Archivo de la categoría: Recomendaciones

10 intervenciones de miedo de la CIA en Latinoamérica

Estados Unidos dirigió ataques de toda índole contra líderes en Latinoamérica y el resto del mundo que se negaban a arrodillarse a sus caprichos.

A continuación operaciones brutales de la CIA que nos deja en claro que hoy Estados Unidos sigue con sus mismas actitudes.

La CIA tiene una historia larga de intervenciones violentas en demasiados países alrededor del mundo. Utilizan a ONG disfrazadas de organizaciones para la democracia, libertad y desarrollo económico. Pero lo que hacen en realidad es sobornar a personas influyentes y claves dentro de los países que quieren explotar, ya sea por sus riquezas naturales, por su geografía estratégica o por sus posturas anti-estadounidenses.

Para lograr sus objetivos recurren al secuestro de líderes, incluyendo sociales, políticos, económicos y militares. De ser necesario, los asesinan. Si esto no funciona, se infiltran en los todos los rincones de la sociedad para causar desestabilización, incitar a la violencia y causar crisis sociales y económicas para provocar disturbios e irritación de los pueblos en contra de los gobiernos que quieren derrocar.

Todo está comprobado en documentos desclasificados o que se han filtrado a los medios. WikiLeaks, por ejemplo, ha hecho una gran labor de informar sobre estas operaciones con documentos que han obtenido de fuentes anónimas.

A continuación 10 grandes operaciones sucias de la CIA en Latinoamérica:

1. Guatemala en 1954

En 1944, la violenta y sangrienta dictadura de Jorge Ubico, apoyado por Estados Unidos, fue derrocado por un levantamiento popular, harto de las brutales injusticias. En realidad, el país había sido gobernado hasta ese momento por la The United Fruit Company, una compañía títere de Washington que tenía esclavizada a la población. Le arrebataron sus tierras a los campesinos y los obligaron a trabajar sus propias parcelas por migajas. El que no obedecía era brutalmente castigado por una fuerza policial a la orden de la presunta empresa agrícola estadounidense.

La tranquilidad volvió a Guatemala, pero duró 10 años solamente antes que el presidente Dwight Eisenhower implementara el plan para derrocar al gobierno. En 1954, la CIA lanzó PBSuccess. La capital guatemalteca fue bombardeada por aviones estadounidenses. El joven Ernesto Che Guevara le tocó ver la brutalidad de primera mano. Cientos de líderes campesinos fueron ejecutados por los títeres militares de Washington. Y entonces se vino la Guerra Civil Guatemalteca y muchas comunidades campesinas e indígenas mayas fueron masacradas. Al final de la intervención dirigida por la CIA habían muerto 200 mil personas. Las empresas estadounidenses volvieron a ser lucrativas en el país centroamericano y Washington estaba feliz.

2. Haití en 1959

Haití es igual de estratégico para Estados Unidos como lo son República Dominicana y Cuba, así que Washington no titubea cada vez que mengua su poder en la región caribeña. Por ningún motivo Estados Unidos permitiría que los gobiernos de la zona se inclinen hacia la izquierda, y de eso que no suceda se encarga la CIA. Claro, Cuba es un ejemplo de resistencia y desde 1959 se ha resistido a los embates estadounidenses. En 1959, en Haití un levantamiento popular surgió contra el brutal títere dictador de Estados Unidos, Francois Duvalier. La CIA lo impidió. Duvalier creó un ejército con apoyo de Washington para actuar con violenta represión en contra de comunidades provincianas. Duvalier y su hijo, Jean Claude Duvalier, quien heredó la dictadura, ordenaron masacres difíciles de describir por su profunda y sangrienta crueldad. Más de 100 mil personas fueron asesinadas. Cuando en 1986 se vino una rebelión incontrolable ahora sí, un avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos rescató a Jean Claude Duvalier y se lo llevó a vivir tranquilamente a Francia.

3. Brasil en 1964

El año 1964 fue un año de cambios increíbles en Brasil. El presidente democráticamente electo, Joao Goulart, implementó su “Plan Básico de Reforma”. Aunque Estados Unidos siempre ha basado su control sobre pueblos ajenos al suyo en mantenerlos en la ignorancia, había un cambio que de verdad le molestó: un reforma fiscal que menguaría las ganancias de las corporaciones multinacionales de Estados Unidos y sus aliados. Claro, también les molestaba que otra reforma devolvería tierras a sus dueños legítimos y repartiría otras a personas pobres.

Entonces, la CIA entró en acción y derrocó al gobierno de Goulart en 1964 e instaló una dictadura brutal más que duró 19 años. Durante el régimen, miles fueron torturados y cientos ejecutados. También se encargaron de eliminar a todos aquellos que tuvieran pensamientos izquierdistas, y en especial, marxistas.

4. Uruguay en 1969

Durante los sesenta, movimientos revolucionarios se esparcían por Latinoamérica. Uruguay estaba hundida en una crisis. Surgieron los enemigos más grandes de Estados Unidos en este país latinoamericano: los Tupamaros, una guerrilla revolucionaria urbana. José Mujica formaba parte de ella y su esposa Lucía Topolansky también. Washington se empeñó en detenerlos por la influencia y poder que estaba adquiriendo el grupo. Nelson Rockefeller fue a Uruguay para observar que efectivamente se extendía un sentimiento anti-yanqui y regresó a Washington para alertar que algo necesitaba hacerse con carácter de urgente. Y la CIA respondió enviando a su agente Dan Mitrione al país Sudamericano. Entrenó a las fuerzas policiales en tortura y otras cosas macabras, indescriptibles. Entonces, con ayuda de la CIA se instaló un dictadura militar a la orden de Juan María Bordaberry, quien gobernó Uruguay bajo instrucción directa de Washington durante 12 años. Mató a cientos de personas, torturaron a decenas de miles. La represión era tan brutal que los uruguayos tenían miedo hasta de bailar.

5. Bolivia en 1971

Las riquezas mineras de Latinoamérica es la envidia de Estados Unidos y hacen todo en su poder para controlarla. Por décadas, las corporaciones estadounidense mantuvieron vastas regiones de Chile, Bolivia y Perú en la esclavitud absoluta. Cuando los esclavizados se atrevían a rebelarse eran aniquilados de inmediato por montones. El Che Guevara viajó a Bolivia y se encargó de incitar a la revolución en 1967. Para esas fechas, las mineras extraccionistas de Estados Unidos mantenían en la esclavitud hasta los hijos de sus peones. Dos años después, el Che fue asesinado por la CIA. Y luego, ya si un líder que les estorbara de por medio, Estados Unidos instauró una junta militar.

Pero de nuevo las cosas se les voltearon a los de Washington. Tomó el poder el general Juan José Torres y trajo consigo reformas para los trabajadores y los pobres. Los bolivianos estaban ilusionadísimos, pero la CIA no y para llevar a cabo sus sucias instrucciones reclutaron al general Hugo Banzer. Él lideró un golpe contra Torres y en 1971 inició su violenta dictadura. Mandó a torturar a un sinnúmero de opositores y a ejecutar a cientos de líderes políticos influyentes. Encarceló a otros 8,000, todo bajo anuencia de Washington.

6. Chile en 1973

Otro país brutalmente explotado por las corporaciones estadounidenses. Otro país hundido en la miseria por Washington. Otro país más en que la CIA movió todo para desprestigiar en los medios de comunicación nacionales e internacionales al gobierno del presidente Salvador Allende. Extorsión, tortura, encarcelamiento y asesinato como medida para acallar a los anti-yanquis. Provocar escasez para que el pueblo confrontara al gobierno no deseado por Estados Unidos, particularmente, porque nacionalizó lo que ese país norteamericano más envidia de los demás: sus riquezas mineras. Pero también le irritó muchísimo a Estados Unidos que Allende les diera casa y educación a millones de personas. Entonces, lo mismo que hoy sigue haciendo en todo el mundo: planear un golpe de estado y, de ser necesario, antes causar miseria en todo el país. Y el 11 de septiembre de 1973, general Augusto Pinochet lideró el golpe de estado con toda el apoyo de la CIA, incluyendo armas y equipo militar blindado.

Aviones de guerra bombardearon el palacio presidencial. Asesinaron a Allende, quien antes de morir diría a su pueblo: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.” Pinochet gobernó los siguientes 17 años. Mandó encarcelar a 80 mil personas; tortura a 30 mil, y asesinar a 3 mil 200.

7. Argentina en 1976

Los argentinos vivieron la dictadura más sangrienta de América del Sur. Es traumante el simple hecho de leer las atrocidades que se cometieron. Campos de concentración, centros de tortura, masacres, violaciones, golpizas a mujeres embarazadas y ejecuciones de niños y niñas. En total, 30 mil personas fueron ejecutadas. Detrás de todo, la CIA. En 1973, Argentina resistía una crisis política tan grave que el presidente Juan Perón se desmoronó y murió de un ataque al corazón en 1974. Su esposa, Eva Perón, tomó el poder sólo para enfrentar conflictos hasta dentro de su propio partido Peronista.

La CIA esperó sigilosamente hasta 1976, cuando la situación que la agencia misma generó era tan grave que su intervención sería pan comido. No podía faltar un reclutamiento clave de costumbre. En este caso, el general de nombre Jorge Rafael Videla. Y, de nuevo, un golpe de estado en otro país latinoamericano y otra dictadura títere de Estados Unidos. En esta ocasión, aparece como supervisor de la desgracia el infame secretario de Estados, Henry Kissinger. Lo demás es otra historia de genocidio y abusos de derechos humanos con la anuencia de los desvergonzados e hipócritas dueños del poder de Washington.

8. El Salvador en 1980

Este país centroamericano no sufrió menos bajo la intervención estadounidense bajo la supervisión de ya sabemos quién: la CIA. Ya Washington había apoyado una dictadura brutal que duró exactamente 50 años entre 1931 y 1981. Campesinos e indígenas fueron aplastados sin piedad y a sangre helada. Más de 40 mil fue la cantidad de masacrados. Las cosas eran tan graves que se dio algo insólito prácticamente. Sí, hasta la iglesia Católica intentó intervenir a favor de los pobres. En esos entonces, El Salvador era controlado por 13 familias mafiosas que se habían apoderado de 50 por ciento del territorio nacional. Las 13 familias estaban muy estrechamente vinculadas adivinen a quién. ¡Cierto! A Washington. Y la CIA, por si las moscas, entrenó bien al ejército y lo dotó de todo el equipo letal necesario. Cuando la CIA se enteró que jesuítas ayudaban a las masas, los mandaron a matar, pero también le pidieron a Juan Pablo Segundo que hablar con el Arzobispo Oscar Arnulfo Romero para pedirle que desistiera. Romero se negó y lo mataron durante una misa en 1980. El Salvador fue hundido en una guerra civil de 12 años que fue subvencionada por lka CIA. Para cuando terminó el flagelo, más de 75 mil personas habían sido asesinadas, pero Estados Unidos estaba feliz.

9. Panama en 1989

Insólito también. Un agente de la CIA se vuelve dictador. Estamos hablando del presidente Manuel “Cara de Piña” Noriega. Obvio que por su ubicación geográfica, Panamá era de suma importancia para Estados Unidos. Cuando el presidente Omar Torrijos intentó sacar a los gringos del Canal de Panamá, la CIA colocó una bomba en su avión y punto final al conflicto con él. En 1983, Noriega tomó el poder. Él era narcotraficante además de agente de 30 años de la CIA. Para Washington, no había problema con todo eso mientras Cara de Piña le obedeciera. De hecho, presuntamente fue instrumental en el Irán-Contra-Gate, mediante el cual se llevaba a vender cocaína a comunidades Afro-Americanas de Los Ángeles para comprar armas en Irán y entregárselas a los contras nicaragüenses.

Pero el dinero y poder lo cambió a Noriega y se pensó por arriba de todo. Obsesionado con el ese poder, Noriega desconoció al que sería presidente que Estados Unidos quería para Nicaragua en 1989, es decir, Guillermo Endara. En su lugar, Noriega designó a Francisco Rodríguez y lo impuso a través de elecciones fraudulentas. También hostigó a las bases militares de Estados Unidos en su país. Claro, Estados Unidos no lo iba a permitir e invadió Panamá en diciembre de 1989 y se llevó detenido a Noriega para encerrarle en una cárcel estadounidense, pero antes mataron a 3 mil 500 civiles inocentes y 20 mil fueron desplazados.

10. Perú en 1990

Por último llegamos a Perú. Pero hay que entender que este sólo es el final de esta lista, pero no de las acciones que sigue llevando a cabo la CIA en toda Latinoamérica. Estos 10 caso que sirvan para entender que Estados Unidos siempre ha sido igual y nunca cambiará. Tomará las medidas que sean necesarias para ejercer su brutal, violento, descarado, desmedido y genocida dominio en esta y todas las regiones que considere pertinente.

En Perú, otro agente de la CIA. Se trata de Alberto Fujimori que en 1990 resultó electo. Cómo ganó es una pregunta que todos deben hacerse por qué se dice que era un mediocre en toda la extensión de la palabra. No tenía ni preparación, ni ideas, ni estrategias. Es más, no tenía ni influencia política ni mucho menos carisma. Sin embargo, sí tuvo la inteligencia de hacerse acompañar por un hombre de mucha inteligencia, un abogado de nombre Vladimiro Montesinos, quien también era agente de la CIA Lo nombró jefe del Servicio de Inteligencia Nacional. Se montó un grupo paramilitar para asesinar a izquierdistas y marxistas. Disolvió al Congreso y encarceló a todos los miembros de la Suprema Corte de Justicia. La CIA financió todas las atrocidades. Ahora, Fujimori está tras las rejas.

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur , el 6 de junio de 2016 en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/news/10-intervenciones-de-miedo-de-la-CIA-en-Latinoamerica–20160606-0059.html

Anuncios

Alerta en el Sur: El Pentágono instalará bases en la Tierra del Fuego y la Triple Frontera

Justo en el momento en que se intensifica la ofensiva económica, política, diplomática y mediática en la región para sacar de escena a gobiernos progresistas y antiimperialistas, los presidentes de Estados unidos, Barack Obama, y de Argentina, Mauricio Macri “afianzan relaciones militares”

Diversos medios locales argentinos han dado a conocer que tras un “relanzamiento de las relaciones militares” entre EEUU y Argentina, ahora bajo el control de la centro derecha neoliberal representada en Mauricio Macri, el Pentágono prepara la instalación de dos bases militares en territorio argentino: al norte del país, en la Triple Frontera, que comparte con Brasil y Paraguay, y otra al sur, en la ciudad de Ushuaia, capital de la provincia de Tierra del Fuego.

El Ministerio de Defensa argentino, informó a mediados de mayo, que una delegación integrada por el viceministro de Defensa, Ángel Tello, quien asesora al ministro Julio Martínez como secretario de Estrategia y Asuntos Militares,el secretario de Servicios Logísticos para la Defensa y Coordinación en Emergencias, Walter Ceballos, viajó la sede del Pentágono para reunirse Rebecca Chávez, secretaria adjunta de Defensa de EEUU para la región, a fin de dar forma a los puntos en materia de cooperación militar acordados por Macri y Obama durante la visita oficial del mandatario estadounidense a Buenos Aires.

“VOLVER AL MUNDO” E INTERESES COMPARTIDOS

Tras el encuentro, Tello indicó a los medios : “procuramos retomar una instancia política que era habitual en la relación entre Argentina y EEUU. Es parte del objetivo de volver al mundo que fijó el presidente Mauricio Macri”.

Se ha avanzado en recomponer las relaciones bilaterales rotas desde el año 2009″, resaltó Tello y añadió que “en el campo de la defensa hay intereses compartidos en el trabajo y voluntad conjunta en próximas misiones de paz”.

Tello detalló que “a lo largo de las distintas reuniones trabajamos mucho en materia de colaboración frente a emergencias humanitarias y catástrofes naturales, misiones de Paz de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la preocupación de ambos países frente a la amenaza terrorista, la formación de efectivos militares que volverán a participar de cursos apoyados por Estados Unidos después de varios años, y la agenda de la próxima reunión de ministros de defensa del continente en octubre en Trinidad y Tobago”.

DIAMETRALMENTE OPUESTOS

Esta actitud de abrir los brazos a una alianza militar con EEUU, que resulta más estratégica para el norte que para el Sur, es diametralmente opuesta a al que asumió el anterior gobierno progresista. Es necesario recordar que en 2012, la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner impidió la instalación de una base del Comando Sur en la provincia de Chaco argentino, anulando un convenio que el gobernador Jorge Capitanich, suscribió con representantes diplomáticos y militares estadounidenses, para supuestamente establecer un centro de ayuda humanitaria a fin de enfrentar catástrofes naturales o epidemias.

El actual gobierno argentino se ha manifestado satisfecho con este reimpulso de relaciones entre la Casa Rosada y el Pentágono pues permitirá el “ reequipamiento y promoción de intereses compartidos en el campo de la defensa, y una apertura a grandes posibilidades de trabajo conjunto”.

De este modo, se contempla la edificación de una base militar logística en Ushuaia para la operación de buques y aviones destinados a “estudios científicos” en el denominado Polo Logístico Antártico.

Sin embargo, analistas han señalado que desde esa zona cercana a la Antártida, pueden controlarse geoestratégicamente las rutas de interconexión intercontinental entre África y América y los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. Por tanto, el interés probablemente no sea científico sino más bien militar, sin considerar que el área también representa parte de la más grande reserva de agua congelada del planeta.

Además de compartir información meteorológica y satelital, sin duda esta infraestructura tiene características de un centro de movilidad estratégica para una eventual movilización de tropas marítima y aérea.

Según declaró el mismo Tello, “acordamos estudiar la transferencia de alguno de los buques de desembarco de blindados que la Armada estadounidense o el cuerpo de marines ya hayan dado de baja; se trata de buques que más allá de sus características bélicas facilitan el traslado y desembarco de entre 30.000 y 40.000 toneladas de carga”.

“Respecto de la participación argentina en las misiones de Paz coordinadas por la ONU, EEUU está dispuesto a prestar apoyo logístico a la Argentina que ya asumió el compromiso junto a Chile de desplegar la fuerza binacional ‘Cruz Del Sur’ para la fase final de la pacificación de Colombia donde por ahora el objetivo sería enviar efectivos que actúen como veedores del desarme y desminado aunque todo eso está atado a la forma que adquiera el tratado final entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)”, que se negocia desde hace más de tres años en Cuba”, agregó el viceministro y asesor.

CERCO EN EL SUR

Con estas dos bases, EEUU aumenta su presencia en Suramérica, donde ya cuenta virtualmente con 11 bases o puestos militares en Colombia, lo que reforzaría su hegemonía militar en el Continente al sumar las instalaciones con las que cuenta en Centroamérica y el Caribe. Ya la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) tiene una base en las islas Malvinas, donde el Reino Unido tiene planes incluso de usar submarinos nucleares, lo que ha generado gran polémica.

Con la base en la Triple Frontera, la intención es tener bajo control el acuífero Guaraní, la reserva de agua potable más significativa de la tierra. Activistas en contra de las bases militares estadounidenses en Argentina, han advertido que no se descarta que insistan, con esta “nueva hermandad”, en retomar el proyecto de Chaco, con lo que serían ya tres puntos de “cooperación militar” con posible presencia de tropas y personal estadounidenses.

La base de Ushuaia solo distará una hora y 45 minutos de Puerto Williams, en Chile a una hora y 45 minutos, cruzando el Canal Beagle a 30 millas náuticas, es decir unos 55 kilómetros, reseñó el portal Rosarionet, que indicó en la misma nota que se espera un pronunciamiento del gobierno chileno al respecto.

En recientes declaraciones a la multiestatal Telesur, Elsa Bruzzone, del Centro de Militantes para la Democracia Argentina (CEMIDA), alertó que “la Antártida es la mayor reserva de agua dulce congelada en el mundo. Justamente en ese sector es donde nos disputamos soberanía Argentina, Chile y Gran Bretaña. En la Península Antártica se encuentran los mayores yacimientos de hidrocarburos de la región y hay minerales altamente estratégicos que son indispensables para la industria militar y la aeroespacial. El objetivo de EEUU es obtener el control de todos nuestros recursos naturales”.

El imperialismo conoce que, como lo han advertido numerosos analistas, si las guerras de hoy son por petróleo, en menos de un siglo, lo serán por el agua potable, recurso que se torna cada vez más escaso a consecuencia de la contaminación industrial y del cambio climático.

RECOLONIZAR

El imperialismo estadounidense revive con Obama, la Doctrina Monroe que consideró a América Latina y el caribe “su patio trasero”. EEUU busca no sólo el saqueo de los recursos energéticos, minerales y de biodiversidad, sino además minimizar la actuación de movimientos sociales que puedan generar cambios contrahegemónicos como los que se han producido en la región tras el inicio de la revolución Bolivariana, en 1998, con el comandante Hugo Chávez a la cabeza de un proceso de liberación continental, que tuvo su época de esplendor con al creación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Petrocaribe, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños (CELAC), que hoy se encuentra en peligro con la contraofensiva neoliberal y el Decreto de Obama sobre Venezuela.

Estrechar vínculos con gobiernos de derecha que resurgen en Brasil y Argentina, permitirá al Pentágono crear nuevas instalaciones o recuperar y repotenciar las que se encuentran en desuso para garantizar la presencia de tropas estadounidenses en prácticamente todo el hemisferio, lo que le garantizaría recursos y posiciones estratégicas para literalmente dominar el mundo.

T/Modaira Rubio
F/Archivo
I/Loayza

 

Este contenido ha sido publicado originalmente Correo del Orinoco GBV, 31  de mayo  de 2016 en el siguiente enlace: http://www.correodelorinoco.gob.ve/tema-dia/pentagono-instalara-bases-tierra-fuego-y-triple-frontera/

Nuestra América: El mensaje de Martí para Latinoamérica

En 1831 Nuestra América de José Martí fue publicado mostrando la visión del autor sobre esa América mestiza llamándola a integrarse en una sola nación para defender su soberanía de la amenaza de Estados Unidos y Europa.

Nuestra América de José Martí fue publicada en el año 1831, en la obra el prócer cubano define con claridad, los problemas fundamentales de Latinoamérica

En los once párrafos de la obra, el apóstol de la independencia de Cuba llama a la unión de los pueblos de Latinoamérica contra la amenaza de los Estados Unidos, a la defensa de la soberanía de los pueblos de la región y a la independencia de España.

Nuestra América es un análisis acerca de la problemática continental y las perspectivas para sus soluciones. Para José Martí la clave del enigma latinoamericano no radicaba,en la incapacidad racial, cultural o histórica de esos países para dejar atrás el modelo del colonialismo, sino en la decisión de asumir en las repúblicas criollas las formas de organización política y social provenientes de europa occidental y Estados Unidos.

Jóvenes cubanos se educan en las ideas de José Martí

En el histórico ensayo Jose Martí propone una transformación de la región para recuperar su autoctonía como para injertar al mundo en ella y poder asegurar así su independencia y desarrollo verdaderos.

En Nuestra América el prócer cubano busca crear conciencia entre las naciones latinoamericanas y llama a sentirse orgullo de sus orígenes para enfrentarse a las ideas de aquellos que se avergüenzan de sus raíces.

A pesar de ser un ensayo, Nuestra América significó una nueva manera de ver los problemas de la región en la época de Martí y un llamado a la defensa de la identidad nacional.

Ante la nueva arremetida de la derecha internacional y Estados Unidos contra los gobiernos de avanzada en Latinoamérica, el mensaje de José Martí expresado en Nuestra América siguen vigente en la lucha de los pueblos contra el imperialismo.

Este contenido ha sido publicado originalmente teleSur, 1 de junio de 2016 en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/news/Nuestra-America-El-mensaje-de-Marti-para-Latinoamerica-20160601-0024.html

El presidente interino de ‪#‎Brasil‬, Michel Temer, fue informante de la inteligencia de ‪#‎EEUU‬.

El nuevo presidente de Brasil, Michel Temer, fue informante de la inteligencia de EEUU. “No tiene objeciones al ALCA”, se puede leer sobre el dirigente del PMDB en los documentos.

https://wikileaks.org/plusd/cables/06SAOPAULO30_a.html#efmAJZAKWAKfAK-ARrASHAS1ATbCf0Cf9CgLCgZDOLDOVDWDDX7EGjEHl

 

El presidente impuesto por el Senado de Brasil, Michel Temer se reunió con el personal de la Embajada de Estados Unidos en al menos dos ocasiones para informarles acerca de la política del país.

histleblower sitio web WikiLeaks describió el presidente impuesto por el Senado de Brasil , Michel Temer como un “informante Embajada de Estados Unidos” en un tweet y proporcionó dos enlaces en los pensamientos sinceros de temer en la política brasileña sirven como base para un informe de la embajada de Estados Unidos en Brasil.

El cable del 11 de enero de 2006, establece que Temer se reunió con funcionarios de la embajada el 9 de enero de 2006, para dar su evaluación del panorama político de Brasil antes de las elecciones generales de 2006 que vio Luiz Inácio Lula da Silva, reelegido a la presidencia.

Temer se convirtió en presidente interino después de que el Senado de Brasil votó a favor de proceder con un juicio político contra el presidente, Dilma Rousseff, obligándola a renunciar por un período de 180 días.

Temer ha sido criticado por dejar en claro su intención de llevar a cabo un pro-empresarial, el programa neoliberal como presidente, a pesar de que Rousseff y sus Trabajadores Partido fueron reelegidos sobre la base de un programa progresivo de la inversión social y la redistribución de la riqueza.

El cable filtrado indica que Temer ha tenido siempre una perspectiva neoliberal.

“Temer criticado la visión estrecha de Lula y su excesivo énfasis en los programas de redes de seguridad social que no promueven el crecimiento o el desarrollo económico”, dice el cable del 11 Ene., 2006

El cable también revela que en 2006 el partido de Temer, el PMDB, estaba considerando una alianza con tanto partido de los trabajadores de izquierda ‘y el PSDB-banda derecha.

La tendencia del PMDB cambiar de bando más tarde llegar a ser un elemento crítico en los esfuerzos de las elites brasileñas para expulsar a Rousseff.

A pesar de haber sido elegido vicepresidente junto a Rousseff, Temer traicionó a sus antiguos aliados y se unió a los esfuerzos para expulsar al presidente a través de un juicio político.

Un cable 21 de de junio de, 2006 muestra Temer realizó una segunda reunión con el personal de la embajada de Estados Unidos una vez más a su instrucción sobre la situación política en Brasil.

En ese cable Temer se lamenta de la falta de poder dado a los ministros del PMDB durante el gobierno de Lula.

“Temer habló cáusticamente de recompensas miserables de la administración Lula por sus aliados en el PMDB”, reza el cable.

La amargura de temer por haber sido dejado fuera de las decisiones de gobierno de Rousseff se dice que es uno de los factores que motivaron su eventual apoyo a su juicio político.