Archivo de la categoría: Recomendaciones

Ecuador y Bolivia llaman a consultas a sus embajadores en Brasil

Los países del eje bolivariano condenan en la OEA el “golpe de Estado” contra Rousseff

La crisis política en Brasil amenaza con extenderse a toda la región con una guerra sin cuartel entre el llamado eje bolivariano, o lo que queda de él, y los países más a la derecha o los moderados. En un ambiente de enorme tensión diplomática, Ecuador y Bolivia fueron los primeros países de la región en reaccionar ante lo que consideraron un “golpe de Estado” en Brasil y ambos han anunciado que llaman a consultas a sus embajadores. La crisis parece de fondo. Rousseff y el Partido de los Trabajadores de Lula da Silva fueron un puntal de los años dorados de la izquierda latinoamericana y su caída marca el final de esta etapa después de la derrota de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina. Los gobiernos que aún quedan en pie de aquella época, en especial Ecuador y Bolivia, declaran la guerra diplomática a Temer que no parece de fácil solución. Aún así, ambos países sufren sus propias crisis políticas con sus presidentes en horas bajas, ya que el ecuatoriano Rafael Correa ha anunciado que no se presentará a la reelección y el boliviano Evo Morales acaba de perder el referéndum con el que intentaba poder ser reelegido. Ambos dieron muestras de que se toman la destitución de Rousseff como una batalla definitiva por el giro político en la región y están dispuestos a plantar batalla.

Destituyeron a Dilma. Una apología al abuso y la traición.
Retiraremos nuestro encargado de la embajada. Jamás cohonestaremos estas…

…prácticas, que nos recuerdan las horas más obscuras de nuestra América.
Toda nuestra solidaridad con la compañera Dilma, con Lula, y…

…con todo el pueblo brasileño.
¡Hasta la victoria siempre!

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha criticado con durezaproceso de juicio político que terminó en forma anticipada con la presidencia de Dilma Rousseff y desde su cuenta en Twitter confirmó el retiro de su representante en la embajada de Ecuador en Brasilia. Bolivia ha tomado la misma decisión que ya había sido anticipada por el presidente Evo Morales incluso antes de terminada la votación en el Senado brasileño y fue confirmada después. “Condenamos el golpe parlamentario contra la democracia brasileña. Estamos convocando a nuestro embajador en Brasil para asumir las medidas que en este momento se aconsejan”, escribió Morales en Twitter.

Correa consideró la consumación del juicio político “una apología al abuso y la traición” y el regreso a “las horas más oscuras de nuestra América”. “Retiramos a nuestro encargado en la embajada”, escribió Correa. Antes, en un comunicado subido a la página oficial de la Cancillería, el gobierno rechazó lo que consideró una “flagrante subversión del orden democrático en Brasil, un golpe de Estado solapado”. “Políticos adversarios y otras fuerzas de oposición se confabularon contra la democracia para desestabilizar al Gobierno y remover de su cargo de forma ilegítima a la Presidenta Dilma Rousseff”, agregó el texto oficial.

Estamos convocando a nuestro embajador en Brasil para asumir las medidas que en este momento se aconsejan.

Ecuador ha sido el primer país sudamericano en tomar posición ante los acontecimientos políticos en Brasil y ya ha tomado medidas concretas al respecto. “Ante estos hechos excepcionales, el Gobierno del Ecuador ha decidido llamar a consultas al encargado de negocios ante la República Federativa de Brasil”, anunció la Cancillería.

Correa ya había atacado el proceso parlamentario contra Rousseff, a la que consideró una aliada regional, el mismo estatus que siempre otorgó a su antecesor en el cargo, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Ecuador ha advertido que considera la destitución de Rousseff es “un serio riesgo para la estabilidad” de la región y “un grave retroceso en la consolidación de la democracia”.

Otros países que mantienen posiciones ideológicamente más cercanas a Michel Temer, como Argentina, mantuvieron inicialmente la cautela. Argentina fue el primer país en saludar rápidamente el nombramiento de Temer de manera provisional cuando se inició el proceso del impeachment contra Dilma Rousseff. La canciller, Susana Malcorra, que ha tratado de hacer equilibrios entre otras cosas porque mantiene su candidatura a la secretaría general de la ONU, aunque de momento ha quedado relegada a la quinta posición en las votaciones, ha mantenido una y otra vez que en Brasil se están respetando estrictamente los procesos constitucionales por lo que Argentina apoyará al Gobierno que salga del proceso del impeachment, esto es a Temer.

Este contenido ha sido publicado originalmente por El País, el 31  de agosto  de 2016, en el siguiente enlace:  http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/31/america/1472665639_687664.html?id_externo_rsoc=TW_AM_CM

Anuncios

De la Sen. Dolores Padierna Luna, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, sobre el aniversario de Fidel Castro Ruz.

El pasado 13 de agosto, Fidel Castro Ruz, líder histórico de la Revolución cubana, cumplió 90 años de edad. El hombre que marcó para siempre la historia de Cuba supo hacer de la Isla, el símbolo de un pueblo que ha sabido resistir, con gran dignidad, las arremetidas en contra de los intereses de su pueblo.

Fidel Castro ha sido, por mucho, un hombre de gran capacidad militar, revolucionaria y política. El Comandante Castro es ejemplo de estadista. Sabemos de su importante y larga trayectoria de lucha, su sentido humanista y su clara visión de aportar al mundo un legado rico en experiencias.

Recordamos la defensa cuando brindó su histórico alegato “La Historia me absolverá” después del fallido asalto al Cuartel Moncada en 1953, en el cual denunció los arteros crímenes del dictador Batista, así como la miseria de su pueblo, al tiempo que proclamó su programa para hacer de Cuba, una patria libre, con independencia económica, con justicia social y con plena soberanía nacional.

Ha sido inspiración para que la Isla sea reconocida y plenamente respetada en el ámbito internacional. Muestra de lo anterior es el liderazgo indiscutible en el Movimiento de Países No Alineados que presidió entre 1979 y 1980, imprimiendo así el sello de la solidaridad internacional.

Innegablemente, Fidel ha dado muestra del carácter social de su pensamiento latinoamericanista y cosmopolita. El hombre de carácter ético que ha ofrecido su vida a la Revolución para bien del pueblo cubano, supo conducir los destinos de Cuba, en su papel de líder histórico.

Es Fidel quien un 16 de abril de 1961, en las honras fúnebres de las víctimas del bombardeo a distintos puntos de Cuba, frente al cementerio de Colón, hizo público el carácter Socialista de la Revolución en la propia cara del imperio estadounidense, aludiendo que se trataba de una Revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes.  Cabe señalar que esta declaración la dio horas antes de la frustrada invasión estadounidense a Playa Girón (Bahía de Cochinos) en la occidental provincia de Matanzas.

Fidel Castro es parte de la historia de la humanidad junto con José Martí, guías y faros de libertad y sinónimo de dignidad. Ejemplo para las generaciones presentes y futuras. Siempre vivos en la nueva era que se iniciara en el mundo con el triunfo de la Revolución cubana, que reivindicó la posibilidad de un mundo mejor por el que siempre lucharán mujeres y hombres libres y de espíritu solidario.

Ante lo anterior, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, se suma a los múltiples festejos que con motivo del 90 Aniversario de Fidel Castro Ruz, se llevan a cabo en distintas partes del mundo.

Las mujeres y hombres de México, país amigo siempre de la Cuba socialista, sabemos valorar y saludar en su onomástico, a quien ha sido un luchador que ha revindicado, y lo sigue haciendo, los derechos fundamentales de la humanidad, siendo un férreo impulsor de la integración regional de los pueblos de América Latina y El Caribe. Nuestra felicitación a Fidel.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Senado de la República, el 17 de agosto  de 2016, en el siguiente enlace: http://www.senado.gob.mx/index.php?ver=cp&mn=4&id=65082

Las Guerras Globales del Agua: Privatización y Fracking 2015

Así como el Siglo 20 significó la época de las “guerras del petróleo/gas” que formaron parte de los juegos geoestratégicos de las superpotencias,el Siglo 21 se orienta a las “guerras globales del agua” que ya empezaron en algunas zonas del planeta:pletórico de agua marítima y,paradójicamente,sediento para la mayoría de los humanos.

Existen dos abordajes que colisionan:1-La privatización,mediante las desalmadas cuan inicuas “leyes del mercado” de la bancocracia/plutocracia,ha desequilibrado la armonía social,al borde de la ruptura global;y 2-El enfoque humanista que enaltece el bien común de todos los seres vivientes de la biósfera:el concepto (r)evolucionario del geoquímico Vladímir Vernadski.

Hasta ahora la privatización del agua ha provocado estragos por doquier:desde Bolivia,donde la revuelta de los alienados indígenas contribuyó al derrocamiento del régimen neoliberal,pasando por Alemania,máxima superpotencia geoeconómica de Europa—donde el gobierno fue obligado a dar marcha atrás y reestatizar el agua—hasta México,donde la fétida “ley Korenfeld”—que beneficia a la empresa estatal(sic) Mekorot de Israel: coludidos con un íntimo del primer Netanyahu—ha sido puesta en hibernación en su disfuncional Congreso debido al repudio ciudadano.

El polémico fracking(fracturación hidráulica),que usa colosales cantidades de líquido vital—sumado de una centena de arcanas sustancias químicas cancerígenas—,sirve de bisagra para la doble privatización de los hidrocarburos y el agua,y ha sido imputado como causal de crecientes sismos.

El fracking desdeña el seminal principio bioético—puente entre ciencia y humanismo—primum non nocere(“lo primero es no dañar).

El “derecho humano(sic)” de legaloide “asequibilidad” del agua solapa su privatización:no resuelve la sed global sino la mercantiliza con un mínimo caritativo carente de “reglas de origen” biológico.

Hay que atreverse a ir mas allá del primitivo y vulgar “mercado” para propinar un golpe de timon ciudadano y,sobre todo,humanista,que transcienda al agua como un “derecho de supervivencia”(survival right) de todos los seres vivientes,sin excepciones ni decepciones,en la nueva civilización de la biósfera.

  • Autor: Alfredo Jalife-Rahme
  • Editorial: Orfila
  • Año: 2015
  • Páginas: 214

http://www.orfilavalentini.com/esp/items/

Este contenido ha sido publicado originalmente por , el 01 de diciembre de 2015, en el siguiente enlace: http://www.alfredojalife.com/las-guerras-globales-del-agua/

Hermila Galindo, una feminista en la Constituyente de 1917

Por: Guadalupe Cruz Jaimes

CIMAC | México DF.- 24/01/2007

Rumbo a la Constituyente Feminista que se instalará el próximo 8 de marzo, es relevante recordar los nombres de las mujeres feministas que a través de la historia del país han luchado por incluir los derechos de las mujeres en la Carta Magna.

Una de ellas, la primera, es Hermila Galindo de Topete, pionera del movimiento feminista en México, luchadora social, oradora por excelencia, maestra y periodista que durante su vida encontró en la defensa de los derechos de las mujeres el aliciente que condujo su vida y su trayectoria política.

Nació en Lerdo, Durango, en 1896, desde muy joven se mostró aguerrida y convencida de sus ideales antireeleccionistas, mismos que transmitía en clase a sus alumnas y alumnos duranguenses y de Chihuahua.

Como periodista, fundó el diario feminista La Mujer Moderna, publicación que promovió el desarrollo de las mujeres al ubicarlas en el sitio que les correspondía en la sociedad.

Desde este medio afirmaba que la igualdad política debía extenderse a la educación, al trabajo y a las relaciones personales.

Mediante esta publicación defendió la educación laica, reclamó la educación sexual y el derecho de las mujeres a ejercer libremente su sexualidad, sosteniendo que las mujeres, al igual que los hombres, tienen los mismos deseos sexuales, tesis que le acarreó fuertes críticas de sectores feministas conservadores y el rechazo social.

En el ámbito político trabajó como secretaria para el régimen maderista, luchó en oposición al gobierno contrarrevolucionario de Victoriano Huerta y participó de forma activa en la Revolución constitucionalista.

Además organizó varios clubes revolucionarios en Veracruz, Tabasco, Campeche y Yucatán.

Hermila tuvo una importante participación al presentar una ponencia revolucionaria en el primer Congreso Feminista en Mérida, Yucatán, en 1916, en la cual demandó los derechos políticos y sexuales de las mujeres.

Durante los debates previos a la constituyente de 1917, Hermila Galindo, de 20 años de edad, exigía la ciudadanía de las mujeres.

Se incorporó al movimiento constitucionalista, en 1914, convirtiéndose en la secretaria particular de Venustiano Carranza, primer gobernante de la revolución triunfante.

Carranza la nombró su representante en Cuba y Colombia, donde Galindo se hizo cargo de difundir la doctrina internacional del gobierno, haciendo gala de su excelente oratoria.

Cuando el mandatario accedió al poder, Galindo tuvo la oportunidad de presentar una propuesta para que la nueva Carta Magna incluyera los derechos políticos de la mujeres.

Sin embargo el voto femenino no estuvo en la agenda de los constituyentes, lo que fue el primer desengaño que sufrió Hermila Galindo confiada en que la revolución garantizaría los derechos políticos de las mujeres.

La promesa de Venustiano Carranza de restablecer la igualdad entre los mexicanos y la efectividad, así como el pleno goce de sus derechos e igualdades ante la ley, no incluyó a las mujeres.

Pese a la decepción del movimiento revolucionario y el supuesto cambio social, Hermila decidió postularse como candidata a diputada por el 5º distrito electoral de la Ciudad de México, suceso histórico en nuestro país, que convirtió a Galindo en la primera mujer que contendió por un cargo de elección electoral.

Según la historiadora Gabriela Cano, Hermila obtuvo la mayoría de los votos que la hubieran conducido hasta la Cámara de Diputados, pero el Colegio Electoral rechazó el resultado.

Su participación política, fue ejemplo seguido por otras mujeres del país, en los años de 1920 y 1930.

En 1952 fue nombrada la primera mujer congresista. Galindo logró ver concluida la lucha por el voto de las mujeres mexicanas en la Constitución, en 1953.

Con sus logros en el ámbito de la política, la feminista consiguió mostrar de manera pública que las mujeres podían y debían ser elegidas para ocupar puestos públicos.

La trascendencia de esta mujer radica en la apertura de espacios que se creían exclusivamente masculinos para las siguientes generaciones de mujeres mexicanas comprometidas con la lucha por los derechos políticos de las mujeres y la inclusión de estos en la Constitución Política Mexicana.

Hermila Galindo de Topete murió en 1954, un año después de la aprobación del derecho al voto de las mujeres.
07/GCJ/GG

Este contenido ha sido publicado originalmente por Cima Noticias, el 24 de enero de 2007, en el siguiente enlace: http://www.cimacnoticias.com.mx/node/56354

El Cumpleaños

Fecha:

12/08/2016

Fuente:

Cubadebate

Autor:

 

Mañana cumpliré 90 años. Nací en un territorio llamado Birán, en la región oriental de Cuba. Con ese nombre se le conoce, aunque nunca haya aparecido en un mapa. Dado su buen comportamiento era conocido por amigos cercanos y, desde luego, por una plaza de representantes políticos e inspectores que se veían en torno a cualquier actividad comercial o productiva propias de los países neocolonizados del mundo.

En una ocasión acompañé a mi padre a Pinares de Mayarí. Yo tenía entonces ocho o nueve años. ¡Cómo le gustaba conversar cuando salía de la casa de Birán! Allí era el dueño de las tierras donde se plantaba caña, pastos y otros cultivos de la agricultura. Pero en los Pinares de Mayarí no era dueño, sino arrendatario, como muchos españoles, que fueron dueños de un continente en virtud de los derechos concedidos por una Bula Papal, de cuya existencia no conocía ninguno de los pueblos y seres humanos de este continente. Los conocimientos trasmitidos eran ya en gran parte tesoros de la humanidad.

La altura se eleva hasta los 500 metros aproximadamente, de lomas inclinadas, pedregosas, donde la vegetación es escasa y a veces hostil. Árboles y rocas obstruyen el tránsito; repentinamente, a una altura determinada, se inicia una meseta extensa que calculo se extiende aproximadamente sobre 200 kilómetros cuadrados, con ricos yacimientos de níquel, cromo, manganeso y otros minerales de gran valor económico. De aquella meseta se extraían diariamente decenas de camiones de pinos de gran tamaño y calidad.

Obsérvese que no he mencionado el oro, el platino, el paladio, los diamantes, el cobre, el estaño, y otros que paralelamente se han convertido en símbolos de los valores económicos que la sociedad humana, en su etapa actual de desarrollo, requiere.

Pocos años antes del triunfo de la Revolución mi padre murió. Antes, sufrió bastante.

De sus tres hijos varones, el segundo y el tercero estaban ausentes y distantes. En las actividades revolucionarias uno y otro cumplían su deber. Yo había dicho que sabía quien podía sustituirme si el adversario tenía éxito en sus planes de eliminación. Yo casi me reía con los planes maquiavélicos de los presidentes de Estados Unidos.

El 27 de enero de 1953, tras el golpe alevoso de Batista en 1952, se escribió una página de la historia de nuestra Revolución: los estudiantes universitarios y organizaciones juveniles, junto al pueblo, realizaron la primera Marcha de las Antorchas para conmemorar el centenario del natalicio de José Martí.

Ya había llegado a la convicción de que ninguna organización estaba preparada para la lucha que estábamos organizando. Había desconcierto total desde los partidos políticos que movilizaban masas de ciudadanos, desde la izquierda a la derecha y el centro, asqueados por la politiquería que reinaba en el país.

A los 6 años una maestra llena de ambiciones, que daba clases en la escuelita pública de Birán, convenció a la familia de que yo debía viajar a Santiago de Cuba para acompañar a mi hermana mayor que ingresaría en una escuela de monjas con buen prestigio. Incluirme a mí fue una habilidad de la propia maestra de la escuelita de Birán. Ella, espléndidamente tratada en la casa de Birán, donde se alimentaba en la misma mesa que la familia, la había convencido de la necesidad de mi presencia. En definitiva tenía mejor salud que mi hermano Ramón —quien falleció en meses recientes—, y durante mucho tiempo fue compañero de escuela. No quiero ser extenso, solo que fueron muy duros los años de aquella etapa de hambre para la mayoría de la población.

Me enviaron, después de tres años, al Colegio La Salle de Santiago de Cuba, donde me matricularon en primer grado. Pasaron casi tres años sin que me llevaran jamás a un cine.

Así comenzó mi vida. A lo mejor escribo, si tengo tiempo, sobre eso. Excúsenme que no lo haya hecho hasta ahora, solo que tengo ideas de lo que se puede y debe enseñar a un niño. Considero que la falta de educación es el mayor daño que se le puede hacer.

La especie humana se enfrenta hoy al mayor riesgo de su historia. Los especialistas en estos temas son los que más pueden hacer por los habitantes de este planeta, cuyo número se elevó, de mil millones a fines de 1800, a siete mil millones a principio de 2016. ¿Cuántos tendrá nuestro planeta dentro de unos años más?

Los científicos más brillantes, que ya suman varios miles, son los que pueden responder esta pregunta y otras muchas de gran trascendencia.

Deseo expresar mi más profunda gratitud por las muestras de respeto, los saludos y los obsequios que he recibido en estos días, que me dan fuerzas para reciprocar a través de ideas que trasmitiré a los militantes de nuestro Partido y a los organismos pertinentes.

Los medios técnicos modernos han permitido escrutar el universo. Grandes potencias como China y Rusia no pueden ser sometidas a las amenazas de imponerles el empleo de las armas nucleares. Son pueblos de gran valor e inteligencia. Considero que le faltó altura al discurso del Presidente de Estados Unidos cuando visitó Japón, y le faltaron palabras para excusarse por la matanza de cientos de miles de personas en Hiroshima, a pesar de que conocía los efectos de la bomba. Fue igualmente criminal el ataque a Nagasaki, ciudad que los dueños de la vida escogieron al azar. Es por eso que hay que martillar sobre la necesidad de preservar la paz, y que ninguna potencia se tome el derecho de matar a millones de seres humanos.

Fidel Castro Ruz
Agosto 12 de 2016
10 y 34 p.m.

Una de las tareas de la Universidad, el análisis crítico de las prácticas sociales*

Una de las tareas de la Universidad, el análisis crítico de las prácticas sociales* Alain Touraine

Descargar aquí

* Versión original presentada por el autor con motivo de la investidura con el doctorado Honoris Causa conferido por la unam, en ceremonia celebrada el día 5 de junio de 1996, tomada de la Gaceta unam, núm. 3,020 del 6 de junio de 1996.

Tomado de Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales 

http://www.revistas.unam.mx/index.php/rmspys/article/view/49502/44536

Portal de revistas científicas y arbitradas de la UNAM

08 de agosto de 2016

La corta vida de trece rosas

Fue uno de los episodios más crueles de la represión franquista. El 5 de agosto de 1939, trece mujeres, la mitad menores, fueron ejecutadas ante las tapias del cementerio del Este. Su historia sigue viva hoy en forma de libros, teatro, documentales y cine.

Por LOLA HUETE MACHADO

Fue uno de los episodios más crueles de la represión franquista. El 5 de agosto de 1939, trece mujeres, la mitad menores, fueron ejecutadas ante las tapias del cementerio del Este. Su historia sigue viva hoy en forma de libros, teatro, documentales y cine.

“Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija que ya jamás te podrá besar ni abrazar… Que no me lloréis. Que mi nombre no se borre de la historia”. Fueron éstas las últimas palabras que dirigiría a su familia una muchacha de 19 años llamada Julia Conesa. Corría la noche del 4 de agosto de 1939. Hacía cuatro meses que había terminado la Guerra Civil. Madrid, destruida y vencida tras tres años de acoso, de bombardeos y resistencia ante el ejército sublevado, intentaba adaptarse al nuevo orden impuesto por el general Franco, un régimen que iba a durar cuatro décadas.

En el ambiente de ese verano de posguerra -tristísimo para unos y glorioso para otros-, se mezclaban las ruinas de los edificios y la pobreza de sus pobladores con las dolorosas secuelas físicas y psicológicas de la contienda. Y, sobre todo, abundaban ya la propaganda y la represión. El día a día de la capital estaba marcado por las denuncias constantes de vecinos, amigos y familiares; por la delación, los procesos de depuración en la Administración, en la Universidad y en las empresas; por las redadas, los espías infiltrados en todas partes, las detenciones y las ejecuciones sumarias. En junio habían comenzado, incluso, los fusilamientos de mujeres. “Españoles, alerta. España sigue en pie de guerra contra todo enemigo del interior o del exterior, perpetuamente fiel a sus caídos. España, con el favor de Dios, sigue en marcha, una, grande, libre, hacia su irrenunciable destino…”, voceaban las radios de Madrid. “Juro aplastar y hundir al que se interponga en nuestro camino”, advertía Franco en sus discursos.

Sería aquélla la última carta de Julia Conesa. Y ella lo sabía. Porque, junto a otras catorce presas de la madrileña cárcel de Ventas, había sido juzgada el día anterior en el tribunal de las Salesas. “Reunido el Consejo de Guerra Permanente número 9 para ver y fallar la causa número 30.426 que por el procedimiento sumarísimo de urgencia se ha seguido contra los procesados (…) responsables de un delito de adhesión a la rebelión (…) Fallamos que debemos condenar y condenamos a cada uno de los acusados (…) a la pena de muerte”, dice la sentencia. A Julia la acusaban hasta de haber sido “cobradora de tranvías durante la dominación marxista”.

Y apenas 24 horas más tarde, 13 de aquellas mujeres y 43 hombres fueron ejecutados ante las tapias del cementerio del Este. El momento lo recuerdan así algunas compañeras de presidio: “Yo estaba asomada a la ventana de la celda y las vi salir. Pasaban repartidores de leche con sus carros y la Guardía Civil los apartaba. Las presas iban de dos en dos y tres guardias escoltaban a cada pareja, parecían tranquilas” (María del Pilar Parra). “Algunas permanecimos arrodilladas desde que se las llevaron, durante un tiempo que me parecieron horas, sin que nadie dijera nada. Hasta que María Teresa Igual, la funcionaria que las acompañó, se presentó para decirnos que habían muerto muy serenas y que una de ellas, Anita, no había fallecido con la primera descarga y gritó a sus verdugos: ‘¿es que a mí no me matan?” (Mari Carmen Cuesta). “Si fue terrible perderlas, verlas salir, tener que soportarlo con aquella impotencia, más lo fue ver la sangre fría de Teresa Igual relatando cómo habían caído. Entre las cosas que nos dijo, fue que las chicas iban muy ilusionadas porque pensaban que iban a verse con los hombres [con sus novios y maridos, también condenados] antes de ser ejecutadas, pero se encontraron que ya habían sido fusilados” (Carmen Machado).

Quince de los ajusticiados ese 5 de agosto de 1939 eran menores de edad, entonces establecida en los 21 años. Por su juventud, a estas mujeres se las comenzó a llamar “las trece rosas”, y su historia se convirtió pronto en una de las más conmovedoras de aquel tiempo de odio fratricida y fascismo. Un episodio sobre el que nunca se habrá escrito mucho. Lo investigó el periodista Jacobo García, ya en 1985. Lo noveló el escritor Jesús Ferrero en su libro Las trece rosas(Siruela, 2003), en el que dedica un capítulo a cada una de las muchachas y con su literatura las dota de vida y palabra, de sentimiento y dolor; le pone cara a sus verdugos… Lo documentó durante dos años, sin ficciones, y por eso aún con mayor crudeza el periodista Carlos Fonseca en Trece rosas rojas (Temas de Hoy, 2004): “No conocía la historia, no la busqué; ésta me buscó a mí a través de unos documentos que guardaba un tío de mi padre que pasó 20 años en la cárcel. Localicé el sumario, investigué; los familiares pusieron el material que tenían a mi disposición”. En su libro duelen los testimonios de las familias, el momento de la condena, la partida hacia la muerte, la locura posterior de las madres de las fusiladas ante su pérdida, la indiferencia del régimen.

Retoma la historia de las trece rosas ahora la productora Delta Films en un largometraje documental títulado Que mi nombre no se borre de la historia, tal como pidió Julia en los últimos minutos de su vida. En la película se muestra el drama personal y el contexto social, político (su militancia en las Juventudes Socialistas Unificadas, JSU) y bélico en el que se mueven las protagonistas. “Es el primer documental sobre el suceso y entendimos que era urgente hacerlo porque son pocos los testigos vivos. Si no se recogen ahora sus voces, permanecerán para siempre en el olvido”, dicen los directores, Verónica Vigil y José María Almela.

El destino triste de estas mujeres que no pudieron envejecer ha sido citado también en libros de Dulce Chacón o Jorge Semprún, y este mismo otoño lo acaba de llevar a escena la compañía de danza y teatro Arrieritos. Además ha sido inspiración para una organización socialista recién creada, Fundación Trece Rosas, “orientada a proyectos e iniciativas en las que se profundice en la igualdad y la justicia social”. Y aún más: su vida y muerte es el argumento del próximo filme de Emilio Martínez Lázaro, con guión de Ignacio Martínez de Pisón y asesoría de Fonseca.

“Tras entrevistar a sus compañeros de organización, a sus familiares, concluimos que las trece rosas eran mujeres que sabían bien lo que hacían, y que con gran valentía y clarividencia lucharon contra el régimen antidemocrático que se avecinaba”, comentan Vigil y Almela. “Se afiliaron a la JSU de forma consciente; pudiendo quedarse en casa, salieron a la calle y optaron por luchar y defender la II República española, desempeñando diversas labores durante la defensa de Madrid y poniendo en riesgo sus propias vidas”. Según Fonseca, el régimen franquista “adoptaba un tono paternalista con las mujeres en sus mensajes, pero trató con igual inquina a hombres y a mujeres. La miliciana era para los vencedores la antítesis de la mujer, cuya misión en la vida era ser madre y reposo del guerrero”. Para Santiago Carrillo, que fue primer secretario general de la JSU, “en las guerras, son ellas siempre las que más sufren… Y el régimen de Franco hizo todo lo posible por destruir el espíritu de libertad de las mujeres que se había creado con la República”.

Ellas se llamaban Ana López Gallego, Victoria Muñoz García, Martina Barroso García, Virtudes González García, Luisa Rodríguez de la Fuente, Elena Gil Olaya, Dionisia Manzanero Sala, Joaquina López Laffite, Carmen Barrero Aguado, Pilar Bueno Ibáñez, Blanca Brisac Vázquez, Adelina García Casillas y Julia Conesa Conesa. Eran modistas, pianistas, sastras, amas de casa, militantes todas, menos Brisac, de la JSU. El suyo se considera uno de los castigos más duros a los vencidos de la posguerra. Una respuesta, dicen, al asesinato del comandante de la Guardia Civil, Isaac Gabaldón, a su hija y su chófer el 27 de julio anterior.

“El número de detenciones diarias en la capital era muy variable en 1939, aunque muchos días la información titulada ‘Detención de autores de asesinato’ estaba formada por más de cien nombres…”, escribe Pedro Montoliú en su reciente e interesante libro Madrid en la posguerra, 1939-1946. Los años de la represión(editorial Sílex) que le ha supuesto cuatro años de investigación y en el que describe el ambiente de aquel tiempo: “Los peores meses fueron junio, con 227 fusilados; julio, con 193; septiembre, con 106; octubre, con 123, y noviembre, con 201. Por días, los más sangrientos fueron el 14 de junio: 80 fusilados; 24 de junio, 102; 24 de julio, 48; el 5 de agosto, 56. (…) Ese día, y 48 horas después de dictar sentencia, fueron fusiladas las ‘trece rosas’, de entre 18 y 23 años, que habían intentado reconstruir la JSU en la clandestinidad”.

Vigil y Almela enfocan su película preguntándose cómo se podía llegar a ejecutar una sentencia tan infame. “¿Qué había pasado en España? ¿Qué acontecimientos habían azotado el panorama político y social de aquel entonces?”. Miraron entonces hacía la organización política juvenil de la que las trece rosas eran miembros, la JSU, y a su papel en el transcurso de la guerra.

“Franco se proponía destruir hasta la simiente de los rojos en este país… y al decir rojos, estoy diciendo los simples demócratas, los liberales, cualquier recuerdo de los tiempos en que España había sido libre”, declara Carrillo en el filme. La organización nació en marzo de 1936 de la fusión entre la Unión de Juventudes Comunistas y la Federación de Juventudes Socialistas. “Luchábamos por un ideal”, dice una de sus miembros. Otra: “Nos afanábamos por la libertad, por un mundo mejor, porque el trabajador pudiera vivir en condiciones”. Una tercera: “Defendíamos la República que había sido elegida en 1931, mejorándola”. Y cuarta: “Mi conciencia política surgió tan pronto empezó la guerra. Tenía 15 años y debía pelear, no había más remedio”. En 1939, la JSU se encontraba deshecha, sus líderes encarcelados… Sólo se contaba con el coraje de sus miembros para reorganizarse.

“Crear una estructura clandestina es siempre algo muy difícil. Hay que concentrar los esfuerzos. Y en ese periodo los concentramos en la creación, sobre todo, de un partido comunista clandestino”, afirma Carrillo. Para el régimen, según el periodista Jacobo García, la JSU representaba un gran peligro: “Dada la juventud de sus militantes, estaba destinada a sobrevivir durante muchos años y a plantear problemas al régimen franquista durante muchos años, a corto, medio y largo plazo”. Debía desaparecer.

Así, estando todos los hombres en prisión o en el exilio, de la reorganización se encargaron las mujeres o los jóvenes. “Queríamos seguir luchando, recuperar dinero para ayudar a los presos, para sacarlos, para sacar a mi hermano; queríamos, pero no lo conseguimos…”, apunta Concha Carretero. “Te cogían enseguida”, rememora Nieves Torres. “Era un Madrid triste, reservado, la gente no se atrevía a mirar a nadie; si ibas en el metro, todo el mundo iba con la cabeza baja”, dice Mari Carmen Cuesta. Se tira de los detenidos, se utiliza la tortura para conseguir delaciones, y así, poco a poco, va cayendo la organización. “A los presos los sacaban a la calle y los usaban como gancho, detrás iban dos policías. Así me detuvieron a mí”, sigue Torres.

Las trece rosas fueron elegidas para morir entre las 4.000 reclusas hacinadas en Ventas en un espacio pensado para 400 (más de 280.000 presos políticos se contaban en 1939 en España). ¿Por qué ellas y no otras? El escritor Jesús Ferrero imagina una posibilidad literaria y azarosa en su libro: “Roux, Cardinal y el Pálido habían comido opíparamente en el Ritz y se sentían alegres (…). Una hora antes les había llegado la orden de elegir a quince mujeres, preferentemente menores de edad, para conducirlas a juicio. Ya en comisaría, una señora, que se sentía agradecida porque habían liberado a su hija, le regaló al Pálido un ramo de rosas. Eran quince… El Pálido lo cogió y, mirando a Cardinal y a Roux, dijo: ‘Señores, ha llegado el momento de decidir quiénes van a ser las quince de la mala hora. Bastará con ponerle un nombre a cada una de las rosas… Empezaré yo’, dijo tomando una flor. ‘Y bien, esta rosa de pasión se va a llamar Luisa. No conseguí que esa bastarda pronunciara una sola palabra en los interrogatorios. Por poco me vuelve loco’. ‘Y ésta, Pilar’, dijo Cardinal. ‘Y ésta se va a llamar Virtudes’, susurró el Pálido con precipitación. ‘Y ésta, Carmen’, dijo Cardinal. ‘Lo merece más que nadie. Nunca me miró bien esa condenada’. ‘Y ésta, Martina’, anunció Roux. ‘Está siempre ausente. Seguro que ni siquiera se va a dar cuenta de que ha muerto”.

Ficciones aparte, ellas sí se daban cuenta. De sus condiciones (“La posguerra fue peor que la guerra”), de las humillaciones (“Se ve que les gustó mi pelo y me dejaron pelona, pelona; me lo cortaban y me lo enseñaban, ‘¿no te da pena este ricito?”), de lo que les esperaba (“No bastaba con estar tú en la cárcel, todo tu entorno tenía que expiar por tu pecado”), de lo que significaba pertenecer a los derrotados (“Nos trataban de lo peor, muchas palizas, muchas vejaciones”), de lo que perdían (“Estuve 16 años en prisión, se me fue lo mejor de mi juventud…”).

Así lo cuentan en la película Maruja Borrell, Nuria Torres, Mari Carmen Cuesta, Concha Carretero, Ángeles García-Madrid, entre otras muchas, de las que fueron amigas, conocieron y/o compartieron celda con las trece rosas en aquellos días. Hablan de las penurias, de la vida cotidiana en una prisión en la que sólo se comían “lentejas de Negrín”, de los petates en el suelo, de la desconfianza (“No te fiabas de nadie porque se decía que los franquistas habían metido chivatas dentro”), y hasta de su capacidad para sobrevivir, intimar, quererse y reírse de sí y de su situación. Hablan de las terribles noches de saca, de cómo todas salían temerosas a la galería para ver quiénes eran las elegidas para morir, de cómo sucedió todo en aquella noche terrible de agosto. “Para mí es un recuerdo muy amargo, muy amargo”, llora aún hoy desconsolada Mari Carmen Cuesta, entonces de 16 años.

En la película de Delta Films y en el libro de Fonseca se recogen testimonios de parientes: las sobrinas de Julia, de Dionisia, de Martina… Y del hijo de Blanca Brisac y Enrique García, quizá la más triste de todas las historias: “Mi padre pertenecía a la UGT, pero mi madre… dijeron que era de la JSU, y yo sé que no militaba. Lo puedo jurar”, dice. A ambos los ejecutaron ese 5 de agosto de 1939, cuando él tenía 11 años. “Determinadas corrientes revisionistas pretenden hoy cambiar la realidad de los hechos y esto sí que es muy peligroso. No se trata de generar sentimientos revanchistas. En ninguna de las entrevistas que hicimos percibimos rencor. Al contrario, fue toda una lección de humanidad. Nuestro documental trata de concederles el minuto de duelo que en su día se les negó”, cuentan Vigil y Almela.

Fue Blanca Brisac, sin embargo, quien mejor lo expresó, mientras escribía a su hijo esa noche, ya en capilla: “Voy a morir con la cabeza alta… Sólo te pido… que quieras a todos y que no guardes nunca rencor a los que dieron muerte a tus padres, eso nunca. Las personas buenas no guardan rencor… Enrique, que te hagan hacer la comunión, pero bien preparado, tan bien cimentada la religión como me la cimentaron a mí… Hijo, hijo, hasta la eternidad…”.

El documental ‘Que mi nombre no se borre de la historia’ se emitirá a primeros de 2006 en ‘Docu-TVE’.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de diciembre de 2005

http://elpais.com/diario/2005/12/11/eps/1134286010_850215.html?id_externo_rsoc=FB_CM

Fidel Castro y los Estados Unidos: ¿Cómo pudo vencer a un enemigo tan poderoso?

Por: Abel González Santamaría

Introducción al libro “Fidel Castro y los Estados Unidos. 90 discursos, intervenciones y reflexiones”, compilado por Abel Enrique González Santamaría, con el sello de Ocean Sur. Fue presentado en la tarde de este miércoles en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

¿Cómo homenajear a la personalidad más trascendente del siglo XX en América Latina y el Caribe en su 90 cumpleaños? ¿Qué hacer para que las presentes y futuras generaciones profundicen en su pensamiento? ¿Cuál tema abordar de su extraordinaria trayectoria revolucionaria y su prolífera obra? ¿Cómo pudo vencer a un enemigo tan poderoso durante más de medio siglo? ¿Cómo pudo preservar la independencia de la Patria y liderar la construcción del Socialismo junto al pueblo cubano a solo 90 millas de Estados Unidos? ¿Por qué sus ideas han inspirado a millones de personas en el mundo? ¿Quién pudiera ser el autor de este libro?

Muchas interrogantes surgieron en la medida que meditaba, investigaba y soñaba. Transcurría el año 2015 y primeros meses del 2016. Cantos de sirena soplaban desde el Norte, invitación a olvidar la historia, ser buenos vecinos y hermanos. Sin embargo, la esencia del conflicto bilateral entre Estados Unidos y Cuba no ha cambiado. El bloqueo económico, comercial y financiero, la ilegal Base Naval en Guantánamo, los planes subversivos, las transmisiones ilegales de radio y televisión, se mantienen sin variación alguna.

Para entender el nuevo escenario y descifrar los nuevos códigos de encantamiento hacia la nación cubana, revisé 1 546 discursos, intervenciones y reflexiones de Fidel Castro Ruz, porque —como dijera el Che— «tiene como nadie en Cuba, la cualidad de tener todas las autoridades morales posibles para pedir cualquier sacrificio en nombre de la Revolución» y quien hizo realidad las ideas del Maestro «de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América».

Disfruté cada lectura, recibí la mejor clase de historia, el mejor curso de ciencia política y anhelé estar junto a él en cada uno de esos momentos. De ahí que seleccioné cronológicamente fragmentos de 90 discursos, intervenciones y reflexiones del líder histórico de la Revolución Cubana sobre los Estados Unidos, desde su discurso del 1ro. de enero de 1959 en Santiago de Cuba, hasta su intervención el 19 de abril de 2016 en la clausura del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba en La Habana.

Para contribuir a la lectura del libro se estructuró por décadas y seleccioné por cada año uno o dos discursos, en los cuales Fidel, en diferentes escenarios y sobre diversos temas, abordó la historia de la nación norteamericana, sus orígenes, la raíz étnica y cultural, el sistema político y económico, el comportamiento de sus diferentes gobiernos en la arena internacional, y el conflicto entre Estados Unidos y Cuba.

De 1959 al 2016 ocuparon la Casa Blanca 11 presidentes norteamericanos: Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, H. Bush, Clinton, W. Bush y Obama. Todos sus gobiernos, sin excepción, intentaron destruir la Revolución Cubana y emplearon los más diversos métodos para conseguir sus propósitos, incuso aquellos de carácter violento. Quizás no exista ninguna otra nación en la historia que haya resistido durante casi 60 años a las agresiones de una potencia tan poderosa como Estados Unidos en su obsesión de reconquistarla.

Lejos de destruir el sistema político cubano mediante la hostilidad y los instrumentos más agresivos, provocaron el rechazo mayoritario de la población que resistió y dio su apoyo incondicional a la dirección histórica de la Revolución en la defensa de la soberanía nacional y en la construcción del Socialismo. Ante el fracaso de sus pretensiones, el presidente Barack Obama decidió iniciar un proceso de reajuste en la política estadounidense hacia Cuba, que trascendió públicamente con los anuncios del 17 de diciembre de 2014, cuando declaró un «nuevo enfoque», que hasta el momento ha permitido el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. También se debe reconocer que en los diferentes periodos de historia común entre ambos países, han existido simpatías hacia el pueblo cubano de diversos sectores de la sociedad norteamericana.

Está demostrado que el establishment ha aplicado combinaciones de métodos, desde los más agresivos hasta los más sutiles para tratar de dominar a Cuba: intentos de compra y anexión; intervención armada y ocupación militar; imposición de un apéndice de la Constitución; usurpación de su territorio e instalación de base militar permanente; establecimiento de regímenes dictatoriales; realización de acciones de sabotajes; terrorismo; organización de atentados contra sus principales dirigentes; bloqueo económico, comercial y financiero; campañas de difamación; aislamiento internacional y regional; planes de desestabilización; transmisiones radiales y televisivas ilegales; creación y financiamiento de bandas armadas y grupos contrarrevolucionarios; y ejecución de programas subversivos con el empleo de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Durante los cincuenta y ocho años transcurridos desde la Revolución triunfante es impresionante la profundidad de Fidel en sus análisis, sus ideas, sus convicciones, su patriotismo y su antiimperialismo. Fue quien inició la transformación cultural de la sociedad cubana y dio a la Revolución un contenido ideológico. A las generaciones de cubanos nacidos bajo los rigores que impone el bloqueo y la hostilidad imperial —que representa el 77% de la población actual— les ha trasmitido un conjunto de valores humanistas universales de contenido social, ético, cultural e ideológico, como el patriotismo, el internacionalismo, la solidaridad, el respeto a la igualdad de hombres y mujeres en deberes y derechos sociales, la igualdad racial y de género, entre otros.

De ahí que ha conquistado los corazones no solo de la gran mayoría de los cubanos, sino también de los pueblos del mundo. Fidel es la voz de los «sin voz» y es la esperanza de los humildes. Su figura trasciende fronteras, distancias, creencias. Es respetado por sus adversarios políticos y querido por millones de hombres y mujeres en todos los continentes. Siempre ha respetado al pueblo norteamericano, sin predicar ningún tipo de odios nacionales. Su conducta está basada en principios y en ideas, y ha educado al pueblo cubano a tratar con gran respeto a cada ciudadano estadounidense.

En una magistral síntesis, en conmemoración del 45 aniversario del desembarco de los expedicionarios del Granma, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, definió al líder histórico de la Revolución Cubana: «Fidel es como el Martí de hoy, el Maceo de hoy, el Mella de hoy. No me refiero a las personalidades que siempre son únicas e irrepetibles, por lo que carecen de sentido las comparaciones; hablo del papel que le ha tocado desempeñar en los últimos 50 años. Ha sabido aprender de nuestra historia y actuar con similar talento político y capacidad organizativa que el artífice del Partido Revolucionario Cubano y la Guerra Necesaria; rescatar para estos tiempos, también difíciles, peligrosos y complejos, la intransigencia de Baraguá y el genio militar del Titán de Bronce; trasladar a las actuales circunstancias las ideas avanzadas y el dinamismo del fundador de la FEU y del primer partido marxista-leninista».

Solo deseo que el lector, al adentrarse en sus páginas, se estimule por buscar y estudiar el contenido de los discursos íntegros de los 90 que compilamos y continúe investigando sobre toda su obra; que este texto constituya una valiosa herramienta para las presentes y futuras generaciones para continuar defendiendo a la Revolución Cubana, los procesos progresistas en el Tercer Mundo y no dejar morir las ideas del Maestro. Espero que coincidan que el mejor autor que puede tener este libro es el eterno Guerrillero del TiempoFidel Castro Ruz.

Lea también el prólogo del libro de Miguel Barnet

 

COMPILADOR: ABEL ENRIQUE GONZÁLEZ SANTAMARÍA (La Habana, 1972). Doctor en Ciencias Políticas, Máster en Relaciones Internacionales y Licenciado en Derecho. Investigador de las relaciones interamericanas y de los procesos integracionistas. Ha publicado artículos en medios especializados sobre temas de política exterior y seguridad nacional. Ha participado en eventos organizados en Latinoamérica, el Caribe y Estados Unidos. Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y autor de los libros La gran estrategia: Estados Unidos vs. América Latina, El destino común de Nuestra América y Los desafíos de la integración en América Latina y el Caribe.

Este contenido ha sido publicado originalmente Cuba Debate, el 03 de agosto de 2016, en el siguiente enlace:  http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/08/03/fidel-castro-y-los-estados-unidos-como-pudo-vencer-a-un-enemigo-tan-poderoso/#.V6N-5dJ97IU

Fidel: La historia lo absolvió

Fidel con su lucha y su ejemplo ha alimentado los sueños de libertad de millones y millones de hombres y mujeres del mundo. Esa es su principal contribución a la historia de la humanidad. Pocas personas en el mundo han estado en un contacto tan estrecho con la historia como lo ha estado el Comandante Fidel Castro. Él ha hecho la historia, la ha visto, la ha cambiado, la ha movido, ha sido parte de ella, la ha empujado, reseñó el cineasta norteamericano Sydney Pollack

El Comandante Fidel Castro ha sido el protagonista central de uno de los hechos políticos más importantes en la historia de América Latina: La Revolución Cubana. Con ese mérito sobre sus hombros, Fidel hace parte de la historia de la tierra de Martí, Bolívar, Miranda, Sandino, Allende y muchos otros que hicieron de su vida una gesta de libertad y soberanía.

Pero como “Fidel es Fidel”, al decir de Raúl al tomar las riendas de la Revolución en 2007, Fidel ha estado presente en muchos de los hechos más relevantes de la historia del mundo en los últimos 70 años. Cuando apenas era un jóven comandó la toma de un cuartel policial en la Bogotá en llamas el 9 de abril de 1948 durante la insurrección popular llamada El Bogotazo.

El 16 de octubre de 1953, con escasos 27 años cumplidos, hizo una radiografía magistral de la sociedad cubana, las condiciones de su pueblo, las razones de la pobreza y el subdesarrollo, denunció las injustas relaciones económicas, válido no solo para Cuba, sinó también para los países sometidos por el colonialismo y el modelo económico dominante. Fue durante su defensa tras los ataques a los cuarteles Moncada y Céspedes. Allí delineó las bases fundamentales del programa revolucionario y sentenció: “Condenadme, no importa, la Historia me Absolverá”.

De él escribió Ramonet en sus “Cien horas con Fidel” que “Pocos hombres han conocido la gloria de entrar vivos en la historia y en la leyenda. Fidel es uno de ellos. Es el último “monstruo sagrado” de la política internacional. Pertenece a esa generación de insurgentes míticos —Nelson Mándela, Ho Chi Minh, Patricio Lumumba, Amílcar Cabral, Che Guevara, Carlos Marighela, Camilo Torres, Turcios Lima, Mehdi Ben Barka— quienes, persiguiendo un ideal de justicia, se lanzaron en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial a la acción política con la ambición y la esperanza de cambiar un mundo de desigualdades y de discriminaciones…”

Su papel central en la historia mundial también ha estado mediado por su aguda capacidad para analizar fenómenos globales que impactan la vida de millones. Fidel ha sido la voz visionaria que ha presentado propuestas audaces para enfrentar problemas comunes. Ya a principios de los años 60, cuando apenas nacía la Revolución Cubana, Fidel se atrevió a proponer la creación de un mercado común latinoamericano, propuesta que se ha ido consolidando poco a poco varias décadas después. Desde siempre ha denunciado los mecanismos perversos de la Deuda Externa y alertado sobre las crisis sistémicas antes que estas ocurran. Sus dotes de líder mundial seavisoraron desde los primeros años cuando en Nueva York sostuvo ante la prensa mundial que“no vine a pedir dinero, a eso estan acostumbrados. Yo vine en busca de buenas relaciones con los EE.UU”.

Tal vez fueron esas palabras las que desataron la hostilidad de Washington e hicieron que Eisenhower se negara a recibirlo. En su lugar fue recibido por Nixon quien luego de la reunión envió un memo a su jefe donde sentenciaba que Fidel era “un comunista al que había que derribar”. Durante esa visita a Nueva York Fidel se reunió también con líderes de la talla de Nasseer, Nehrú, Nikita Jrushov y Malcom X.

Desde los primeros años de la Revolución Cubana Fidel estuvo al frente de su defensa, como en Playa Girón en el 61. Posteriormente hace el reconocimiento de la profunda vocación latinoamericanista de la revolución durante la Segunda Declaración de La Habana, donde examina las raíces históricas de las luchas y advierte sobre los peligros del imperialismo.

Fidel ha sabido contextualizar la estrategia de ataques contra Cuba en el marco de la política exterior norteamericana. Para él ha existido un hilo conductor en esa política exterior hacia América Latina lo cual explica el disgusto de EE.UU. con la nacionalización del petróleo en México en la década del 30 y la reforma agraria de Arbenz en Guatemala en los 50, Chile y Nicaragua en los 70 o la Revolución Bolivariana liderada por el Comandante Hugo Chávez en Venezuela.

También supo sacar airosa a su pequeña nación durante la Crisis de Octubre de 1962, en los momentos más agudos de la Guerra Fría, cuando el mundo estuvo ante el peligro inminente de una guerra atómica. Asimismo dejó en claro desde el principio el sincero espíritu solidario de la Revolución Cubana al enviar a Vietnam azúcar, arroz y sangre, o entrenar médicos, maestros, ingenieros y personal especializado en la agricultura.

 Desde La Habana Fidel dirigió la histórica batalla que además de todos los logros mencionados, también liberó a Namibia

Aún la historia no ha hecho justicia a la enorme contribución de Cuba y Fidel con los pueblos de África. El mismo Fidel ha dicho que poco se sabe de la gesta solidaria en Angola donde las tropas combinadas del MPLA y los miles de voluntarios internacionalistas cubanos propinaron una derrota estratégica al régimen del Apartheid sudafricano, durante la Batalla de Cuito Cuanavale. Considerada una de las batallas más trascendentes en la historia después de los combates de la II Guerra Mundial, angolanos y cubanos derrotaron en toda la extensión a los invasores sudafricanos y reafirmaron la soberanía de esta nación africana. Un pequeño pueblo con vocación internacionalista, frente a una potencia militar que empleó poderosas fuerzas, aviación moderna, artillería y blindados de última generación, pero no pudo tomar la localidad, convertida entonces en símbolo de resistencia y valor. Desde La Habana Fidel dirigió la histórica batalla que además de todos los logros mencionados, también liberó a Namibia.

El internacionalismo solidario de Cuba, con Fidel al frente ya había recorrido Argelia, Congo Zaire, Congo Brazzaville, Guinea Bissau y otras naciones. Los médicos cubanos siguen recorriendo los senderos de África llevando su trabajo solidario a millones de personas en aquel continente que muchos cubanos consideran su Madre Patria. Los soldados voluntarios cubanos lo único que se llevaron de África fue a sus muertos caídos en la lucha por la liberación y la independencia.

Fidel ha señalado certeramente y denunciado a las fuerzas e intereses que gobiernan y mueven el planeta. Su intervención en la Cumbre del Medio Ambiente en Rio en 1992 consolidó su roll visionario al señalar que “una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre”. Su análisis dejó en evidencia, en pocas palabras, la relación entre la devastación del planeta y el modelo capitalista: “La solución no puede ser impedir el desarrollo a los que más lo necesitan. Lo real es que todo lo que contribuya hoy al subdesarrollo y la pobreza constituye una violación flagrante de la ecología. Si se quiere salvar a la humanidad de esa autodestrucción, hay que distribuir mejor las riquezas y tecnologías disponibles en el planeta. Desaparezca el hambre y no el hombre”.

Condujo a Cuba a ser la conciencia crítica de este continente, dijo de él Eusebio Leal, el historiador de La habana. Nunca un país tan pequeño, liderado por un ser tan humano, había contribuído tanto con la causa de los desposeídos de la tierra , como lo ha hecho Cuba con Fidel a la cabeza. Fidel ha sido una fuerza global para la liberación de muchos pueblos del mundo.

Fidel con su lucha y su ejemplo ha alimentado los sueños de libertad de millones y millones de hombres y mujeres del mundo. Esa es su principal contribución a la historia de la humanidad. Por eso hoy llega victorioso a sus 89 años y continúa, al igual que ayer, ayudando a transformar la vida de quienes luchan por la dignidad y la independencia de los pueblos.

La vida de Fidel ha hecho honor al Héroe Nacional de Cuba y “a los que me llaman por esto soñador, les digo como Martí: “El verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber; y ése es […] el único hombre práctico cuyo sueño de hoy será la ley de mañana, porque el que haya puesto los ojos en las entrañas universales y visto hervir los pueblos, llameantes y ensangrentados, en la artesa de los siglos, sabe que el porvenir, sin una sola excepción, está del lado del deber.”

Fidel ha estado siempre del lado del deber y por ello la Historia lo absolvió.

 

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur , el 12 de agosto de 2015, en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/multimedia/Fidel-La-historia-lo-absolvio-20150812-0060.html

Acto en Buenos Aires (VIDEO) Chávez nos ayudó cuando el mundo había dado la espalda a Argentina: Cristina Fernández

Buenos Aires, julio 29 – La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, participó este jueves en un homenaje al líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez en la embajada de Venezuela por el 62 aniversario de su natalicio.

“Recordar a Hugo es recordar a quien nos ayudó en momentos difíciles de la Argentina”, expresó Fernández en referencia a los problemas económicos que enfrentó su país durante el default propiciado por los fondos buitre.

“Quería estar presente en este homenaje a sus 62 años y recordar que cuando él nos ayudó el mundo nos había dado la espalda y sin su ayuda habría sido imposible poner en marcha esa maquinaria formidable y derrotar el default”, dijo la exmandataria.

Además, la expresidenta argentina manifestó que no quiere recordar a Chávez solo como un líder político, sino como un ser humano, que se preocupaba por cada persona. “Él se interesaba en todo, desde lo más complejo hasta lo más simple”, rememoró.

Asimismo, Fernández indicó que “el mejor homenaje a Chávez es el compromiso de cada uno de nosotros”.

En el acto también participaron la periodista y escritora argentina, Stella Calloni, y el embajador de Venezuela en Argentina, C. Martínez Mendoza.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Aporrea, el 29 de julio de 2016, en el siguiente enlace: http://www.aporrea.org/internacionales/n294540.html