COLOMBIA

  • Corte Constitucional de Colombia aprueba plebiscito por la paz

La consulta popular deberá hacerse después de que los ciudadanos conozcan en detalle el documento del Acuerdo Final de paz.

La consulta popular deberá hacerse después de que los ciudadanos conozcan en detalle el documento del Acuerdo Final de paz. | Foto: Semana
El plebiscito será convocado por el presidente solo con el objetivo de consultar al pueblo si está de acuerdo o no con el Acuerdo Final de paz.

La Corte Constitucional de Colombia aprobó este lunes el plebiscito para refrendar el Acuerdo Final de paz entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP).

Tras más de ocho horas de debate, el alto tribunal tomó esta decisión histórica para el proceso de paz que se desarrolla Cuba desde hace más de cinco años y que se acerca a su final para acabar con medio siglo de conflicto armado.

Una vez firmado el Acuerdo Final de paz, el documento deberá ser publicado para que los colombianos lo conozcan. Luego, el presidente Santos deberá convocar, con la aprobación del Congreso, a que los colombianos voten si están de acuerdo o no con lo firmado en La Habana.

La Corte determinó que el resultado del plebiscito tanto para el ‘Sí’ y el ‘No’ es de carácter vinculante únicamente para el presidente Santos.

>> Campaña “La paz sí es contigo” toma toda Colombia

La Corte Constitucional explicó que el documento sobre los puntos del Acuerdo Final de paz debe ser traducido para las personas con discapacidad y a idiomas diferentes al español.

Desde que se iniciaron los acercamientos entre el Gobierno y las FARC-EP en el 2012, el presidente Santos dijo que lo negociado con la insurgencia sería validado por los votantes. El mandatario ha insistido en que no habrá punto final de las negociaciones sin consultar a los colombianos.

El 23 de junio en La Habana, el Gobierno de Colombia y las FARC-EP firmaron el pacto para poner fin de manera definitiva a las hostilidades entre ambas partes. La medida supone el paso más importante en el proceso de paz que busca poner fin a casi 60 años de conflicto armado interno.

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur, el 18 de julio de 2016, en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/news/Corte-Constitucional-de-Colombia-aprueba-el-plebiscito-por-la-paz-20160718-0037.html


  • Fidel y la paz de Colombia

Durante más de 60 años el Comandante Fidel Castro ha sido un incasable luchador por la paz de Colombia.

Que el anhelo de paz de los colombianos sea sellado en Cuba no es una casualidad. La paz de Colombia ha sido uno de los tantos empeños del Comandante de la Revolución Cubana. A ella ha dedicado tanto esfuerzo como lo hizo por la caída del Apartheid en Sudáfrica, la liberación de Angola o la independencia de Namibia y otras naciones africanas.

El día que asesinaron a Jorge Eliécer Gaitan en Bogotá y que el pueblo se levantó, un joven de escasos 21 años encabezó la toma de una guarnición en busca de armas para el pueblo y la espontánea insurrección popular. Durante dos días trabajó incansablemente por organizar a las masas enardecidas que carecían de horizonte político y dirección. Pasado ese tiempo y con la ayuda de la embajada cubana regresó a su país no sin antes reflexionar sobre lo acontecido.

De insurrecciones populares de aquellas características, yo no conocía más que las impresiones que en mi imaginación habían dejado los relatos de la toma de la Bastilla y los toques a rebato de los comités revolucionarios de París, llamando al pueblo en los días más gloriosos de la revolución. Pero en Bogotá, en aquel instante, nadie dirigía, recordó años después.

Desde entonces Fidel nunca ha dejado de seguir minuciosamente el desarrollo del acontecer en Colombia y convencido de que podía aportar mucho a la reconciliación de esa sociedad agobiada por la guerra.

A principios de 1980 la Columna Jorge Marcos Zambrano del Movimiento 19 de Abril, M-19 toma la sede de la Embajada de República Dominicana en Bogotá con casi una veintena de diplomáticos de alto nivel que allí se encontraban. Los insurgentes exigían la liberación de los presos políticos, denunciaban las violaciones a los derechos humanos y abogaban por un diálogo y apertura política del excluyente sistema colombiano.

Luego de meses de negociaciones se logra, con la activa participación de Cuba, la liberación de los diplomáticos y la acogida de estos y el comando rebelde en la isla. De esta manera Fidel y la discreta pero eficiente diplomacia cubana lograron salvar muchas vidas y hacer un significativo aporte a la solución negociada del conflicto colombiano.

¿Qué dijeron a su llegada a Cuba los diplomáticos que fueron liberados?

EMBAJADOR DE HAITÍ: “Expresó estar agradecido por el paso dado por Cuba en colaborar para que hoy todos estuvieran libres y fuera del cautiverio. ‘Lo de Cuba ha sido un gesto humanitario que nunca se podrá borrar’.”

EMBAJADOR DE PARAGUAY: “Dijo que gracias a Cuba estaban libres del cautiverio. ‘La humanidad del gobierno cubano se ha destacado en relación con otros países, no ha predominado afiliación política para dar este paso hacia otros países’.”

EMBAJADOR DE GUATEMALA: “Brindó en honor del pueblo y gobierno cubanos por haber tenido este gesto tan humanitario con ellos. ‘Nos sentimos muy agradecidos, no tenemos palabras para expresar nuestra alegría, hoy somos libres gracias al gesto de Cuba’.”

CÓNSUL DE GUATEMALA: “Señaló: ‘Este gesto humanitario cubano no podremos olvidarlo, quisiéramos agradecerle personalmente al Jefe, Fidel Castro’.”

OSCAR GOROSTIAGA, ENCARGADO DE NEGOCIOS DE PARAGUAY EN COLOMBIA: “Dijo que estaba agradecido de las atenciones que recibió en nuestro país; solo la participación de Cuba pudo resolver la situación”.

Solamente un mes después el Gobierno de Colombia acusó al Gobierno cubano de financiar a los rebeldes del M-19 y rompe relaciones. Ese fue su agradecimiento al noble gesto de Cuba.

En su libro La Paz de Colombia reseñó Fidel:

Nuestro país podía guardar discreto silencio frente a un diluvio de calumnias, pero nunca dijo una mentira. No entregamos armas ni financiamos al M-19. El propio gobierno de Turbay Ayala le había entregado a esa organización un millón de dólares cuando negoció con el comando. Entonces esa suma tenía mucho más valor que ahora, se podían adquirir con ella miles de armas. Sin embargo, ni siquiera cuando Turbay Ayala rompió con Cuba acusándola de armar al M-19, dijimos una palabra sobre el asunto.

A mediados de los años 90, y gracias a sus buenos oficios, logró la liberación del hermano del expresidente César Gaviria, quien permaneció retenido por varias semanas a manos de una organización rebelde.

Gaviria, para ese momento secretario general de la OEA le agradeció personalmente, a lo que Fidel contestó: “No hay nada que agradecer, es un deber mío y de mi país “. Doce años antes Cuba también había intercedido ante fuerzas insurgentes colombianas para que fuera liberado el hermano del presidente Belisario Betancourt retenido por efectivos del Ejército de Liberación Nacional.

Finalizando los años 90 las FARC-EP y el presidente Pastrana iniciaron diálogos de paz en San Vicente del Caguán, zona de fuerte influencia de la insurgencia. Fidel, una vez más, estuvo atento y siguió de cerca el desarrollo del proceso a través de la delegación diplomática cubana. La posición de Cuba fue clara desde el principio:

”Si bien nosotros podemos contribuir y ayudar en ambas partes, sugerimos mantener una posición muy prudente y de un perfil discreto, pues mucha gente, incluyendo el propio gobierno colombiano y sus medios de comunicación, nos quieren comprometer en un papel de mediadores o facilitadores, sobredimensionando nuestra influencia sobre la guerrilla”.

Asimismo Fidel planteó claramente la posibilidad de que las conversaciones entre las partes se llevaran a cabo en La Habana. En su libro deja expresa dicha intención y reseña que Cuba venía esforzándose por encontrar una solución para Colombia en vista de las circunstancias enteramente nuevas que allí se habían creado décadas después del triunfo de la Revolución Cubana. “Habíamos ofrecido nuestro territorio como sede para cualquier conversación de paz, con el único requisito de que no participaríamos en las negociaciones ya que el problema debía resolverse exclusivamente entre colombianos sin ningún tipo de presión internacional”.

En la primera década del presente siglo La Habana fue escenario de los diálogos entre el el ELN y el Gobierno de Álvaro Uribe.

Por casi siete décadas Fidel ha hecho importantes aportes a la consecución de la paz de Colombia. Dichos esfuerzos se ven hoy recompensados con la firma del acuerdo de cese al fuego definitivo y bilateral entre el Gobierno de Santos y las tropas insurgentes de las FARC-EP. Los empeños del Comandante dieron sus frutos y La Habana se convirtió en la capital de la paz.

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur, el 23 de junio de 2016 en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/news/Fidel-y-la-paz-de-Colombia-20160623-0056.html


  • Cronología: esfuerzos conjuntos por la paz de Colombia

Durante los diferentes ciclos de negociaciones se han ido dando pasos de avance pata alcanzar el fin del conflicto.

Hasta ahora la mayoría de los puntos de la agenda que se acordaron en 2012 ha sido discutida y este año se podrían concluir los temas pendientes para firmar la paz.

Tras cuatro años de negociaciones entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se han alcanzado acuerdos sustanciales que podrían poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado.

El Gobierno de Colombia y las FARC-EP han alcanzado importantes avances en las negociaciones durante los últimos tres años con acuerdos sustanciales en los puntos de la agenda: Política de desarrollo agrario integral, Participación política, Solución al problema de las drogas ilícitas, Fin del conflicto, Víctimas e Implementación, verificación y refrendación.

2012

El 4 de septiembre de 2012, el presidente colombiano Juan Manuel Santos, informó que luego de seis meses de “conversaciones exploratorias”, ambas partes firmaron una hoja de ruta constituida por cinco puntos: el problema de la tierra, el abandono de las armas, la entrada de los rebeldes desmovilizados en la vida política legal, la solución de la problemática del narcotráfico y la reparación a las víctimas del conflicto.

El 18 de octubre de 2012, se da inicio en la ciudad de Oslo, Noruega, a los diálogos entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP. El 6 de noviembre, las conversaciones cambian de sede y se mudan a La Habana, Cuba, para continuar con el desarrollo de la agenda acordada.

Inician los ciclos

Entre noviembre y diciembre de 2012 se realizaron los dos primeros ciclos de los Diálogos de Paz, en los que los negociadores avanzaron en la discusión de la Política de Desarrollo Agrario Integral y acordaron:

-La realización de un foro sobre el tema agrario, para recibir las opiniones de la sociedad civil sobre esta materia.

-Recibir las conclusiones de los foros organizados por las Comisiones de Paz del Congreso de la República, que contaron con el apoyo de la Organización de Naciones Unidas y de países garantes del proceso como Cuba y Noruega.

Durante dicho ciclo de conversaciones las FARC declaran un cese al fuego unilateral desde el 20 de noviembre hasta el 20 de enero.

2013

Con el inicio de un nuevo año, los negociadores reanudan las conversaciones y durante doce meses se llevaron a cabo 16 ciclos más, en estos se avanzó en:

-Firma del acuerdo sobre política de desarrollo agrario integral, que busca que se reviertan los efectos del conflicto y que se recompense a las víctimas del despojo y del desplazamiento forzado.

-La firma del segundo punto de la agenda: acuerdo sobre la participación política de la oposición.

-Las FARC liberan a funcionarios de seguridad de Colombia.

-Se determina que el acuerdo de paz deberá reparar a las familias de las víctimas de las minas antipersonal.

-Cese al fuego unilateral de las FARC desde el 15 de diciembre al 15 de enero.

2014

La negociación entre el Gobierno de Colombia y las FARC pinta un panorama favorable para los colombianos, y a pesar de algunos percances, en el 2014 se dan varios pasos hacia adelante.  En total se celebraron 15 ciclos de diálogos para alcanzar un acuerdo de paz:

-Se firmó el acuerdo sobre la solución al problema de las drogas ilícitas.

-Se acordó no incumplir en el compromiso de permanecer en la mesa de diálogo.

-Se creó una Comisión de Esclarecimiento Histórico que en 2015 entregaría un aporte interpretativo sobre los orígenes, factores y formas de victimización en el conflicto armado.

Alto al fuego unilateral indefinido del grupo insurgente desde el 20 de diciembre.

2015

En el primer trimestre de esta año se desarrollaron tres ciclos de diálogos  (32, 33 y 34) en los que se acordaron avances significativos:

-Se discutió la situación de las víctimas del conflicto armado.

-Las partes acordaron la limpieza de minas antipersonal en los lugares donde afecten directamente a la población civil, empezando en los departamentos de Antioquia (noroeste) y Meta (centro).

-El Presidente de Colombia, dio instrucciones a los negociadores para que inicien la discusión sobre el punto del cese al fuego y de hostilidades de manera bilateral y definitiva.

En los diálogos 35 y 36, las partes continuaron discutiendo, pero ahora en profundidad, el tema de las víctimas del conflicto armado.

El el ciclo 37 fue acordada la creación de una comisión para el esclarecimiento de la verdad, cuyo objetivo será ofrecer un panorama completo sobre la confrontación armada en el territorio colombiano.

También plantearon garantizar la no repetición de la violencia tras la firma de un acuerdo que conlleve el cese de enfrentamientos. A su vez, deberán promover la creación de espacios para la convivencia, a partir de los cuales los afectados por el conflicto puedan ser indemnizados.

En el ciclo 39 continuó el tema de las víctimas y el desescalamiento del conflicto, tras los acuerdos alcanzados en materia agraria, participación política y cultivos ilícitos.

Asimismo, fueron abordados los detalles del avance del desminado en el departamento de Antioquia, así como las reuniones entre asesores jurídicos de las partes para discutir la aplicación de un “sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición” del conflicto armado.

El ciclo 40, estuvo dedicado a la justicia transicional, en aras de aprobar mecanismos legislativos que puedan avalar el punto seis del Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, firmado por las partes el 26 de agosto de 2012 en La Habana.

Reforma constitucional para la paz

Actualmente, las partes se encuentran en el diálogo número 41, durante este periodo han conversado sobre puntos como la reforma constitucional para la paz, propuesta por el Gobierno colombiano, y con la que la guerrilla no está totalmente de acuerdo al considerar que el Ejecutivo la ha tramitado unilateralmente.

Este documento busca legalizar los acuerdos que se logren en el proceso de paz. Las partes firmarían un acuerdo en primer lugar, luego la propuesta iría a refrendación, vía que aún no ha sido definida, sin embargo, se plantean sólo dos opciones: plebiscito y asamblea constituyente.

Firma de acuerdo de justicia 

El 23 de septiembre, el Gobierno colombiano y la guerrilla firmaron el acuerdo de justicia  en el que se establecen ciertos puntos como:

– La realización de juicios y condenas que no incluyan cárcel, y que contempla reclusión en colonias agrícolas en varios departamentos del país.

– La participación en programas de desminado y participación activa en comisiones de la verdad.

El 15 de septiembre una la subcomisión técnica para el fin del conflicto se reúnen con Jean Arnault, delegado del secretario general de las Naciones Unidas, y José Bayardi, delegado de la presidencia de Unasur, con el fin de discutir sobre el sistema de sobre sistemas de verificación tomando en cuenta un posible acuerdo de fin de hostilidades.

Esa misma fecha, el gobierno colombiano asentó ante el Congreso de la República el proyecto de acto legislativo por el cual se espera dar con el cumplimiento oportuno ante un eventual acuerdo de paz que se firme con la FARC-EP.El presidente Juan Manuel Santos expresó que este proyecto no sustituiria la refrendación.

En 10 de octubre el líder guerrillero “Timochenko” estima que las FARC deben interrumpir los reclutamientos debido a los avances de proceso de paz.

Acuerdo sobre personas desaparecidas en el conflicto armado

El 18 de octubre la mesa de negociaciones anuncia que se ha logrado un acuerdo en torno a las personas desaparecidas en el contexto o en razón de conflicto armado. Dicho acuerdo contempla:

a.La implementación de unas medidas inmediatas de carácter humanitario de búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de los restos de las personas que se encuentran registradas como desaparecidas; b. La creación, una vez firmado el Acuerdo Final, de una unidad especial de alto nivel para la búsqueda de personas desaparecidas.

-El 23 de Octubre, el alto comisionado para la Paz de Colombia, Sergio Jaramillo, declara que las FARC se comprometieron a entregar lso restos de aquellos que murieron cuando estaba en su poder y en la cual contarán con el apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

El 28 de octubre el presidente Santos sostiene que el gobierno y las FARC pueden establecer un acuerdo para iniciar un alto el fuego bilateral antes del 1 de enero de 2016, de la cual las FARC propone que la misma inicie antes de la Navidad.

El 10 de noviembre “Timochenko”, anuncia que el 30 de septiembre ordenó a toda las estructuras de la guerrilla la cancelación de la compra de armas para reducir la magnitud del conflicto armado.

Respaldo de la ONU para verificación de cese al fuego

El 18 de noviembre, Colombia logra el apoyo de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que la ONU verifique el cese al fuego en Colombia.

Avanza aprobación de plebiscito para refrendar acuerdos

El 19 de noviembre Las comisiones primeras de Senado y Cámara aprueban el proyecto de ley en la que se determina el mecanismo de refrendación de los acuerdos de paz que se logren con las FARC-EP, la cual será un plebiscito.

El 23 de noviembre, Juan Manuel Santos corroboró mediante Decreto Presidencial el otorgamiento de indulto a vía Decreto Presidencial indulto a 30 guerrilleros/as de la FARC-EP que se encuentran privados de la libertad en cárceles colombianas.-El 29 de noviembre, Humberto de la Calle, quien lidera el equipo negociador del gobierno colombiano anunció los 15 principios para el logro del mantenimiento de la paz. Se resalta la reafirmación de dar por terminado el conflicto armado por vía política, la centralidad de las víctimas y el reconocimiento de la verdad como punto de partida para la reconstrucción del tejido social.

Se logra acuerdo sobre las víctimas 

El 15 de diciembre,en presencia de 10 víctimas del conflicto armado invitadas, los y las delegadas tanto del gobierno nacional como de las FARC-EP comunican al país que se ha llegado a un acuerdo en el quinto punto de la agenda de negociaciones, la cual esta relacionada con las víctimas.

2016: acuerdo sobre verificación del fin del conflicto

El 19 de enero de Mesa de negociaciones conviene la creación de un mecanismo tripartito para el monitoreo y la verificacion del acuerdo de cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y el abandono de las armas, la cual esta conformado por el Gobierno de Colombia, por las FARC-EP por un componente internacional (misión política de la ONU integrada por países miembros de la CELAC.

El  21 de enero 16 de las 30 personas integrantes de las FARC-EP que fueron indultadas por el gobierno nacional el pasado 23 de noviembre de 2015, fueron puestas en libertad

El 22 de enero, las partes involucradas acuerdan con el fin de agilizar la etapa final de los diálogos de paz, la creación de una Comisión Ejecutiva; asi como  la entrega el 23 de enero de las conclusiones por parte de las comisiones que se encargan del punto 3 “fin del conflicto”, y la ejecución de un último foro a cargo de la Universidad Nacional y las Naciones Unidas.

El 25 de enero, El Consejo de Seguridad de la ONU adopta por unanimidad la Resolución 2261 (2016) establecer una misión política para comprobar el cumplimiento del alto al fuego y el abandono de las armas en Colombia, cuyo mandato es por 12 meses una vez que sea firmado el Acuerdo Final.

Se acuerda “el pacto por la paz”

El 23 de febrero, el gobierno colombiano logra crear un pacto con los diferentes partidos y movimientos políticos del pais para buscar respaldar la etapa final de los diálogos de paz con la guerrilla  de las FARC-EP para la finalización del conflicto armado, y progresar en la construcción de la paz.El movimiento politico Centro Democrático es el único que decide no integrar este pacto.

Se aprueba reforma a la ley de orden público

El 9 de marzo  el senado colombiano aprueba por votación unánime la Reforma a la Ley de Orden Público, en las cuales se incluye la aprobación de zonas de concentración para las FARC-EP y también facultades para que el Presidente de la República suspenda las órdenes de captura de los y las guerrilleras de este grupo.

Secretario de estado de Estados Unidos se reúne con equipos negociadores

El 21 de marzo John Kerry, se encuentra con los equipos negociadores de la Mesa de Negociaciones del proceso de Paz.Las reuniones se llevaron a cabo de manera separada con cada equipo, pero en ambas  Estados Unidos puso de manifiesto su interés en conocer los avances del proceso encaminado a finalizar el conflicto interno del pais Colombiano.

Mesa de paz en Cuba se declara en sesión permanente 

Las delegaciones de paz del gobierno colombiano y las Farc afirmaron el 25 de mayo a través de un comunicado que “ante la dinámica positiva que han adquirido las discusiones de los temas relacionados con el punto “Fin del Conflicto”, “acordamos declararnos en sesión permanente con el propósito de llegar a acuerdos lo antes posible”.

Corte Constitucional de Colombia

El presidente Juan Manuel Santos, solicitó el 26 de mayo a la Sala Plena Constitucional que declare exequible el plebiscito por la paz.

El jefe de Estado colombiano manifestó que el plebiscito es la figura idónea para refrendar los acuerdos que se firmen en el proceso de paz que se adelanta su Gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) en La Habana, Cuba.

Acuerdo cese bilateral del fuego

El 22 de junio el Gobierno y el grupo insurgente anunciaron la firma del cese bilateral de fuego definitivo, hecho catalogado como histórico para el país, también se llegó a un acuerdo en la dejación de las armas; las garantías de seguridad y la lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de Derechos Humanos, movimientos sociales o movimientos políticos, incluyendo las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSur, el 22 de junio de 2016 en el siguiente enlace: http://www.telesurtv.net/news/Cronologia-Dialogos-de-Paz–20150407-0030.html

 

  • El Gobierno de Colombia y las FARC acuerdan el cese al fuego bilateral y definitivo

El Gobierno de Colombia y las FARC han anunciado la mañana del miércoles en un comunicado que han llegado con éxito “al acuerdo del cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, la dejación [entrega] de las armas y las garantías de seguridad”. Este texto es el paso previo al anuncio oficial que se hará mañana jueves, también en La Habana. Este nuevo pacto no significa que el final de la violencia llegue de manera inmediata. Solo entrará en vigor cuando el punto 3, el del Fin del Conflicto, se firme en su totalidad. Tras más de 50 años de guerra, el enfrentamiento armado más longevo de América llega a su fin con más de seis millones de desplazados, más de 200.000 muertos y 45.000 desaparecidos.

Previsiblemente en el acto oficial del jueves se detallará el cronograma para el cese, las condiciones para la puesta en marcha de las zonas de concentración de los guerrilleros y la fórmula de dejación y entrega de las armas con garantías de seguridad para los desarmados. Quedan por cerrar los capítulos que hacen referencia a la implementación, la verificación y la refrendación de los acuerdos. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ya está preparado parasupervisar y verificar el cese bilateral del fuego, incluyendo la entrega de las armas, a través de una misión política aprobada por el organismo el pasado enero. Las tareas durarán un año, con la posibilidad de extenderlas si lo piden el Gobierno y las FARC, y empezarán a contar tras la firma del acuerdo final de paz entre ambas partes.

El comunicado también especifica que el final de la guerra con la guerrilla implica “la lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de Derechos Humanos, movimientos sociales o movimientos políticos”. Es decir, se hace referencia directa sobre el papel a “las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz”. Uno de los principales escollos que ha retrasado la negociación ha sido la demanda de las FARC de que se garantice su seguridad para que no se vuelva a producir un exterminio como el que sufrió el partido de izquierda Unión Patriótica durante los ochenta y noventa.

Al acto del jueves en La Habana acudirán las dos delegaciones que negocian la paz desde hace más de tres años, el presidente Juan Manuel Santos y el secretario general de la ONU Ban Ki-Moon en compañía del presidente del Consejo de Seguridad y el presidente de la Asamblea General. Raúl Castro, presidente de Cuba, el canciller noruego, Borge Brende, lo harán en calidad de garantes del proceso. También estarán en representación de los estados acompañantes, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet y el de Venezuela, Nicolás Maduro. Completan la delegación, el delegado especial de Estados Unidos para el proceso de paz, Bernie Aronson; y de la Unión Europea, Eamon Gilmore.

La guerrilla de las FARC se ha adelantando al anuncio del anuncio a través de sus miembros. Carlos Antonio Lozada, que forma parte de la comitiva insurgente en La Habana, comenzó a compartir mensajes en su cuenta de Twitter con el hashtag #ElUltimoDiaDeLaGuerra, desde primera hora de la mañana, canalizando la conversación en las redes sociales.

Para que cese la horrible noche y se abra el camino de la paz y la esperanza.
Jueves 23 de junio anunciaremos#ElÚltimoDíaDeLaGuerra

— Carlos A. Lozada (@Carlozada_FARC) 22 de junio de 2016

El martes los negociadores viajaron a Cuba para ultimar esta hoja de ruta y permanecerán en la isla hasta el 5 de julio con el fin de lograr un acuerdo definitivo, o al menos dejar cerrado los asuntos más relevantes. El lunes en la tarde, el presidente Juan Manuel Santos, aseguró que confía en haber firmado la paz con las FARC para el 20 de julio, día de la Independencia de Colombia. Para esa fecha, el mandatario confía en que la Corte Constitucional haya aprobado la celebración del plebiscito –la consulta que ha prometido a los ciudadanos para refrendar el acuerdo- y que estén listos los mecanismos jurídicos para aplicar la mayor parte de los pactos alcanzados en La Habana. “Creo que las dos partes queremos terminar lo antes posible para poder empezar a implementar. No quiero dar fechas porque siempre se le devuelven a uno con gran fuerza. La práctica ha demostrado que fijar fechas le hace daño al proceso, más cuando no es un acuerdo… aunque avanzamos aún falta pelo pa’l moño”, respondió a través de Twitter el líder de las FARC, alias Timochenko. La última fecha propuesta por ambas partes fue el pasado 23 de marzo y no se pudo llegar a un acuerdo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por El País, el 22 de junio de 2016 en el siguiente enlace:  http://internacional.elpais.com/internacional/2016/06/22/colombia/1466597634_514821.html?id_externo_rsoc=TW_CM


  • “Párese duro, cambiemos esto”: Colombia inicia Paro Nacional

Con una “minga” nacional, las comunidades campesinas y urbanas de Colombia, están listas para salir a las calles en defensa de la paz, porque a pesar de los diálogos, el fin del conflicto no está cerca. Convocado por los sectores agrario, campesino, étnico y popular, el Paro Nacional busca expresar el descontento y desacuerdo con la políticas económicas y sociales del Estado colombiano.

Se espera la movilización de más de cien mil personas en 27 departamentos, indicó Robert Daza, vocero del Coordinador Nacional Agrario.

Las principales razones del paro son: contra el Plan Nacional de Desarrollo, porque abre las puertas del país a las transnacionales, impulsa la concentración de tierras, profundiza la privatización de derechos fundamentales como la salud y la educación y propicia la liquidación de las empresas públicas.

Se rechaza la violencia generada por las estructuras estatales y paramilitares o paraestatales, que siguen operando en las regiones con la anuencia y patrocinio de entidades públicas y privadas. Ejemplo de ello, los homicidios, secuestros y amenazas contra líderes sociales y comunitarios en varios departamentos del país. 

Contra la Ley ZIDRES que facilita la conversión de los campesinos en obreros asalariados de grandes agroindustrias y de corporaciones transnacionales.

El abandono del Estado en la inversión social, lo cual ha ocasionado que la infraestructura carretera estén en pésimas condiciones, que la red hospitalaria no tenga recursos suficientes y que no haya acceso suficiente a la educación superior pública de calidad.

Y denuncia la excesiva militarización del territorio, tanto en el campo como en las ciudades,  que pone en riesgo a la población civil y cuya intención es brindar seguridad a las empresas petroleras y mineras.

En 2013 Colombia vivió una de las movilizaciones campesinas más importantes del siglo. Los habitantes del campo, cansados de los Tratados de Libre Comercio, el alto costo de los insumos para la agricultura y las nocivas leyes aprobadas por el gobierno se movilizaron y como resultado se gestó la Cumbre Agraria, donde convergieron organizaciones sociales y populares del país, que en 2014 lograron establecer una mesa de negociación con el gobierno. Sin embargo, el avance en el acuerdo y la solución de los puntos estructurales del pliego petitorio es escasa. Las discusiones de fondo sobre el modelo económico no se han desarrollado.

Robert Daza reitera que el gobierno nacional ha incumplido los acuerdos a la Cumbre. “Las políticas que se están aplicando en este país apuntan a que en muy pocos años ya no existirán los campesinos y campesinas”. Y añade:  “No entendemos como en estos tiempos de paz, el gobierno nacional en un acuerdo con las transnacionales y los ricos de este país, aprueban leyes que nos despojan del patrimonio que tenemos como campesinos y campesinas, como es el caso de la ley Zidres”.

A las demandas y exigencias que se hacen desde el campo colombiano, se agregan los reclamos de las urgencias existentes desde las ciudades, con lo cual, el pliego petitorio del Paro Nacional que ahora inicia involucra a la totalidad de los actores sociales del país.

Una de las demandas centrales es la vivienda. El 70 por ciento de la población colombiana vive ya en las ciudades, donde los asentamientos precarios de las periferias no han sido atendidos por ningún gobierno. “Hay un déficit de vivienda, un millón trescientos cincuenta mil hogares urbanos son precarios”.  La crisis social, política y económica en Colombia se refleja directamente en las ciudades, con altos índices de desempleo y una dramática situación respecto a la movilidad.

La ingobernabilidad en las principales ciudades colombianas se acentúan en las nuevas administraciones locales que están en manos de empresarios y tecnócratas que pretenden convertirlas en “empresas rentables” para el capital privado.

Uno de los casos es el de Maurice Armitage, alcalde de Cali, quien recientemente propuso un Plan Municipal de Desarrollo en el que niega las necesidades de reubicación digna para los habitantes de asentamientos periféricos, desconociendo de tajo a comunidades asentadas por más de treinta años.  El pretexto es el “supuesto riesgo o la necesidad de modernización de la ciudad”.

Las altas tarifas de los servicios públicos y la constante amenaza a las empresas municipales van en aumento y generan crisis social, mientras Armitage concibe la idea de “un paraíso de tecnología y finanzas cómodo para los empresarios” acorde a las necesidades del proyecto Alianza del Pacífico.

Otro caso es el de Enrique Peñalosa, mandatario de la ciudad capital, Bogotá, quien apenas a 150 días de haber iniciado su mandato, el 80 por ciento de la población le exige la revocación de su mandato.

“Párese duro, cambiemos esto”

En redes sociales se desarrolla la campaña “Párese duro, cambiemos esto”,  una iniciativa ciudadana que pretende expresar la indignación del pueblo colombiano con los responsables de la crisis que vive el país.

“Queremos que la paz se construya  desde nuestras voces, que genere cambios reales en las condiciones de  vida de todos los colombianos y colombianas. Queremos recuperar el patrimonio de nuestra nación para lograr  garantías reales en salud, vivienda, trabajo y educación; que los impuestos sean para nuestro bienestar”, anuncia el manifiesto para la acción publicado en su página web.

Así, campesinos, indígenas, afrodescendientes, obreros, estudiantes, trabajadores informales, transportadores, entre otros sectores, se pusieron de acuerdo para promover el cese de actividades  a partir del 30 de mayo y cuya duración es indefinida.

Paro Nacional Colombia

Con información de Colombia Informa y Resumen Latinoamericano

http://cambiemosesto.com/

Este contenido ha sido publicado originalmente desinformemonos, 1 de junio  de 2016 en el siguiente enlace:  http://desinformemonos.org.mx/parese-duro-cambiemos-esto-colombia-inicia-paro-nacional/

A %d blogueros les gusta esto: