Archivo de la categoría: Brasil

Dilma Rousseff es destituida como presidenta de Brasil pero no queda inhabilitada

  • GERMÁN ARANDA
  • Río de Janeiro

31/08/2016 20:44

La era de Dilma Rousseff ya es historia en Brasil. El ‘impeachment’ se concretó este miércoles con los votos de 61 senadores contra 20 (eran necesarios un mínimo de 54 votos) y decretó la “pena de muerte política” de la ya ex presidenta, reelegida en 2014, que ha calificado la destitución como un “golpe” antidemocrático.

Rousseff, sin embargo, no ha quedado inhabilitada para ocupar cargos públicos en el futuro. En esta segunda votación, 42 senadores se inclinaron por inhabilitar a Rousseff, 36 votaron a favor de mantenerle los derechos y hubo 3 abstenciones, por lo que no se alcanzaron los dos tercios (54 votos) necesarios para aprobar la moción.

Para los congresistas que votaron en su contra, primero en la Cámara de los diputados y ahora en el senado, las maniobras fiscales realizadas por Rousseff en 2015 constituyen un crimen de responsabilidad y perjudicaron a las cuentas públicas del país.

“Volveremos”

Dilma ha reaccionado ante la destitución calificándola, de nuevo, de “golpe de Estado” y reiterando que “condenaron a una inocente”. “Piensan que nos han vencido, se equivocan”, ha declarado. “Volveremos, volveremos. Sé que todos vamos a luchar”, añadió.

El ‘caso Petrobras‘, el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, es no obstante uno de los motores del cese de la mandataria y el que le dio alas de legitimidad en las calles. El gobierno interino de Michel Temer, que estará al frente del país hasta 2018, también está manchado por la trama de pagos ilegalesrepartidos entre cargos políticos de varios partidos, incluido el PT, directivos de la petrolera Petrobras y ejecutivos de las constructoras de las obras públicas cuyas concesiones fueron amañadas.

Tercer proceso de destitución en el país

El ‘impeachment’ de Rousseff, aprobado por la Cámara el pasado mes de abril y al que el senado dio continuidad en mayo, es el tercero abierto en la historia de Brasil.

El primero, en 1954, derivó en el suicidio del presidente Getulio Vargas mientras que el segundo, en 1992, primero del actual periodo democrático, forzó la dimisión de Collor de Mello ante una gran oposición en las calles. Rousseff, por el contrario, aguantó en su cargo hasta el final del proceso, que da pie a un nuevo gobierno del PMDB sin haber ganado nunca unas elecciones directas, algo que no hizo José Sarney en 1985 ni tampoco Itamar Franco cuando asumió el mandato dejado por Collor.

En la noche del pasado martes, mientras en Brasilia se celebraba una sesión que se alargaría hasta la madrugada con los discursos de 42 senadores, en Sao Paulo se registraron enfrentamientos violentos entre la policía y manifestantes contra el proceso de ‘impeachment’. Algunos individuos llegaron a responder con piedras y prendieron fuego a mobiliario público después de que los agentes lanzaran bombas de gas lacrimógeno. Hasta 3.000 personas acudieron a la protesta, según los activistas que organizaron el acto.

La última fase del ‘impeachment’ a Rousseff, dirigida simbólicamente por el presidente del Supremo Ricardo Lewandoski, arrancó el pasado jueves y acumuló más de 70 horas de debate y discursos de acusación y defensa. Entre ellos, destacaron los llantos de la abogada Janaína Paschoal, una de las denunciantes de las irregularidades fiscales de la ex mandataria, que llegó a atribuir a Dios el proceso de ‘impeachment’ y pidió disculpas a Dilma por defender su cese, asegurando que lo hizo también “por el bien de las nietas” de la propia ex presidenta.

El senador Collor de Melo, que fue víctima de ‘impeachment en 1992, recordó la “tristeza” que supuso su cese y profirió un discurso confuso que no dejaba muy claro su posición con respecto a Rousseff, con la que se reunió hace unos días. Aécio Neves, líder de la oposición y ex presidenciable del PSDB que perdió en el segundo turno de las presidenciales de 2014, aseguró que Rousseff utiliza “los votos que recibió como justificativo para los actos que tomó” y aseguró que haber sido elegida “no es un salvoconducto”.

Este contenido ha sido publicado originalmente por El Mundo, el 31  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.elmundo.es/internacional/2016/08/31/57c6f162e5fdeacd218b4624.html

 

Anuncios

Cinco preguntas sobre el impeachment contra Dilma Rousseff

“Cuando una presidenta electa es juzgada bajo la acusación de un crimen que no cometió, el nombre que se le da a eso en el mundo democrático no es impeachment, es golpe”, ha destacado Rousseff en reiteradas ocasiones.

El juicio político conocido en Brasil como impeachment, dio sus primeros pasos contra la presidenta constitucional de Brasil, Dilma Rousseff, en 2015, por haber supuestamente haber “maquillado” cuentas públicas y haber “cargado” a los bancos del Estado gastos correspondientes al Gobierno.

El presidente interino de Brasil y el expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, son reconocidos como promotores del golpe de Estado. EFE.

¿Quién estuvo detrás del impeachment contra la mandataria?

El movimiento Brasil Libre (MBL) presentó en mayo de 2015 una solicitud de juicio político contra Rousseff, ante el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, por presunta violación de las normas fiscales.

Un año después, el diario Folha de Sao Paulo reveló que el Partido del Movimiento del Movimiento Demócrato Brasileño (PMDB, del presidente interino Michel Temer), el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), entre otras agrupaciones minoritarias, financiaron al MBL.

Creado en 2014 como una organización anticorrupción sin vínculos con los partidos políticos tradicionales, el MBL recibió apoyo económico para imprimir panfletos, contratar equipos de sonido, colocar carteles, alquiler de transporte, entre otras acciones.

¿Por qué Rousseff está enjuiciada?

Contra la Presidenta brasileña separada de su cargo hay cinco delitos: uno referente a supuestas maniobras fiscales, y cuatro por la ordenanza de cuatro decretos presupuestarios que no fueron aprobados por el Congreso.

Del primero, conocido como “pedaladas fiscales”, ya fue absuelta tras un informe elaborado por técnicos del Senado que estableció la nula responsabilidad de Rousseff en tales medidas.

¿Quién está a favor del impeachment?

A pesar del rechazo generado en las calles de Brasil y en varios Gobiernos de América Latina, algunos jefes de Estado han mostrado su respaldo al proceso y han reconocido al Ejecutivo de Temer.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, fue el primero en mostrar su “respeto” en relación al impeachment.

“Ante los sucesos registrados en Brasil el Gobierno argentino manifiesta que respeta el proceso institucional que se está desarrollando y confía en que el desenlace de la situación consolide la solidez de la democracia brasileña”, se apuntó en un comunicado en mayo pasado.

En el Palacio Itamaraty con el jefe de Estado de Brasil, Michel Temer

Por su parte, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, ha mantenido diálogos con Temer para continuar sus planes en contra de la presidencia pro témpore de Venezuela en el Mercado Común del Sur (Mercosur).

Es la oposición brasileña, liderada por el PSDB y el PMDB, que antiguamente formaba coalición con el Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff, los que respaldan el juicio político.

¿Golpe de Estado o impeachment?

“Cuando una presidenta electa es juzgada bajo la acusación de un crimen que no cometió, el nombre que se le da a eso en el mundo democrático no esimpeachment, es golpe”, sentenció en mayo pasado la primera Presidenta electa en Brasil.

Mientras que el abogado general de la República, José Eduardo Cardozo, ha reiterado que Rousseff no incurrió en delito de responsabilidad, por lo cual, no debería desarrollarse el proceso.

Durante su defensa del 12 de mayo, cuando el Senado aprobó el impeachment, Cardozo resaltó: “Se está cometiendo una injusticia histórica en la que procedimientos como el derecho de defensa son usados para dar legitimidad a un proceso que viola la Constitución”.

Asimismo, el abogado manifestó anteriormente que Rousseff no debió ser juzgada por el Congreso, dado el sistema presidencialista que hay en Brasil.

El especialisa acotó que solo el Tribunal Supremo puede juzgar al presidente de la República, y añadió en la nación amazónica que no existe el juicio político “a menos que sea una situación muy grave”, un caso excepcional.

Rousseff ha mantenido desde un principio, que se trata de un golpe a la democracia brasileña. Reuters.

¿Qué sigue ahora para Rousseff?

Este jueves desde las 9H00 (hora local) comenzará el juicio político, que será interrumpido cada cuatro horas por intervalos de 60 minutos.

El próximo lunes 29 de agosto Rousseff presentará su defensa y tendrá un plazo de tiempo de 30 minutos, el cual puede ser extendido si es necesario.

Al final la defensa y la acusación tendrán una hora y media para discutir el proceso.

Seguidamente iniciará el debate entre los senadores, en el cual cada uno dispondrá de 10 minutos para expresarse sobre la denuncia. Se estima que esta etapa pueda durar alrededor de 20 horas.

Mediante voto electrónico los 81 senadores decidirán si Rousseff es culpable o inocente de haber violado la Constitución de Brasil.

Si una mayoría especial de dos tercios (54 senadores) vota a favor de condenarla, Rousseff pierde la presidencia y queda inhabilitada por ocho años para ejercer cualquier cargo público.

Si los votos a favor no llegan a esa cifra, el proceso será archivado y Rousseff absuelta volverá a su cargo como presidente electa democráticamente por el pueblo de Brasil.

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur, el 25 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/news/Cinco-preguntas-sobre-el-impeachment-contra-Dilma-Rousseff-20160824-0059.html

Ardid contra Rousseff lastima a los más pobres: activista

Periódico La Jornada
Domingo 14 de agosto de 2016, p. 15

La misoginia ganó en Brasil, dice con desesperanza la politóloga Kelly Kotlinski Verdade. Cuando Dilma Rousseff se convirtió en la primera mujer en dirigir ese país, fue como una derrota al machismo. Pero ahora, con una fecha definida para ser enjuiciada,parece que triunfó de nuevo.

La exclusión política femenina en esa nación es de 90 por ciento y, en general, la violencia contra las mujeres está latente en la vida cotidiana, señala. En ese contexto, Rousseff, quien fue separada del cargo desde mayo pasado, es como será juzgada por supuestas irregularidades, subraya.

El hecho de que ella no es hombre facilitó a la oposición hacerla a un lado, afirma la defensora de derechos humanos en entrevista telefónica desde Brasil. En el proceso de destitución, conocido comoimpeachment, la oposición la calificó de mujercita débil; en la campaña presidencial, de no ser guapa e incluso insinuó que era lesbiana.

Rousseff asumió su primer periodo presidencial en 2010. En 2014 fue relecta y dos años después el Congreso la suspendió 180 días para investigar la presunta violación de normas fiscales. La acusan de maquillar el déficit presupuestal.

El principal impulsor del juicio político contra la mandataria fue el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien fue acusado por delitos de lavado de dinero y corrupción.

Poco antes del impeachmentCunha buscó el apoyo político de Dilma. Como no lo obtuvo, se vengó y aceptó la solicitud de destitución, sostiene Kotlinski, quien dirige la organización ELAS, dedicada a financiar movimientos sociales y organizaciones civiles que defienden los derechos de las mujeres.

El diputado declaró que Dilma era una mujercita sin fuerza para controlar su propio partido y que la responsabilidad la ponía nerviosa. Si la presidenta lograba alianzasaseguraba que lo hacía como los hombres. Pero que en realidad sólo podía lidiar con cosas básicas, a diferencia de los varones.

No fue la primera vez que Rousseff –de 68 años, guerrillera durante la dictadura militar, encarcelada y torturada– se enfrentó a ese tipo de expresiones. Por ejemplo, en la segunda campaña electoral rumbo a la presidencia se dijo que no era bella ni simpática, que no vestía bien. Sus opositores llegaron a sugerir que era lesbiana y, para la derecha, eso significaba una cosa horrible.

Con roles de género, afianzados en una parte de la sociedad y de los representes políticos, se esperabaalgo de Dilma. En lo particular no podía definir bien qué era, muchos no lo sabíamos, reconoce Kotlinski.

En los días previos a que el Congreso avaló separarla del cargo, algunos medios de comunicacióniniciaron una campaña sobre la mujer brasileña: doméstica, feliz y satisfecha de apoyar a su marido; se encuentra en segundo plano, callada, discreta y vistiendo con elegancia.

Marcela Temer, esposa del presidente interino Michel Temer,encaja en esa definición. Ahora sabemos qué es lo que se esperaba de Rousseff. Es mejor una primera dama que una presidenta.

Kelly Kotlinski aprovecha para denunciar que Michel Temer echó abajo la política para eliminar la pobreza, instituida por el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva y secundada por Rousseff. Cerró los ministerios de Políticas para Mujeres, de Derechos Humanos, de Cuidado Racial, de Cultura y de Desarrollo Social, entre otros.

El gobierno de Rousseff apoyaba con un aporte financiero mínimo a 14 millones de familias, lo que se traduce en más de 50 millones de habitantes, asevera la activista. Además, el Estado asumía hasta 80 por ciento de las viviendas, para quelos más pobres pudieran comprar una. Las escrituras se ponían a nombre de las mujeres, pues muy pocas tienen una propiedad, casi siempre eran de los hombres.

La educación y la atención médica eran totalmente gratuitas. Pero ahorallegó un gobierno que no fue elegido y esos beneficios ya no existirán mientras la derecha esté al frente del país. Fue un golpe de Estado. El mandato de Temer no se sustenta en ningún mecanismo democrático, apunta.

La salida de la mandataria creó un ambiente de tristeza, al menos para los movimientos sociales y la población más pobre, pondera. Se sienten sin fuerza, lo único que tenían era el voto y no se respetó.

Desde Brasil lanza un grito de auxilio: necesitamos solidaridad internacional, que la gente sepa y nos apoye. Este gobierno no puede ser reconocido porque no es legítimo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por La Jornada, el 14 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.jornada.unam.mx/2016/08/14/politica/015n1pol

Senado de Brasil aprueba continuar juicio político contra Dilma Rousseff

En contexto
  • El informe elaborado por el senador Antonio Anastasia, que recomendaba llevar el caso de la presidenta suspendida a su juicio definitivo en la Cámara Alta, acusa a la mandataria brasileña de violación de las leyes fiscales del país, manipulación de las finanzas públicas para beneficiar su reelección en 2014 e implicación en actos de corrupción en la Petrobras.
  • El 4 de agosto las organizaciones que integran el Frente Brasil Popular, apuntaron que “la destitución de Rousseff no tiene fundamento legal, es un golpe, planeado y llevado a cabo, incluso para detener las investigaciones que alcanzarían los propios estafadores”.
  • Asimismo detallaron que “esto no es un golpe de estado contra un presidente legítimamente elegido solamente, es también contra los millones de votos que se van a revocar, en contra de la Constitución”.

Mientras transcurrió la sesión, ocurrieron manifestaciones que acusaron de golpista a Michel Temer.

El Senado brasileño dio este miércoles otro paso hacia la destitución de la presidenta constitucional Dilma Rousseff, al aceptar, por 59 votos contra 21, la acusación sobre irregularidades fiscales en el presupuesto 2015.

La sesión, que duró más de 16 horas, enfrentó a los defensores del impeachment con los de Rousseff, mientras que en al menos 16 ciudades de Brasil se realizaron manifestaciones de grupos de izquierda que reclaman la salida de Michel Temer del gobierno, al que acusan de golpista.

El resultado de esta madrugada permitió observar que los que quieren la destitución de Rousseff son más de los necesarios, un resultado al cual se adelantaron parlamentarios del Partido de los Trabajadores (PT) que anunciaron que recurrirán a la comisión de derechos humanos de la OEA para que se suspenda el juicio político.

La votación sirvió para respaldar el informe acusatorio contra Rousseff confeccionado por el senador Antonio Anastasia, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), aliado de Temer, que indicó que Rousseff violó la Constitución al realizar movimientos en el presupuesto sin autorización del Congreso.

Los brasileños salieron a las calles en defensa de Dilma Rousseff. (Foto: La Nación)

“Los peritos dijeron que la presidenta no cometió este acto que se realizó en todos los mandatos anteriores. Este no es un juicio técnico porque no hay pruebas. El relator actuó como en la Inquisición, actuó como Torquemada, creando situaciones que no son de las pruebas”, manifestó el abogado de Rousseff, José Eduardo Cardozo.

La defensa sostuvo que quiere aplicarse el parlamentarismo para retirar a una presidenta electa.

El vicepresidente del Senado, Tiao Viana, del PT, expresó que “el proceso está viciado” porque fue originado por Eduardo Cunha, mano derecha de Temer, en diciembre, entonces presidente de la Cámara de Diputados que no contó con la protección de Rousseff ante acusaciones de corrupción en el escándalo de Petrobras.

“Se ha montado un tribunal de cartas marcadas, un golpe contra quienes no soportan el ascenso social, que no soportan la derrota electoral, que no soportan que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva haya sido el líder mundial que logró mostrar un país más justo que conquistó los Juegos Olímpicos de Río 2016”, sostuvo Viana.

Otros de los que quedaron en minoría, Roberto Requiao, del PMDB de Temer, fue en contra de su partido al afirmar que el gobierno interino “está vendiendo el pais al mercadismo financiero internacional”, por lo que reclamó el fin del proceso, al restitución de Rousseff y el llamado a elecciones.

Requiao dijo que 35 de los 81 senadores no deberían votar ya que están en la lista de Odebrecht, es decir, dentro de las personas que supuestamente recibieron financiación ilegal de campañas o sobornos por parte de la mayor empresa de ingeniería del país, cuyo heredero está preso y negocia un acuerdo de delación a cambio de reducción de pena.

Marcelo Odebrecht, condenado en primera instancia, acusó de haber entregado dinero en efectivo ilegal a Temer, a su jefe de ministros, Eliseu Padilha, y el canciller Serra, de acuerdo a documentos que fueron filtrados a la prensa.

Gleisi Hoffman, ex jefa de gabinete de Rousseff, del PT, por su parte abrevó en la teoría de convocar a un plebiscito para que se realicen elecciones anticipadas generales, para todos los cargos.

El acusador y creador del texto sobre irregularidades en el presupuesto, el jurista Miguel Reale Junior, ex ministro del gobierno de Fernando Henrique Cardoso, dijo que Rousseff está siendo procesada “por el conjunto de la obra, por intentar esconder la crisis económica”.

Por su parte, Lindbergh Farias, del PT, afirmó que “este es uno de los días más tristes de la historia porque se está consagrando un golpe de las oligarquías que no aceptaron la derrota electoral” y advirtió que si Temer es confirmado en la presidencia tendrá inmunidad para no ser investigado por su relación con Odebrecht, producto de un mandato anterior, en 2014.

Rousseff, que fue suspendida del cargo al frente del Ejecutivo el último 12 de mayo, denunció que su vice, Michel Temer, que la reemplaza provisoriamente, orquestó un “golpe” en su contra.

Analistas ya han referido que la medida contra la mandataria no es más que una estrategia jurídica promovida por el Parlamento para colocar punto y fin a los más de 13 años de políticas progresistas en la nación.

La última sesión se celebrará a finales de agosto y se calcula que puede durar hasta cinco días, la destitución de Rousseff dependerá de que sea aprobada por una mayoría calificada de dos tercios (54 votos) del pleno.

De ocurrir todo lo contrario, Rousseff deberá ser absuelta y podrá recobrar el poder.

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur, el 10 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace:  http://www.telesurtv.net/news/Brasil-Senado-aprueba-continuar-juicio-politico-a-Dilma-Rousseff-20160810-0001.html