaza enérgicamente el golpe de estado parlamentario-judicial que se ha consumado contra la Presidenta Dilma Rousseff.

La separación del gobierno de la Presidenta, sin que se presentara ninguna evidencia de delitos de corrupción ni crímenes de responsabilidad, y con ella del Partido de los Trabajadores (PT) y otras fuerzas políticas de izquierda aliadas, constituye un acto de desacato a la voluntad soberana del pueblo que la eligió.

Durante los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, se impulsó un modelo económico-social que permitió a Brasil dar un salto en su crecimiento productivo con inclusión social, la defensa de sus recursos naturales, la generación de empleo, el combate a la pobreza, la salida de la miseria de más de 35 millones de brasileños que vivían en condiciones inhumanas y la elevación del ingreso de otros 40 millones, la ampliación de las oportunidades en la educación y la salud del pueblo, incluidos sectores hasta entonces marginados.

En este período, Brasil ha sido un activo impulsor de la integración latinoamericana y caribeña. La derrota del Acuerdo de Libre Comercio para las Américas (ALCA), la convocatoria a la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC) que llevó a la posterior creación de la CELAC, y la constitución de UNASUR, son acontecimientos trascendentales en la historia más reciente de la región que demuestran el  protagonismo de ese país.

Asimismo, su proyección hacia las naciones del Tercer Mundo, en especial de África; su activa membrecía en el Grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y su desempeño en el marco de la Organización de las  Naciones Unidas, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial del Comercio, entre otras, constituyen un reconocimiento a su liderazgo internacional.

Merece elogio también la ejecutoria brasileña bajo los gobiernos del PT en temas cruciales de la situación internacional en defensa de la paz, el desarrollo, el medio ambiente y los programas contra el hambre.

Son ampliamente conocidos los esfuerzos de Lula y Dilma por reformar el sistema político y ordenar el financiamiento de los partidos y sus campañas, así como en el apoyo a las investigaciones contra la corrupción que fueron abiertas y a la independencia de las instituciones encargadas de ellas.

Las fuerzas que ahora ejercen el poder han anunciado medidas privatizadoras sobre las reservas petrolíferas en aguas profundas y  cortes a los programas sociales. Igualmente, enuncian una política exterior que privilegia las relaciones con los grandes centros de poder internacionales. No pocos de quienes juzgan a la Presidenta están bajo investigación por actos de corrupción.

Lo ocurrido en Brasil es otra expresión de la ofensiva del imperialismo y la oligarquía contra los gobiernos revolucionarios y progresistas de América Latina y el Caribe, que amenaza la paz y la estabilidad de las naciones, contraviniendo el espíritu y la letra de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en la II Cumbre de la CELAC, en enero de 2014, en La Habana por los Jefes de Estado y de Gobierno de la región.

Cuba ratifica su solidaridad con la Presidenta Dilma y el compañero Lula, con el Partido de los Trabajadores, y expresa su confianza en que el pueblo brasileño defenderá las conquistas sociales alcanzadas, se opondrá con determinación a las políticas neoliberales que intenten imponerle y al despojo de sus recursos naturales.

La Habana, 31 de agosto de 2016.

(Cubaminrex)

Este contenido ha sido publicado originalmente por Cuba Min Rex, el 31  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.minrex.gob.cu/es/declaracion-del-gobierno-revolucionario-de-la-republica-de-cuba-1

 

PODEMOS ANTE LA CONSUMACIÓN DEL GOLPE EN BRASIL

Hoy, tras muchos meses de incertidumbre y de trampas legislativas, el Senado brasileño ha votado por el impeachment (la destitución) de la Presidenta de la República Brasileña, Dilma Rousseff. Nuestro compromiso con la democracia se mantuvo, se mantiene y se mantendrá siempre firme, y tenemos claro que hay una máxima que guarda poco lugar para la interpretación: en democracia los mandatos se ganan y se cambian en las urnas.

En el día de hoy, una institución en la que alrededor del 60% de sus integrantes tiene abiertos casos de corrupción, ha destituido a la Presidenta de la República, elegida democrática y legítimamente hace apenas dos años por más de 54 millones de brasileños y brasileñas. La ingeniería legislativa y los vericuetos parlamentarios han doblegado la voluntad democrática del pueblo brasileño y es responsabilidad de la comunidad internacional no reconocer un gobierno que ha preferido llegar al poder por esta vía ilegítima en lugar de esperar a una nueva celebración electoral. Resulta paradigmático que sea precisamente el Gobierno ilegítimo e interino de Michel Temer el que ya ha sacrificado a tres de sus ministros (siendo la última baja la de Henrique Eduardo Alves, envuelto en el mismo esquema de corrupción de Petrobras que afecta tanto al propio Temer como al presidente de la cámara brasileña, Eduardo Cunha).

Lo dijimos en abril cuando se oficializó la infamia del proceso de impeachment contra Dilma Rousseff, y lo mantendremos siempre. Es imprescindible que se respete la voluntad del pueblo brasileño o que se modifique ese mandato por la única vía democráticamente aceptable: vencer en las urnas.

Desde Podemos exhortamos al Gobierno de España a no reconocer al gobierno brasileño que se conforme de manera ilegítima como consecuencia de la destitución de la Presidenta Dilma. Exhortamos a nuestro Gobierno a que no olvide el compromiso con la democracia que ha de guiar como principio fundamental nuestra política exterior. Así mismo, reiteramos la petición que elevamos en el mes de mayo a la Alta Representante, Federica Mogherini, por la que le solicitábamos que la UE mantuviera al margen de las negociaciones comerciales con el Mercosur a la República del Brasil.

No podemos permitir que los intentos de restauración conservadora en América Latina, que buscan poner fin a una década larga de reducción de las desigualdades, inclusión ciudadana de los sectores más marginados y avances de la integración regional y la soberanía, pongan en jaque la democracia en nuestro continente hermano.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Podemos, el 31  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: https://podemos.info/podemos-ante-la-consumacion-del-golpe-brasil/

Carta urgente para la América del Sur

Es estrategia dura y pura, sobre la región, contra los gobiernos nacionales, populares y democráticos y sobre sus lideres políticos.

Rio Gallegos. Hoy por la mañana al abrir mi correo, un mail: Mensagem urgente do Ex-presidente Lula a  ex-presidenta de la República Argentina Cristina Fernández de Kirchner.

Desde San Pablo, Brasil, nuestro entrañable amigo: Luiz Inácio Lula da Silva, me escribe…

Argentina Ex-presidenta-page-001

Argentina Ex-presidenta-page-002

Argentina Ex-presidenta-page-003

Argentina Ex-presidenta-page-004

Argentina Ex-presidenta-page-005

Argentina Ex-presidenta-page-006

Argentina Ex-presidenta-page-007

Este contenido ha sido publicado originalmente por CFK Argentina, el 29  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.cfkargentina.com/carta-urgente-para-la-america-del-sur/

Carta abierta de Lula da Silva al presidente Nicolás Maduro

Luiz Inácio Lula da Silva en su carta dirigida al presidente venezolano denuncia el golpe de Estado contra la presidenta Dilma Rousseff y el golpe contra el pueblo brasileño a través del saboteo y la conspiración de la derecha de ese país.

Caracas 29 de agosto de 2016.- El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva envió una misiva al Primer Mandatario venezolano, Nicolás Maduro, donde expresa los lazos fraternos y de lucha de ambos países comandados por el Partido de los Trabajadores , así como la unidad y el compromiso construida por los gobiernos progresistas de Brasil y Venezuela.

Lula da Silva indicó que seguirá fortaleciendo los lazos de amistad con el Gobierno venezolano en la búsqueda de “construir un mundo sin guerras, sin hambre, y con más prosperidad y justicia para todos”.

 

Luiz Inácio Lula da Silva

Ex-Presidente da República Federativa do Brasil

Ao Excmo. Señor Nicolás Maduro

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

São Paulo, 26 de agosto de 2016.

Estimado amigo Nicolás Maduro,

Me dirijo a Ud. para informarle sobre la gravísima situación política e institucional que vive Brasil, país que tuve el honor de presidir de 2003 a 2010.

Me tomo la libertad de escribirle en nombre del respeto y la amistad existente entre nosotros y por los cuales tanto le agradezco.

Me enorgullezco de haber conseguido, a pesar de la complejidad inherente a las grandes  democracias y de los problemas crónicos de Brasil, unir a mi país alrededor de un proyecto de desarrollo económico con inclusión social que nos hizo dar un verdadero salto histórico en lo que se refiere a crecimiento productivo, generación de empleos, distribución de renta, combate a la pobreza y ampliación de las oportunidades de educación.

Por medios pacíficos y democráticos fuimos capaces de sacar al Brasil del mapa del hambre en el mundo elaborado por la ONU, liberamos de la miseria a más de 35 millones de personas que vivían en condiciones inhumanas y elevamos la renta y el consumo de otros 40 millones de ellas, en el mayor proceso de movilidad social de nuestra historia.

En 2010, como se sabe, fui sucedido por la Presidenta Dilma Rousseff, también del Partido de los Trabajadores, que había dedicado su vida a la lucha contra la dictadura militar, en favor de la democracia y de los derechos de la población pobre de nuestro país.

A pesar de enfrentar un escenario económico internacional adverso, la Presidenta Dilma consiguió mantener al país en el rumbo del desarrollo y consolidar los programas sociales emancipadores, prosiguiendo en la reducción de las enormes desigualdades materiales y culturales todavía existentes en la sociedad brasileña.

En 2014, la Presidenta Dilma fue reelegida con 54 millones de votos, derrotando a una poderosa coalición de partidos, empresas y medios de comunicación que predicaba el retroceso histórico del país con la reducción de importantes programas de inclusión social, la supresión de derechos básicos de las clases populares y la enajenación del patrimonio público construido con el sacrificio de innumerables generaciones de brasileños.

La coalición adversaria, vencida en las urnas en 2002, 2006, 2010 y 2014, no se conformó con la derrota y desde la proclamación del resultado buscó impugnarlo por todos los medios legales, sin obtener éxito.

Pero, una vez agotados los recursos legales, en lugar de acatar la decisión soberana del electorado, volviendo a su legítimo trabajo de oposición y preparándose para disputar la próxima elección presidencial, como siempre lo había hecho el PT en las elecciones que perdió, los partidos derrotados y los grandes grupos de medios se rebelaron contra las propias reglas del régimen democrático, comenzando a sabotear al gobierno y a conspirar para apoderarse del poder por medios ilegítimos.

Durante todo el año 2015, torpedearon de manera sistemática los esfuerzos del gobierno para redefinir la política económica en el sentido de resistir al creciente impacto de la crisis internacional y recuperar el crecimiento sostenible. Crearon un clima artificial de callejón sin salida política e institucional, con efectos profundamente dañosos sobre la vida del país, contaminando el ambiente de negocios, dejando inseguros a productores y consumidores, constriñendo las decisiones de inversión. En su afán de inviabilizar el gobierno, apostaron contra el país, llegando incluso a aprobar en el parlamento un conjunto de medidas derrochadoras e irresponsables destinadas a comprometer la estabilidad fiscal.

Finalmente, no titubearon en desencadenar un proceso de impeachment inconstitucional y completamente arbitrario contra la Presidenta de la República.

Dilma Rousseff es una mujer íntegra, cuya honradez personal y pública es reconocida incluso por sus adversarios más reñidos. Nunca fue, ni está siendo, acusada de ningún acto de corrupción. Nada en su acción gubernamental puede justificar, ni tan siquiera remotamente, un proceso de anulación del mandato que el pueblo brasileño libremente le concedió.

La constitución brasileña es categórica en ese sentido: sin la existencia de crimen de responsabilidad no puede haber impeachment. Y no hay ningún acto de la Presidenta Dilma, absolutamente ninguno, que pueda caracterizarse como crimen de responsabilidad.

Los procedimientos contables utilizados como pretexto para la destitución de la Presidenta son idénticos a los adoptados por todos los gobiernos anteriores y por el propio vicepresidente Michel Temer en las ocasiones en que él sustituyó a la Presidenta por motivos de viaje. Nunca constituyeron motivo de penalización de los gobernantes ni mucho menos una justificativa para derribarlos. Se trata, por lo tanto, de un proceso estrictamente político, que viola abiertamente la Constitución y las reglas del sistema presidencialista, en el cual es el pueblo quien elige directamente al Jefe del Estado y de Gobierno cada cuatro años.

Las fuerzas conservadoras quieren obtener por medios turbios aquello que no consiguieron democráticamente: impedir la continuidad y el avance del proyecto de desarrollo e inclusión social liderado por el PT, imponiendo al país el programa político y económico derrotado en las urnas. Quieren a todo costo comandar el Estado para apoderarse del patrimonio nacional, como ya empieza a suceder con las reservas petrolíferas en aguas profundas, así como desarmar la red de protección a los trabajadores y a los pobres que fue ampliada y consolidada en los últimos trece años.

Las mismas fuerzas que intentan arbitrariamente derribar a la Presidenta Dilma e implantar su agenda antipopular, también quieren criminalizar los movimientos sociales y, principalmente, uno de los mayores partidos de izquierda democrática de América Latina, el PT. Y no se trata de una mera retórica autoritaria: el PSDB, principal partido de oposición, ya presentó formalmente una propuesta de cancelación del registro del PT, con el objetivo de prohibir su existencia. Temen que en 2018, en elecciones libres, el pueblo brasileño pueda elegirme Presidente de la República, para rescatar el proyecto democrático y popular.

La lucha contra la corrupción, que es un azote secular en Brasil y en tantos otros países y que debe ser combatida de forma permanente por todos los gobiernos, fue distorsionada y transformada en una implacable persecución política y de los medios de comunicación contra el PT. Las denuncias contra líderes de partidos conservadores son sistemáticamente silenciadas y archivadas, mientras que acusaciones semejantes a cualquier personalidad del PT pasan a ser de inmediato, al margen del debido proceso legal, una condenación irrevocable en la mayor parte de los medios de comunicación.

La verdad es que el combate a la corrupción en Brasil pasó a ser mucho más vigoroso y eficaz a partir de los gobiernos del PT, con el respeto que antes no existía a la plena autonomía del Ministerio Público y de la Policía Federal en el ejercicio de sus atribuciones, la ampliación del presupuesto, de la plantilla de funcionarios y la modernización tecnológica de esas instituciones, la nueva ley de acceso a la información y la divulgación de las cuentas públicas en internet, los acuerdos de cooperación internacional en el enfrentamiento a la corrupción y el establecimiento de penalidades mucho más rigurosas para los corruptos y miembros de organizaciones criminales.

Todos nosotros, los demócratas interesados en el perfeccionamiento institucional del país, apoyamos el combate a la corrupción. Las personas que comprobadamente hayan cometido crímenes deben pagar por ellos dentro de la ley. Pero los jueces, fiscales y policías también están obligados a cumplir la ley y no pueden abusar de su poder contra los derechos de los ciudadanos. Las personas no pueden ser públicamente condenadas (y tener su reputación destruida) antes de la conclusión del debido proceso legal y menos aún por medio de la fuga deliberada de informaciones practicada por las propias autoridades con fines políticos. Una justicia discriminatoria y partidarizada será fatalmente una justicia injusta.

Personalmente, no temo ninguna investigación. Desde que comencé mi trayectoria política y, particularmente en los dos últimos años, tuve toda mi vida pública y familiar invadida: viajes, llamadas telefónicas, sigilo fiscal y bancario; fui objeto de todo tipo de insinuaciones, mentiras y ataques publicados como verdad absoluta por los grandes medios, sin que se haya encontrado ninguna desviación en mi conducta ni prueba de envolvimiento en ningún acto irregular. Si la justicia es imparcial, las acusaciones contra mí nunca prosperarán.

Lo que no puedo aceptar son los actos de flagrante ilegalidad y parcialidad practicados contra mí y mis familiares por autoridades policiales y judiciales. Son inadmisibles las divulgaciones en la televisión de conversaciones telefónicas sin ningún contenido político, la coacción de presos para que hagan denuncias mentirosas contra mí a cambio de su libertad, o la conducción forzada, completamente ilegal, ocurrida el pasado mes de marzo, para dar declaraciones sobre las cuales yo ni tan siquiera había sido notificado.

Por eso, mis abogados interpusieron una representación en el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, relatando los abusos cometidos por algunas autoridades judiciales que quieren, a cualquier costo, eliminarme de la vida política del país.

Mi trayectoria de más de 40 años de militancia democrática, que comenzó en la resistencia sindical durante los años sombríos de la dictadura, continuó en el esfuerzo cotidiano de organizar a la sociedad brasileña desde la base y hacer que tomara conciencia, hasta ser elegido como el primer Presidente de la República de origen obrero, es mi mayor patrimonio y nadie me hará renunciar a él.

Los vínculos de fraternidad que construí con los brasileños y brasileñas, en la ciudad y en el campo, en las favelas y en las fábricas, en las iglesias, en las escuelas y universidades y que llevaron a la mayoría de nuestro pueblo a apoyar el victorioso proyecto de inclusión social y promoción de la dignidad humana, no serán anulados por ningún tipo de arbitrariedad.

De la misma forma, nada me hará renunciar, como lo saben los liderazgos de todo el mundo con los cuales trabajé en armonía y estrecha cooperación, antes y después de mis dos mandatos presidenciales, al compromiso de vida con la construcción de un mundo sin guerras, sin hambre y con más prosperidad y justicia para todos.

Le agradezco de antemano la generosa atención que Ud. ha dedicado a este mensaje y me pongo a su entera disposición, como siempre lo estuve, para cualquier aclaración o reflexión de interés común.

Le reitero mi respeto y amistad y me despido con un saludo fraterno.

Luiz Inácio Lula da Silva

MPPRE
Este contenido ha sido publicado originalmente por Venezolana de Televisión, el 30 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.vtv.gob.ve/articulos/2016/08/29/carta-abierta-de-lula-da-silva-al-presidente-nicolas-maduro-4334.html

Uruguay descartó una “conducción colegiada” para el Mercosur

Uruguay descartó la posibilidad de dejar la presidencia semestral del Mercosur en manos de una conducción colegiada, en contra de una alternativa propuesta por Argentina que había sido avalada por Brasil. La conducción colegiada “no está prevista en ninguna parte y, además, Venezuela no la va a aceptar”, dijo el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, en una declaración que publicó el diario El País.

Argentina propuso hace dos semanas una conducción del Mercosur formada por embajadores o coordinadores de los socios del bloque, como una alternativa para salir de la crisis creada por la oposición de Buenos Aires, Paraguay y Brasil a que Venezuela asuma la presidencia.

A Venezuela le tocaba liderar el bloque en el segundo semestre del año y asumió la conducción apenas Uruguay dio por terminada su gestión de seis meses sin que se anunciara oficialmente qué país y a partir de cuándo se haría cargo del vacío.

El viernes, Brasil y Paraguay dieron por “incumplidos” los compromisos asumidos por Venezuela en los tratados de adhesión al bloque y advirtieron que se analizarán “medidas jurídicas” que pueden tener impacto en la continuidad del país caribeño en el bloque sudamericano. Nin Novoa reconoció que el Mercosur atraviesa una “situación compleja” y que espera que el problema se resuelva el próximo 23 de agosto, cuando se llevará a cabo una nueva reunión de coordinadores.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Página 12, el 15 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-306916-2016-08-15.html